El Ford Thunderbird de Thelma y Louise, un canto a la libertad

Thelma y Louise es una road movie, dirigida por Ridley Scott en el año 1991.
Esta película de culto, tiene un tercer maravilloso protagonista, la belleza del Ford Thunderbird fabricado en el año 1966, este coche tiene un papel protagonista indiscutible, ya que todo el hilo argumental de la película gira al su alrededor, simbolizando la huida, las ansias de libertad, la vida al límite y la muerte misma.
Su nombre Thunderbird, significa “pájaro del trueno”
Y remite a una creencia mitológica de los indígenas norteamericanos.
Este coche de 1966 pertenece a la cuarta generación de este modelo, que incorporaba uno de los interiores más lujosos de la época.
Se había rediseñado para lucir un frente más estilizado, y en la parte posterior Lucía dos grandes protecciones rectangulares que sostenían los faros.
El Thunderbird descapotable de color verde otorga a esta road movie un sabor muy especial, es el tercer protagonista y a veces diría que el primero.

Jurga Martin: la ternura, la alegría o la tristeza

Todas las obras de Jurga fascinan por su vitalidad, precisión en las actitudes de los personajes y sus expresiones, sentido del humor, encanto y sencillez.
Como sucumbir a estas esculturas realizadas en terracota? Que reflejan un profundo conocimiento del ser humano por parte de la artista, sin importar las condiciones sociales o la edad.
Jurga nació en Útena, Lituania en el año 1977.
“Es necesario que la escultura este viva, yo trabajo la expresión de personajes que aprenden, que descubren, que se maravillan”
Las expresiones que consigue en los rostros de los niños, la naturalidad de las poses, la atmósfera de los grupos de los personajes y los detalles, las manos, los pies…pura belleza.
“El diálogo con la escultura me obsesiona. Se trata de un diálogo que no necesariamente se expresa con palabras, sino a través de los ojos y las manos y escucho lo que dice la escultura, si ella no habla, no está viva. Este es mi trabajo: hacer que hable”

Frei Otto, el arquitecto que creó conocimiento

Frei Otto nació en Siegmar, hoy Chemnitz, Sajonia en el año 1825.
Falleció en Warmbronn, Leonberg en 2015.
Fue un arquitecto, teórico y profesor Alemán.
Es el primer arquitecto que recibió el premio Pritzker de forma póstuma en el año 2015.
Sus aportaciones a la arquitectura no sólo son expertas y talentosas, sino también generosas. Por sus ideas visionarias, por su creencia en compartir libremente conocimientos e invenciones, su espíritu de colaboración y la preocupación por el uso cuidadoso de los recursos.
En la segunda mitad del siglo XX, ningún otro arquitecto proporcionó tantas ideas determinadas para la construcción como Frei Otto.
A través de la exploración de técnicas de construcción de bajo consumo energético, el trabajo del arquitecto presentó estrategias ambientales que en esos momentos ni tan siquiera habían sido considerados por el público en general.
Su especialidad en la tensión y las estructuras de membrana era, y sigue siendo, no solo bella, sino también increíblemente moderna para su tiempo, creando formas que eran completamente nuevas a la vista.
La suya fue la historia de una obsesión, la que relacionó arquitectura y biología, construcción y naturaleza.
La profunda influencia de Frei Otto, ha sido a través de los caminos que se han abierto gracias a sus investigaciones y descubrimientos.
Antes de su inesperada muerte, Frei Otto fue informado de su reconocimiento a través de la directora ejecutiva del premio Pritzker, estás fueron sus palabras. “estoy ahora tan feliz de recibir este premio, pero nunca he hecho nada para recibirlo, mi motivación era diseñar nuevos tipos de edificios para ayudar a la gente pobre, especialmente después de desastres naturales y catástrofes……. tienen aquí a un hombre feliz”.

Como curiosidad os contaré que diseñó los paraguas para el tour de Pink Floyd, en el año 1977.

Muebles decapados

La técnica del decapado nació después de la guerra , cuando la falta de dinero hacia que se pintaran los muebles una y otra vez.
Esto hacía que al final el mueble tuviese un montón de capas de pintura .
Para calificar a un mueble de antiguo tiene que superar los 100 años, de no ser así, nos referiríamos a el como viejo.
Si tenéis algún mueble viejo en casa, al que deseéis darle una nueva vida, podéis utilizarlo para realizar esta técnica , si no, podéis comprar uno de segunda mano en alguna compra-venta.
Si vais a comprar un mueble viejo, es muy importante que os fijéis primero si tiene polilla, esto se ve fácilmente en unos agujeritos, y si al sacudir el mueble sale una especie de polvillo quiere decir que la polilla está viva.
El decapado es una técnica que renueva la vida de los muebles, se trata de quitar parte de la pintura existente con una lija, para que se vea la capa anterior o directamente la madera, por eso, son necesarios dos colores, el color de base y el color de acabado.
Para esta técnica necesitamos una lija envuelta en un taco de madera, pasarla por el mueble haciendo énfasis en los bordes, molduras y aristas, donde deseéis que el efecto envejecido sea más evidente, el resultado puede ser muy agradable si se hace con cuidado, y según el gusto de quién lo hace.
Hay quienes prefieren que el efecto sea levemente visible, obteniendo un objeto más delicado y con mejor acabado.
Otros prefieren quitar más cantidad de pintura para acentuar el efecto, obteniendo un decapado rústico muy evidente a la vista.
Además de dar otra oportunidad a un mueble viejo con esta técnica, a veces, “un error suma” ya que puede darle un toque de naturalidad.

Decorar con platos

Hay muchas formas de decorar las paredes. Lo más utilizado suelen ser los cuadros y los espejos, pero es verdad que hay muchas más formas de hacerlo, incluso utilizando objetos que en un principio fueron fabricados para otra función.
Se pueden poner puertas antiguas, rosetones de escayola, mándalas, pinturas murales, esculturas y un sin fin de elementos más.
Esta vez me quiero centrar en una posibilidad no muy utilizada, pero que da unos resultados espectaculares de trata de “decorar con platos”.
A priori parece más propio de un estilo rústico o para colocar específicamente en cocinas o comedores, pero nada más alejado de la realidad……
Colecciones de platos antiguos , de distintas formas y colores, pueden dar un resultado magnífico en cualquier espacio de la casa, a veces basta con utilizar esas piezas de la vajilla que quedaron sueltas o se heredaron.
Os dejo unos ejemplos para que podáis ver los resultados y os animo a probar, ¡os sorprenderán los resultados!