Calor de hogar

De nuevo llegó el momento de volver a encender la chimenea.
Nada como ese olor a leña buena, que se expande por toda la casa dándole un aroma de hogar, de calidez, de lugar confortable.
Y sentarse delante del fuego con una copita de vino, solamente para dejar nuestra mente en blanco, y ver cómo las llamas juegan entre ellas, formando figuras hipnóticas, que invitan al descanso y a la tranquilidad.
Tiempo de disfrutar de nuestro hogar, compartiendo el tiempo o en soledad, mejor con una chimenea, solo tienes que mirar el fuego y dejarte llevar…
Esta imagen de una pareja muy cerca del fuego, tan evocadora y tan romántica, que hemos visto infinidad de veces en el cine, con esa sensación de estar tan cerca del fuego, que casi se puede tocar, es poco menos que mágica.
Sin embargo, como sucede en los mitos y en la magia, no todo es tan bonito como se presenta en un principio, hay algunos inconvenientes a destacar en las chimeneas abiertas.
Las chimeneas abiertas, además de su maravillosa estética solo tienen un punto a favor, y es que sentiremos el calor de forma más rápida, no obstante el resto de los aspectos están en contra de la idea práctica.
Os enumero algunos de los inconvenientes de las chimeneas abiertas:

Alto consumo energético, el combustible (la leña) se quema con gran rapidez, y hace que el calor se vaya rápidamente por el tiro.

La suciedad, la ceniza y el humo salen por todas partes.

Hay un peligro añadido, y es que una chispa puede saltar, poniendo la casa en peligro de incendio.

Entonces la solución es instalar puertas de cristal, que aumentan la eficiencia energética, el riesgo de que salte una chispa es mínimo, el humo no se expandirá por la estancia, ni tampoco la ceniza, el ambiente estará mucho más limpio.

Consejos técnicos
————————
Las chimeneas de leña son una de las fuentes de calor más ecológicas que existen, ya que la madera es una energía renovable, también se pueden utilizar como un complemento de apoyo a los sistemas de calefacción.
Para su funcionamiento es necesario tener una salida de humos y contar con un espacio para acumular leña.
Usa solo leña seca, evitarás una gran cantidad de humo y hollín, para secarla hay que almacenarla durante al menos seis meses en un lugar seco.
No hagas arder basura, cartones, periódicos, papeles….. solo generarán falsas expectativas de calor, que te serán devueltas de la peor manera, con más partículas contaminantes y peligrosas en suspensión en el aire.

Solo desearos que este post os sea de utilidad, y desearos que disfrutéis al máximo de vuestras chimeneas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *