NO, NO ME GUSTA LA NAVIDAD

Es imposible zafarse de ella. Los anuncios de la tele, los escaparates, las luces en las calles… todo es un presagio de que llega otra vez. Y no, a mí no me gusta la Navidad…

Creo que hay cada vez más personas en mi situación. Tal vez la perdida de un ser querido, la soledad, la añoranza y bastantes más sentimientos relacionados con la tristeza, hagan que algunos tengamos pensamientos como: “ojalá me duerma y me despierte cuando haya terminado”…”tengo que gastarme una pasta en regalos para personas que casi nunca veo” o “esto me parece una autentica horterada, además de un gasto innecesario”… Y un montón de reflexiones más…

Que puedo hacer? Un viaje? Imposible,
no tengo dinero y me sentiría igual de sola y con la etiqueta de “rarita”, a la que estoy bastante acostumbrada.
Por tanto, he decidido agarrar el “toro por los cuernos” y salir airosa de este momento del año. Eso si, a mi manera, porque además de ser un poco “rarita” también soy un poco “mandona”.

Lo primero que haré es decorar la casa. Pero sin utilizar o utilizando lo menos posible, materiales de plástico o que sean nocivos para el medio ambiente. Y me daré un buen paseo por el bosque, donde
podré hacerme con una buena cantidad de elementos decorativos como: piñas, ramas de ciprés, muérdago, (el acebo es una especie protegida, ósea que… ni tocarlo!), hiedras y todo tipo de elementos que puedan servirme para esta navidad, y además, pasarla “con nota”.

Después compraré un montón de velas que seguramente serán de color blanco, y también alguna roja, y flores, muchísimas flores, frescas, siempre!

Si las composiciones me resultan un poco oscuras, le añadiré color, utilizando algunas frutas como manzanas o granadas…

Todos estos elementos me servirán para decorar la casa y, sobre todo, la mesa, nochebuena, navidad, nochevieja, año nuevo y reyes,…..Madrededios!

Estoy segura de que con una buena dosis de paciencia, iré montando la decoración con todos los objetos que haya podido conseguir, y, además, todo esto me irá ayudando a cambiar mi actitud. Ver y sentir que todo está bonito, me motivará, y estaré bien y contenta,…..Daré lo mejor de mi, y al final de las fiestas pensaré que, tal vez, (y solo tal vez), el próximo año estaré feliz de disfrutar de la navidad, porque lo importante es la actitud, la voluntad que tengamos de disfrutar de las cosas que la vida pone a nuestro alcance…

Os pongo algunos ejemplos, por si pueden serviros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *