GALEUSCA

Fue Galeusca una iniciativa  surgida en 1923 que intentó aunar la defensa de las peculiaridades nacionales de Galicia, Euskadi y Catalunya y que conoció diversos avatares durante la II República.

Ya en el periodo franquista, las fuerzas nacionalistas  llevaron caminos muy diferentes. En Galicia el movimiento prácticamente desapareció, en Catalunya, se mantuvo en una resistencia clandestina y en Euskadi estuvo muy condicionado por la aparición de ETA y sus acciones a lo largo de muchos años – unos años de plomo que ahora intentan explicar algunos y algunas que los vivieron desde muy lejos.

En los últimos años, y sobre todo a raíz del ” cepillado” del Estatut, Catalunya ha vivido un notable incremento del movimiento independentista que se ha manifestado recientemente, siendo un movimiento pacífico con una impronta de incendio metafísico ( Independencia, República Catalana, Proceso Constituyente…). A este incendio metafísico le ha correspondido, casualmente o no, un incendio físico que está arrasando Galicia. Y así a  la consigna catalana de ” No tenim por”, se ha adjuntado la gallega ” Nunca mais” poniendo en evidencia la incapacidad de los políticos para solucionar los problemas que han contribuido a radicalizar.

Mientras tanto a Euskadi llega el olor a humo por el oeste y también las imágenes de las cargas policiales desde el este, olores e imágenes que de tan conocidos parecen evocar un pasado reciente pero olvidado… Galeusca…

VIATGE A BARCELONA

De este breve y deliberado viaje a Barcelona in medias res, he vuelto con dos sensaciones difíciles de olvidar por su intensidad: desconcierto  y frustración.

Desconcierto del taxista que nos llevó al hotel, del recepcionista, del camarero de la Plaça del Pí, de la librera que me atendió tan exquisitamente …Deconcierto sobre lo que puede ocurrir en las próximas semanas a la vista de lo que ocurrió en las anteriores.

Y frustración porque no hubiera ocurrido para bien o para mal lo que tenía que haber ocurrido y que había sido anunciado a los cuatro vientos, por tierra, mar y aire , y como consecuencia inmediata e ineludible de las acciones que se estaban llevando a cabo.

Y junto con estas dos sensaciones haciendo eco por doquier, he vuelto también con una  severa, sorda y acaso triste convicción del desprestigio de la política y sobre todo de los políticos de turno .

Y es que no hace falta haber leído a Sunzi para saber que el diálogo no lo puede solicitar quien está en la posición más débil porque eso es cuadrarse ante el estoque de matar. Y esto es muy difícil de explicar a dos millones y medio de votantes y a los más de ochocientos heridos del día 1 de octubre…

BARCELONA ÉS BONA SI…

Último día en la Ciudad Condal.  Mientras los líderes de algunos partidos políticos recuerdan el asesinato del president  Companys y la CUP convoca un pleno del Parlament para proclamar la República Catalana , vamos a hacer un poco el guiri al Park Guell.

Damos la vuelta de rigor bajo un sol de justicia pero sin más porque a mí  el Gaudí no me va nada. Salimos por fin del recinto y por tres veces intentamos tomar un café, pero todo está ya preparado para el resto de los mortales que comienzan a comer a las doce y nos lo explican con cajas destempladas. Al final  me tomo on the road un cacaolat que le compro a un indio sin turbante.

Subimos al 24 que viene petao y comenzamos a descender hacia la Diagonal. El autobusero ,que no para de dar frenazos y de dejar que suba más y más gente, se mosquea de pronto y nos dice algo así como ” ¡Se aprieten, coño!” lo cual que me trae muy malos recuerdos. Al poco se enfrenta de malas maneras con una señora mayor y yo , que de vez en cuando voy de chevalier servant, me enfrento con él. Pasado el episodio y convenientemente descendidos física y moralmente, comemos  bien y en paz.

Nos recoge luego un taxista indio con turbante que mientras se solidariza o algo así- no le entendemos muy bien- con el País Vasco , nos da unas cuantas vueltas por los accesos al aeropuerto del Prat, así que nos sale el viaje por un pico. Sin solución de continuidad hacemos el embarque y , tras pasar el control de seguridad y antes de poder entrar en la zona de puertas correspondiente , nos vemos inmersos, oh  sorpresa, en una megatienda polivalente…

Ah…pues sí , y como antes se decía, ” Barcelona és bona si la bossa sona ..”

BAJANDO POR LA RAMBLA DE CATALUNYA

Ayer por  la tarde me pasé por la excelente librería Documenta y compré varias obras de Gaziel , Pla y Espriu. Después fui a tomar un té en la terraza de una esquina perdida del Eixample , buscando ese anonimato que se puede encontrar en una gran ciudad.

Mientras hojeaba el libro de Espriu, un breve pitido del smartphone   me indicó que había recibido un email. Lo abrí y lo leí. Una lectora se quejaba del esquematismo con el que había hablado del nacionalismo vasco en mi última columna.

Como antes se decía  ,Doctores tiene la Iglesia  , y yo añadiría que cada Iglesia los suyos, y quien quiera profundizar tiene ya mucho para leer y reflexionar.  Pero , en lo que a mi respecta , continúo pensando que  en el caso del nacionalismo vasco el aspecto de su base social pequeño-medio burguesa es fundamental , aunque en el más radical haya una impronta rural no ajena al carlismo ( que conecta en su anticapitalismo con el mundo abertzale.

Y también continúo pensando que lo anterior – que tan claramente delimitó el propio Sabino Arana- es una clave fundamental para comprender su alternancia ideológica entre la democracia cristiana y una tímida socialdemocracia.

Y todo esto y el deseo de escribirlo como ahora lo estoy haciendo fue tomando cuerpo mientras bajaba luego por la Rambla de Catalunya  entre masas de turistas drásticamente semi- vestidos ,  sorteando con habilidad  bicicletas , skates , mini-motos y algún que otro segway…con la intención de recoger a las chicas y acercarnos a cenar al Nuria, un lugar al que voy siempre que puedo desde hace casi cincuenta años.

OLIGARQUÍAS Y NACIONALISMOS

En un viejo libro- Estudios sobre el siglo XIX español – el ya fallecido maestro de historiadores que fue Manuel Tuñón de Lara, afirmaba  que la gran burguesía catalana, a diferencia de la vasca, nunca se volvió oligarquía y , consecuentemente, no entró a formar parte del bloque de poder español.

Esta es probablemente una de las razones por las que los nacionalismos vasco y catalán , surgidos  a finales el siglo XIX, han sido tan diferentes.

Así el nacionalismo vasco se encarnó en poco tiempo en una pequeña y media burguesía que no participaba en aquella oligarquía  – sobre todo vizcaína – que no necesitaba mostrarse para mandar : a este respecto resulta curioso que la citada oligarquía construyera un a modo de teatro de bolsillo- el Arriaga- y recolocara el Ayuntamiento de Bilbao y el Palacio Foral en lugares un tanto anodinos , y sin plaza delante  para ” recibir al pueblo”.

Y todo ello a diferencia de la gran burguesía catalana que construyó un gran Teatro del Liceo para ” verse”, y un ensanche urbano con muestras continuas de riqueza y mecenazgo, como la Casa Mirá o la Pedrera  que visitamos ayer.

Y es que cuando alguien manda  de verdad  – como esa oligarquía que se formó  hace ya más de cien años y que ha regulado todas las ” transiciones” -no necesita mostrarse ni manifestarse y su “nacionalismo ” es tan implícito que pasa desapercibido al confundir el Estado con la Nación…

TAPAS E INDEPENDENCIA

Ayer fue un día pródigo en manifestaciones en la Ciudad Condal. Quienes más se dejaron ver fueron, digamos, las fuerzas unionistas, compuestas por grupos tan heterogéneos como tricolóricos de Ciudadanos, rojigualdos con y sin águila , y otro sí, carlistas, sí carlistas de boina roja y margaritas de boina blanca con su bandera blanca y su gran Cruz de San Andrés .

Pero disueltas las concentraciones , un paseo por la Ciutat Vella deparaba otras sorpresas . Tal, por ejemplo, la reconversión creciente de la oferta gastronómica  local hacia un producto tan poco catalán como  las “tapas” y la consecuente dificultad de encontrar una escalivada o un conejo al alioli . Lo cual que se suma a la ya tradicional oferta de sangría, cuando no de recital de guitarra española o de tablao flamenco…

Y a mi , por supuesto, me parece muy bien esta oferta multicultural, aún sabiéndola  de último  recurso turístico.  Pero aun así no acabo de entender ese deseo un tanto radical de diferenciarse sobre todo de ” lo español” cuanto ,al menos, esta ciudad parece en muchas ocasiones una extensión del por otro lado curioso “poble espanyol” que se puede visitar en ella.

Pues , y con perdón,¿cómo conjugar el deseo de independencia catalana con ese producto tan madrileño como  las “tapas “?Porque, bueno , sí al menos fueran “pintxos”…

12 DE OCTUBRE

El 12 de octubre de 1977, en pleno servicio militar, desfilé por el Paseo de la Castellana, al mando de un pelotón del Regimiento Saboya, integrado en la División Acorazada Brunete N°1 , comandada por el general Milans del Bosh.
De aquella mañana recuerdo el sol refulgente, los brazos doloridos por los ensayos previos, los gritos coreando ¡Viva España ! y también la figura altísima y severísima del rey Juan Carlos.
Hoy , 12 de octubre de 2017, ya no hay servicio militar obligatorio ( la mili desapareció hace tiempo), el cuartel del Regimiento Saboya es una de las sedes de la Universidad Carlos III , el general Milans del Bosch perdió su condición militar y fue condenado por su participación en el golpe de estado del 23 de febrero de 1981, y el rey Juan Carlos ha abdicado en Felipe VI.
Por otro lado, estoy dolorido  porque como dice el dicho ” Si a partir de los cincuenta no te duele nada, es que ya estás muerto”. Y ya no oigo ” vivas ” a casi nada porque mayormente no oigo ( algunos me critican diciendo que esta sordera es algo así como una “opción política”.
Por lo demás, continúa haciendo un sol refulgente y voy  subiendo por el Paseo de Gracia de Barcelona… rodeado de banderas rojigualdas y ¡oh sorpresa!…carlistas…

 

 

¿UNA DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA CATALANA A LA GALLEGA?

Ayer estuve toda la tarde pendiente de lo que ocurría en el  interior del Parlament de Catalunya y en sus alrededores.Tras la retrasada intervención de Puigdemont, me sentí perfectamente dolorido de tanta espera y de tantas vueltas sobre el sofá, así que apagué el televisor y fui a hacer unas compras.

El carnicero, siempre tan dicharachero, se debió percatar de mi rostro taciturno y me preguntó qué me pasaba. Al enterarse del motivo de mi cansancio , me espetó con su directa sinceridad: “Pero, ¿todavía ves esas cosas? ¿No te aburres?”. Sonreí , pagué y me marché.

Volviendo hacia casa me dí cuenta de que sí, de que continúo siguiendo este ” tipo de cosas”, porque me quedaron muy marcadas desde los años setenta. Y las sigo  aunque el lenguaje de los políticos  (y de las políticas) me parezca cada vez más manido, a pesar de que lo táctico y lo estratégico se alternen según la oportunidad ( o con oportunismo),  y aún sabiendo que , entre tanto, habrá siempre perdedores bien que ilusos, como lo fuimos muchos ( y muchas) de mi generación.

Y, por otro lado, recordé que consecuentemente al dicho  de Clausewitz de que «La guerra es la continuación de la política por otros medios»  hoy se podría decir que la politica es la continuación de la  guerra por otros medios. Y todo ello sin olvidar que ya el estratega chino Sunzi, en su El arte de la guerra, advirtió de que “el estratega experto evita al enemigo cuando su aliento moral es intenso y lo ataca cuando declina o está agotado”, consejo  que deberían tener en cuenta quienes ayer hablaron luego de prudencia y mediación.

Ya entrada la noche, llamé por el móvil a mi amigo Josep, el de ERC, pero salió su mujer y me dijo que no estaba  ni se le esperaba…Y me dormí con la ensoñación un tanto estúpida de que quizás una declaración de independencia a la gallega podía ablandar  a un gallego…

 

2006: UNA CONVERSACIÓN SOBRE LA INDEPENDENCIA DE CATALUNYA…

El 15 de agosto de 2006, poco después de que Alfonso Guerra anunciara a  bombo y platillo que habían ” cepillado” bien el Estatut de Catalunya aprobado por el Parlament, estuvimos comiendo con unos amigos de Girona en el restaurante del monasterio Mare de Deu del Mont.  Me tocó degustar unos contudentes caracoles frente a  Josep, militante de ERC, que a los postres me dijo: “Nosotros nos vamos. Comienza una campaña a favor de la independencia”. Yo le pregunté si aquello podía considerarse una táctica para crear un ambiente propicio y conseguir así un pacto a la vasca. Pero él me  respondió que no, que era ya una cuestión estratégica: ” Ellos  saben muy bien lo que queremos”. Me acordé en aquel momento de una célebre  conversación, acaso apócrifa, entre Herrero de Miñón y Arzallus, en la que el primero le preguntaba al segundo: “Pero, Xabier, ¿vosotros qué queréis?” A lo que  el último le contestaba: ” Pero, bueno, Miguel,¿qué vamos a querer…?

Ayer, en ese periódico del que ya sólo leo las columnas de los conocidos, el viejo colega Joaquín Estefanía Moreira  hablaba del “trilema” del economista turco Dani Rodrik. Dicho trilema enuncia que un país no puede tener al mismo tiempo democracia, globalización y soberanía nacional y que de las tres opciones hay que escoger, en el mejor de los casos, dos. O sea, que se puede limitar la democracia con el propósito de contrarrestar los trastornos que la economía global produce; o que se puede limitar la globalización con la esperanza de reforzar la legitimidad democrática; o que, incluso, se puede globalizar la democracia a costa de la soberanía nacional. Estefanía Moreira finalizaba su artículo mostrando el ejemplo catalán y afirmando que ” lo que no han conseguido la política o la justicia —hacer dudar de sus intenciones al independentismo catalán— lo está logrando la economía” con la huida de las empresas más representativas del aparato productivo histórico catalán (Banco Sabadell, grupo La Caixa, Aguas de Barcelona, Gas Natural, Freixenet, Codorniu, Catalana de Occidente,…).

No sé qué pensar. Pero esta noche le llamaré a Josep…

EL “CHE”…Y YO

Yo tenía doce años y el abuelo había dado por terminada la partida de brisca y había bajado a la huerta. Así que me quedé solo en aquella gran sala viendo la televisión. Estaban  poniendo “Por tierra , mar y aire”, un programa sobre las fuerzas armadas que puenteaba con “Rin-tin-tín”, el espacio que  yo esperaba.De pronto la emisión se interrumpió y apareció la foto de un joven nervudo, de barbas, muerto  sobre una camilla , tapado con una sábana blanca hasta los hombros, en una habitación muy blanca. “El guerrillero Ernesto Che Guevara ha sido abatido…” dijo el  locutor.

Años después oí hablar de nuevo sobre el ” Che” mientras discutíamos en un grupo clandestino  el Vasconia de Federico Krutwig. Me enteré entonces de que  había sido durante un tiempo la mano derecha de los Castro en Cuba, que había ejercido como Ministro de Economía sin mucho éxito y que, al final, había vuelto a Suramerica para intentar implantar una revolución socialista por medio de la guerrilla. Alguien me recomendó  Los diarios del Che y, como siempre he tenido debilidad por ese tipo de escritura autodiegética, los leí, sin que me parecieran nada del otro mundo.

Posteriormente, vi en muchas casas posters del “Che” colgados de las paredes, y luego también, pins y camisetas, en todas las ocasiones con la misma imagen tuneada y tan expresiva en la que sobresalen su mirada encendida, su barba y cabello largo y su boina con la estrella de cinco puntas.

Hoy que se cumplen cincuenta años de su  muerte, no puedo dejar de recordarle con cierta nostalgia, y no porque me parezca buena su opción político-militar, tan condicionada objetivamente por la guerra fría y el reparto del mundo entre las super-potencias, sino como icono de una rebeldía tan difusa como romántica…Y por supuesto sin olvidar aquello que en su momento dijo Leonardo Sciascia en su dietario Negro sobre negro: ” Las revueltas se hacen con barba, las revoluciones no necesariamente…”