HOMENOTS: CARLOS CASTILLA DEL PINO

Resultado de imagen de Carlos Castilla del Pino fotos

El psiquiatra y escritor Carlos Castilla del Pino murió hace ahora ocho años. Y murió a tiempo. A tiempo de no ver como su postrera profecía se cumplía.

Él había sido durante muchos años, y claramente, un no-integrado, rechazado una y otra vez por las autoridades académicas, así como un apocalíptico moderado pues  creyó en la salvación personal y política. Defendió la posibilidad de la curación en un sistema capitalista que consideraba ya de por sí patológico y se reafirmó una y otra vez en el sistema democrático y en la ética civil. Durante una década prodigiosa en tantos aspectos ( desde finales de los sesenta a  finales de los setenta) alimentó con sus libros y conferencias el rostro civil de la revolución ( liberal o comunista), y libros como  Un estudio sobre la depresión. Fundamentos de Antropología Dialéctica,  ( 1966) se convirtieron en bestsellers de la progresía, que los alternaba con obras de Wilhem Reich, MaoTse-Tung o Daniel Cohn -Bendit.

Pero , después, al calor de la muerte  de Franco y de la llamada Transición, su deriva autobiográfica –  Pretérito imperfecto. Autobiografía (1922-1949) y Casa del olivo. Autobiografía (1949-2003)– fue indicando, más allá de su continuada  producción teórica,  un   profundo desencanto ante la imposibilidad de una verdadera recuperación democrática en todos los sentidos.

A mediados de los noventa, su  desazón se  puso crudamente de manifiesto en una multitudinaria mesa redonda que se celebró en San Sebastián: “No hay solución . El Sistema ha vencido y para siempre” Algunos discutimos y mucho con él, pero él,  sin romper en ningun momento su buen tono, continuó negando con la cabeza…Aquel mismo día yo maté   a uno de mis padres intelectuales…

Pero aún así, se murió a tiempo, en plena lucidez y a los ochenta y seis años, y  tuvo la inmensa  suerte de no ver  este mundo de fundamentalismos emergentes  y rearmados en el que todo parece prepararse para un nuevo y gran conflicto global.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *