HOMENOTS: JOSEMARI HERNÁNDEZ LARREA

Recordando las tertulias de El Caballo Blanco durante los crudos días de la Semana Santa,  he recuperado de mi biblioteca Siete veces siempre , el poemario póstumo de José María Hernández Larrea. Josemari era una mezcla extraña y, a veces, divertida, de falangismo  sección Ridruejo y homosexualidad trágica. Vivió y murió  rápidamente( Pamplona, 1953-1999),  terminando por ser el signo de lo que fue.

A principios de los setenta Josemari animaba un grupo tertuliano denominado ” Coribantes” que intentaba abrir un hueco de aire fresco en medio del hedor pestilente de la negra provincia tardofranquista. A ese grupo  acudíamos algunos adolescentes más o menos  exaltados que , en cualquier caso, teníamos muy claro que la escritura, poética preferentemente, pero también narrativa o ensayística, formaría parte de nuestra manera de estar en el mundo.

Entre los que frecuentaban ” Coribantes” estaba Jesús Ferrero, posterior y justificado  portaestandarte del grupo, que ya era entonces un clásico de sí mismo — ” las ciudades son verdades” . También aparecía por allí Santiago Echandi, hoy dedicado a la docencia universitaria y en aquellos años  escrupuloso discutidor. Y Ramón Eder, el más pop, de quien se sospechaba que era una reencarnación del mismísimo John Lennon – hoy quizá mas bien de Lou Reed. Carlos Ansó, Eduardo Muñoz  y Ana Iriarte  iban y venían como subían y bajaban a una buhardilla que alquilamos los que por entonces disponíamos de algunos recursos.

El grupo no duró mucho tiempo ya que casi todos nos marchamos de Pamplona– en direcciones varias —  al comenzar nuestros estudios universitarios. Tras muchas vueltas por Paris, Barcelona y Madrid , cada uno  se estableció curiosamente en una ciudad diferente, lo cual no sólo no disminuyó la intensidad de la primitiva relación , sino que incluso, en algún caso, la incrementó.

A mediado de los ochenta, Santiago Echandi se puso al frente de la colección ” Diamante de Caín” de la Editorial Pamiela y aprovechó para editar los originales de algunos  miembros del grupo.   Así vieron la luz Emblemas, del propio Santiago, Rio Amarillo de Jesús Ferrero, axaxaxasmlö  de Ramón Eder, Teoría del extraño movimiento  de Vicente Huici y Los deseos capitales  de Josemari Hernández.

Tras este breve episodio que sirvió para  hacer encontrarse a los desperdigados, se abrió una nueva etapa de contactos fortuitos y aleatorios. Todos sabíamos de todos pero casi siempre indirectamente. Alguna que otra llamada por teléfono, larga y animada,  nos ponía al día de amores , trabajos y otras circunstancias .

La muerte de Josemari, hace ya unos años, nos convocó de nuevo a todos. Salvo el prematuramente muerto Antonio Fernández Iraizoz — otro asistente  ocasional a la vieja tertulia de quien conservamos  durante muchos años sus poemas fotocopiados — era el primer miembro del grupo que moría de muerte natural, algo que generacionalmente  siempre es un hito.

Quedan todavía sus poemas  y con ellos nuestros recuerdos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *