2006: UNA CONVERSACIÓN SOBRE LA INDEPENDENCIA DE CATALUNYA…

El 15 de agosto de 2006, poco después de que Alfonso Guerra anunciara a  bombo y platillo que habían ” cepillado” bien el Estatut de Catalunya aprobado por el Parlament, estuvimos comiendo con unos amigos de Girona en el restaurante del monasterio Mare de Deu del Mont.  Me tocó degustar unos contudentes caracoles frente a  Josep, militante de ERC, que a los postres me dijo: “Nosotros nos vamos. Comienza una campaña a favor de la independencia”. Yo le pregunté si aquello podía considerarse una táctica para crear un ambiente propicio y conseguir así un pacto a la vasca. Pero él me  respondió que no, que era ya una cuestión estratégica: ” Ellos  saben muy bien lo que queremos”. Me acordé en aquel momento de una célebre  conversación, acaso apócrifa, entre Herrero de Miñón y Arzallus, en la que el primero le preguntaba al segundo: “Pero, Xabier, ¿vosotros qué queréis?” A lo que  el último le contestaba: ” Pero, bueno, Miguel,¿qué vamos a querer…?

Ayer, en ese periódico del que ya sólo leo las columnas de los conocidos, el viejo colega Joaquín Estefanía Moreira  hablaba del “trilema” del economista turco Dani Rodrik. Dicho trilema enuncia que un país no puede tener al mismo tiempo democracia, globalización y soberanía nacional y que de las tres opciones hay que escoger, en el mejor de los casos, dos. O sea, que se puede limitar la democracia con el propósito de contrarrestar los trastornos que la economía global produce; o que se puede limitar la globalización con la esperanza de reforzar la legitimidad democrática; o que, incluso, se puede globalizar la democracia a costa de la soberanía nacional. Estefanía Moreira finalizaba su artículo mostrando el ejemplo catalán y afirmando que ” lo que no han conseguido la política o la justicia —hacer dudar de sus intenciones al independentismo catalán— lo está logrando la economía” con la huida de las empresas más representativas del aparato productivo histórico catalán (Banco Sabadell, grupo La Caixa, Aguas de Barcelona, Gas Natural, Freixenet, Codorniu, Catalana de Occidente,…).

No sé qué pensar. Pero esta noche le llamaré a Josep…

Un comentario sobre “2006: UNA CONVERSACIÓN SOBRE LA INDEPENDENCIA DE CATALUNYA…”

  1. Cada vez más hay un intento de de hacer de la política algo local y de la economía algo global ¿Hay alguna duda de quién ganará en esa lucha desigual?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *