DE ” MÁS ALLÁ DEL BIEN Y EL MAL” : ORIOL JUNQUERAS

Resultado de imagen de oriol junqueras

Siempre he sentido cierta fascinación por la figura pública de Oriol Junqueras. Una figura de presencia arzobispal y tono reposado a fuer de  que el contenido de lo que dijera pudiera ser considerado más o menos radical. Y un estar en público siempre en segunda fila, como si tuviera testaferros suficientes y talentosos.

Ahora ha sido de los que ha dado la cara y , apenas sin inmutarse ni hacer gesto alguno de reconocimiento o de gratitud,  ha ingresado en la cárcel de Extremera tras escribir un tweet  modélico y redondo que decía : “Feu cada dia tot allò que estigui al vostre abast pq el bé derroti al mal a les urnes el 21D. Dempeus, amb determinació i fins a la victòria”, es decir- para quienes no hablen catalán en la intimidad- : “Haced cada día  todo lo que esté a vuestro alcance para que el bien derrote al mal en las urnas el 21 de diciembre. En pie, con determinación y hasta la victoria”.

Si no fuera por su firma esta lucha final entre el bien y al mal nos podría llevar hasta San Agustín, y además en perfecto reclamo judeo-cristiano,  toda vez que se pide (¡ exige!) una actitud proactiva, militante y sin desmayo, lo cual no es de extrañar porque ya en su momento Junqueras se manifestó como católico practicante y defendió que se emitieran misas por la televisión pública…

Pero aún así,  y a pesar de todo lo que señalaron Durkheim, Weber o el mismo Bourdieu, la transposición sintáctica y léxica  entre lo religioso y lo político es tan directa que casi resulta desasosegante: sólo alguien con una fe tan severa y  comunicante es capaz de ingresar en prisión sin que se le mueva la ceja y en medio de la , por decir algo, paradójica situación en la que se encuentra el independentismo catalán.

Ni que decir tiene que sería un sacrilegio mentar una  moral  civil-civil, un poco a la manera del Nietzsche de “Más allá del bien y del mal”, pues   sería inútil teóricamente- si es que se puede hablar así-  y no iba   a ser tan consoladora una vez que se ha dado con los huesos en la cárcel, algo que conozco muy bien porque ya me tocó a mi también en su día…

De manera que  se podría decir que  esperamos con Junqueras que el bien gane al mal, por los siglos de los siglos…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *