LA CONSTITUCIÓN DEL 78 Y LA TORTILLA DE PATATAS

Ayer se celebró  la fiesta de la Constitución de 1978 y hacía tanto frío que tuve que interrumpir mi paseo matutino para intentar tomar un café y una tortilla de patatas.

Lo del café no fue difícil , pero , a pesar de la espléndida oferta en tortillas, no había una simple de patatas, no sé si porque también recibe el nombre de ” española”.

Lo que me  ofrecieron fue  un surtido a base de tortilla  con multitud de añadidos espurios como jamón york, morcilla, queso roquefort o a saber qué crustáceo despistado. Por lo visto, la patochada de los culinary-centers y de los concursos de master-chefs ha calado… y bien (de la inminencia y significación de este avatar ya nos previno en su momento Pierre Bourdieu en La Distinción-Crítica social del gusto).

Otrosí ocurre con el té, que de tanto haberse vuelto rojo o verde, ha dejado de ser el negro de siempre. Y del vino, mejor no hablar: cualquiera que no se tome (por lo menos) un crianza entre aspavientos benevolentes y palabreo metafísico pasa por un paleto total.

Una vez cumplimentado el breve refrigerio con un mini- bocata de jamón, continué mi ruta. Y me entretuve pensando si tanta sutileza no dejaba de ser sorprendente para un país y una cultura zafia hasta antes de ayer – estoy pensando en 1978 – , cuando no directamente bruta y descamisada. Parece como si algunos desearan pasar por posmodernos  y ” deconstructores ” sin haber apurado  la modernidad, aplicándose a ello  bareros cool y restauradores iniciáticos (alabados sean sus a veces impronunciables nombres) dirigiendo su particular política de estímulo al consumo a base de sandeces gastronómicas.

Y de regreso a cada me quedé  con la duda de si, a la vista de todo lo que está ocurriendo,  en el mundo político no estará pasando tres cuartos de lo mismo…Cuarenta años después…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *