DESPERTAR A LOS DORMIDOS…

“Boum, boum, boum. Ce le cannon qui annonce le commencement de la journée de fête. Les marechaux défilent fièrement en portant leurs nombreuses condècorations…” El hermano Víctor acentuaba el boum, boum, boum  remarcándolo con severos golpes de  chasca sobre un pupitre de la primera fila, pero  los dormidos no  despertaban. Se volvió sobre Gutiérrez, portavoz artístico de la clase, y le dio una colleja a la altura del cerebelo. Gutiérrez soltó una blasfemia irreproducible no tanto por motivos de censura como por su gangosidad implícita, y los dormidos despertaron aterrados, sintiendo próximas las puertas del Infierno.

Años después, ya en las aulas palatinas, el Doctor Cuadrado, catedrático de Metafísica, nos hablaba de la epojé dando un saltito  que se suponía era hacia arriba para ilustrarnos la lección. Comparaba aquel acto –  nunca supimos si el saltito o la epojé, o ambos  – con unas palabras del evangelio que hablaban de despertar a los dormidos y que luego, según él, habían sido copiadas por ideologías espurias como el marxismo o el nacionalismo. Pues en efecto, decía levantando el dedo índice de la mano derecha hacia su ojos de beodo – antes de cada clase se bebía un  Johnny Walker doble: ” ¿qué diferencia hay entre despertar a los dormidos y el pasar de la conciencia en sí a la conciencia para sí de Marx o Lukács;  o de no decir ni mu durante siglos a afirmar con rotundidad en una mañana lúcida <som una nació>”?

Por lo que sé ,el padre Víctor se exclaustró tras un escándalo de pederastia de esos que ahora salen a la luz – los últimos, los de Australia. Y el profesor  Quadrado, rebautizado como profesor Quadrat, volvió a su Barcelona natal, sólo habla en catalán y, por lo que dicen,  hace un par de años se salió de Unió porque Unió no se salía de Convergencia i Unió….

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *