“YOISMO POLÍTICO”

2747

(José María Aznar, un caso de carisma paradójico)

Esta mañana mientras me limpiaba los dientes he escuchado en Euskadi Irratia que un político decía  sobre el Estatuto de Gernika que ” a él le gustaba mucho”.

Al principio lo he dejado pasar como si estuviera en plena meditación zen, pero luego,  durante mi paseo por Abandoibarra, he recordado frases del mismo tipo como ” mientras yo sea presidente del gobierno” o incluso otras de similar énfasis como aunque distinta sintáxis como ” aquí, el que la hace la  paga”.

Y me he sorprendido a mí mismo detectando un a modo de yoísmo político – técnicamente un “egotismo”-  ausente durante muchos  años – acaso desde la época de S. E.

La utilización del “yo”  formando parte de la argumentación política remite sin duda al tipo de poder carismático que enunció Max Weber y en los casos mencionados puede haber pocas dudas sobre los referentes carismáticos previos, lo cual no quiere decir que  sean efectivos porque el carisma  ( esa “marca” o χάρισμα cuasi divina) no lo puede llegar a tener cualquiera por muchos asesores ( y asesoras ) de imagen que tenga.

Y, por otro lado, buscar en el “yo ” un punto sólido de intervención política, a más de remitir a la tradición más conservadora y populista, puede ser que empalme con la horizontalidad de todos esos yoes que se manifiestan tan ávidos de reconocimiento en las redes sociales, pero su perduración es muy limitada, casi momentanea y el riesgo de que el carisma se convierta en una ocasión para romperse la crisma ( políticamente hablando), muy elevado…

Pero como se decía, doctores tenía ( y tiene ) la iglesia, y asesores (y asesoras) nuestros políticos…yoícos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *