¿Qué mundo nos váis a dejar? ( y , otra vez,las bicicletas)

Resultado de imagen de Miradas de niño

Esta mañana he coincidido en el ascensor con la vecina del quinto que acaba de ser madre. Bajaba con su niña que se llama Itziar y que iba muy tapadita en su cochecito. Durante el corto trayecto, Iztiar no ha dejado de mirarme  fijamente con unos enormes ojos marrones – “Es que le gustan mucho las barbas” ha dicho su mami.

Después nos hemos despedido y  yo he comenzado mi largo paseo por Abandoibarra. Y he estado pensando que esa niña pronto será escolarizada, que se volverá adolescente, que quizá vaya a la universidad, que luego buscará  un trabajo, que conocerá a alguien…y que yo ya estaré criando malvas: esta horizontalidad que ahora nos embarga en la simultaneidad de la globalización y las redes sociales nos hace en ocasiones perder el sentido de lo histórico, que , sin duda , es proyectivo y abstracto…pero es. Mucha gente  celebró las palabras que dirigió en su testamento el conocido neurólogo Oliver Sacks cuando afirmó que había sido muy feliz y que ya no le importaba  lo que viniera después de su muerte…Hasta que Marta , en una tertulia  dijo: “Está claro que no es padre, que no tiene descendientes…”

En  mis clases suelo comentar con los estudiantes aquella definición  que propuso Aristóteles : el ser humano es un zoon politikón , o sea un animal social que necesita del grupo para sobrevivir. Y también hablamos de cómo Aristóteles excluyó del núcleo duro de esta definición a las mujeres, a los niños, a los esclavos y a los extranjeros ( “bárbaros” que decía el filósofo).Y, otro sí,  y para concluir, que a aquel núcleo duro primigenio se han ido sumando casi todos los excluídos salvo, tal vez, los bárbaros, transmutados ahora en inmigrantes. Y se han sumado, sí, por la dinámica del propio sistema social, pero también por las luchas que han mantenido muchos colectivos por acceder a nuevos derechos. Sin duda , la píldora ayudó y mucho a que las mujeres  dejararan de ser sólo paridoras, pero no menos las sufragistas.

Pero , hoy en día, los derechos se dan por conseguidos, sin percatarse de que  no los hubo y de que se pueden perder. Y tan sólo la mirada de un niño nos lo puede recordar pues en ella va una importante pregunta que , creo, deberíamos tener siempre en cuenta…¿Qué mundo nos váis a dejar?

Y en estos delicados pensamientos estaba, cuando una bicicleta ha pasado a toda pastilla por mi izquierda ( y no suelo ir por el carril-bici) y ante mi protesta, he recibido una higa por respuesta…Hau mundu inmundue!

 

Mikel y los “Planes de Bolonia”: Another brick in the wall

Imagen relacionada

Ayer por la tarde acompañé  a Mikel al paranifo de la Uni. Tenía que participar en una mesa redonda sobre los llamados “Planes de Bolonia”. Al colega no le hacía mucha gracia, pero a punto de convertirse en “emérito” ( Como el rey Juan Carlos y el papa Benedicto XVI) no le quedaba, por lo visto, más remedio.

La sala tenía media entrada y el  público era variado, aunque predominaba la gente joven. No atisbamos a ningún colega ( ” Estarán, como locos, preparando el Label 4″)

Una vez comenzado el acto, le vi a Mikel adoptar las posturas más extrañas en su silla, llegando a  la contorsión total cuando  un evaluador de la calidad docente concluyó que la aplicación de los “Planes de Bolonia” ( PB´s) era tan obligada como la política de austeridad si queríamos estar en Europa.

Llegado su turno , Mikel comentó, en primer lugar, que, por mucho que se requiriera la aplicación de los PB´s, en nuestros lares la versión había sido muy particular ya que fue tramitada por un amplio equipo de tecnócratas tan incultos que ni siquiera sabían que el ideólogo franquista Gonzalo Fernández de la Mora ya  había previsto su aparición en El crepúsculo de las ideologías . (La mención no tuvo el menor efecto).

Y así , continuó diciendo, con la excusa de la evaluación de la calidad, han conseguido que la docencia se convierta en pura administración contable, generando una inmensa  cantidad de papeles y plataformas digitales cuya utilización, de obligado cumplimiento, lleva en ocasiones más tiempo que la docencia misma.

En cuanto a la investigación, la otra pata del mundo universitario ( sorpresa en algunos rostros: ¿Sí, eh?),  el asunto, según Mikel, se  estaba disolviendo en papers ocasionales para obtener acaso un 0, 0021345624 de valoración en una revista indexada en la que a veces había que pagar a tanto por folio…”Y todo para después presentar la suma de puntos en forma de pseudo-declaración de hacienda a una Agencia que decidirá en qué escalafón ubicarte y por cuánto tiempo”

Por fin,  respecto de los estudiantes, comentó que se les había convertido en  profesionales del estudio, pues se suponía que tenían que  meter más horas que las amparadas por cualquier  Convenio del Metal y  que no estaba nada claro que las homologaciones fueran a ser automáticas, ya que el mismo  Grado que en unos países constaba de tres  años en otros se prolongaba  hasta cuatro.

Cuando finalizó su intervencion no hubo apenas aplausos ni tampoco preguntas, por lo que todo quedó en agua de borrajas.

Al salir, una alumna un tanto pizpireta se nos acercó. ” No merece la pena insistir” dijo” Esto no es más que la versión edulcorada y documentada del  modelo de educación más conservador” . Y yo asentí por Mikel que tan sólo sonrió tímidamente.

Cuando  nos perdíamos por Deusto para tomar un pintao evocador y reparador, Mikel rompió por fin su silencio: “O sea que Another brick in the wall * “.¿Debería  jubilarme mañana mismo?” Y yo: “The answer, my friend, is blowin in the wind…

*https://www.youtube.com/watch?v=YR5ApYxkU-U

 

Laura y el Banco de alimentos o “Hanse de adecuar los medios a los fines “( paráfrasis ignaciana)

Resultado de imagen de Banco de alimentos

Laura ha venido hoy  al Perifú muy contrariada. Ella, que suele ser más bien reposada, ha comentado   lo que le acababa de pasar entre exhabruptos y algún que otro taco- moderado, eso sí.

Por lo visto, esta mañana ha ido al super, y al entrar se ha encontrado con una niña muy mona tras la que había dos severas señoras. La niña le ha dicho: ” Estamos recogiendo cosas para el Banco de Alimentos…” Y ella , ante la mirada aguzada de  los corchetes, le ha respondido: “Bueno , lo tendré en cuenta”…Y ha continuado su camino no sin oír por detrás un “Graciasss” un tanto irónico de una de las comadres.

“Antes, cuando sólo había una gran caja, solía dejar arroz, garbanzos y cualquier otra cosa que se me ocurriera. Después comenzaron a aparecer señores y señoras con delantales  de voluntarios, y ya me pareció que comenzaban a mirar mal a quien no respondía de inmediato a sus requerimientos, por lo que, a la salida dejaba algo, por no ser una borde…Pero hoy, ya una niña…”.

Desde luego , nadie puede poner en duda la buena voluntad de los voluntarios, pero es cierto que una opción no puede convertirse en una obligación. De que se se trata de una táctica equivocada no hay duda, pues al menos  Laura  ha sido  vacunada a la contra para siempre…Y supongo que habrá muchas Lauras, buenas personas a las que , como a casi todo el mundo, no le gustan las actitudes autoritarias. Y es que el medio no se puede comer el fin para satisfacción de los mediadores.

Ya decía Gracián, jesuíta a fuer de muy listo : ” Todo lo gasta un mal modo, hasta la justicia y razón”.  Así que como proclamaba el profeta Ezequiel  ” El que quiera oír que oiga”(3,27) ( Es que hoy me ha dado por las citas, I´m sorry)

“Dime que me quieres aunque sea mentira”…Recordando a Montserrat Roig

Montserrat Roig

Era 1980 y asistía a la ” II Semana de Estudios Sexológicos de Euskadi ”  que se celebraba en Vitoria.La sexología era una disciplina de moda, probablemente para legitimar ideológicamente  los profundos cambios  en las relaciones interpersonales que se estaban produciendo en  las rebabas del franquismo.

Todo sonaba a nuevo y, a veces , resultaba muy provocador. Jesús Arpal abrió el fuego con una ponencia sobre  la sexualidad tradicional. Le siguieron  gentes como Josep-Vicent Marqués, siempre ingenioso y en permanente – y cariñosa- disputa con Lidia Falcón. Y también Gretel Ammann que había venido a proclamar su alternativa  endolesbiana.

En medio de aquellas jornadas, una noche  conocí a Monserrat Roig porque la suerte hizo que me tocara sentarme junto a ella  en una cena multitudinaria. Yo era un veinteañero y ella me llevaba casi diez años.  No sabía por aquellos días que era una escritora muy reconocida,  y una activa feminista.Además,hasta entonces, en mi esquemática inocencia, siempre había pensado que las artistas y las escritoras, o las pensadoras, tenían que ser un punto feas o, al menos no muy agradables. Pero Montserrat era justo todo lo contrario: una mujer espléndida , guapa y atractiva y, además , muy culta y divertida. Me quedé anonadado ( y supongo que enamorado) pero la consideré innacesible.

El Congreso finalizó.  Aún así, todavía tuve tiempo de intercambiar las direcciones, y desde aquel momento fuí leyendo todo lo que publicaba y había publicado, incluido  el magnífico diario que escribió cuando ya sabía que tenía un cancer necesariamente mortal: Dime que me quieres aunque sea mentira /Digues que m´estimes, encara que sigui mentida

Ahora que se cumplen vieinticinco años de su muerte, me he dado cuenta de que ella fue el primer modelo de ese tipo de mujer guapa-lista que suelo mencionar de vez en cuando en estas  lineas marginales.

Bienytú , Ondo esan behar y otras tácticas disuasorias para combatir el dolorismo recreativo – que decía Josep Pla

Resultado de imagen de jacques lacan

A propósito de mi mención a  Jacques Lacan, el psicoanalista francés, dice Koldo que sus mayores éxitos los consiguió en terapias rápidas que hacía mientras subía en el ascensor con sus pacientes o, todavía mejor , cuando se adormecía en su consulta y soltaba de vez en cuando expresiones como ¡OH!, ¡AH!, ¿SÍ? , ¿NO?

Mi psicoanalista, que era culto y agudo, estaba ya casi sordo porque era muy mayor  y solía utilizar un sonotone que yo  nunca sabía si estaba encendido o apagado, porque era un clásico y no le iba lo del face to face , como ahora se ve en las películas norteamericanas. Pero cuando  decía algo, le salían frases completas, con sujeto, verbo y predicado, como, por ejemplo “¿Y por qué cree usted que tiene esos sentimientos?” lo cual era muy consolador aunque yo no hubiera  mentando  sentimiento alguno.

“Es que la gente tiene mucha necesidad de que se le escuche” se reafirma Koldo, que es del gremio. Y debe ser verdad. Pero todo tiene sus límites. En mi tierra originaria, a la pregunta “¿Qué tal?”, se suele responder automáticamenet con un”Bienytú”, así, todo junto. Si esta respuesta no ha sido suficientemente disuasoria y se comienza a hablar acerca de  un infarto imprevisto, un cancer de larga duración o un terrible  accidente de circulación, se suele cortar con un “Pero bien, ¿no?” Y es que el personal se defiende como puede de lo que Josep Pla denominaba  dolorismo recreativo. De lo contrario, si se acepta el reto, tras la frase “Voy a intentar resumir” se atisba  algo así como un capítulo primero…y ya no hay manera de escaparse.

Por aquí usamos el “ondo esan behar” (” bien hay que decir”) que es sintético, eufónico, breve , contundente y muy práctico si se mira fijamente a los ojos.

 

Fidel, Fidel, Fidel gurea

Resultado de imagen de fidel castro

Acabo de oír en la radio la noticia de la muerte del lider cubano Fidel Castro. La voz entrecortada de su hermano Raúl me ha encogido el corazón por un motivo para el que no estaba preparado: me ha recordado a la de Carlos Arias Navarro, alias “El carnicerito de Málaga”, comunicando  entre lágrimas la muerte de Franco.

Estas concomitancias son terribles y más para quienes en algún momento vimos en la Cuba revolucionaria una antorcha en medio de la noche imperialista. Pero, lo cierto es que las concomitancias venían de lejos, casi desde que Manuel Fraga Iribarne entabló relaciones con los Castro a cuenta de sus orígenes gallegos.

Puede ser que todo esto sea una consecuencia del desarrollo desigual. Hace poco , sin ir más lejos, me  ha llegado un libro de una escritora argentina muy galardonada que rezuma a Lacan por los cuatro costados, cuando por aquí la mayor parte de la intelligentsia se olvidó de su psicoanálisis estructuralista hace más de tres décadas. Y otro sí parece ocurrir con algunos partidos políticos emergentes, que de tan nuevos han descubierto el lenguaje de los más viejos.Y es que, quizá, al cabo todo sea una cuestión de retórica, de no tanto decir como del cómo decir.

Aún así hay quien se empeña en utilizar fórmulas  que se reclaman tradicionales ,estimando que su efectividad  reside en garantizar una continuidad con un pasado que se piensa siempre fue mejor. Pero acaso lo único que se consigue utilizándolas, es querer estar en un pasado inexistente que probablemente fue peor.

En fin, espero que, tras las consabidas y consiguientes “valoraciones históricas” de tirios y troyanos, la imagen de Fidel no termine por ser el icono de una camiseta de tirantes de un descerebrado como lo ha sido el Che, o el motivo con fondo rojo de unas bragas revolucionarias como en el caso de Mao ( doy fe de ello y hasta le compré unas a Marta en un puesto cercano a la Wang Fujing.

Fool Euskal Black Friday

Resultado de imagen de black friday

“Nunca he podido soportar esa publicidad” dice Mikel echándose hacia adelante en su silla.”Pues de todo eso tiene la culpa Ocho apellidos vascos…”reitera, newly, Patxi. “Y pensar que todo comenzó con aquellos tipos que se gritaban de balcón a balcón”…”Y continuó con lo del konektatuta nago!…”. “Ya, pero lo del Black Friday es una pasada…Ya no sé si estamos locos o nos hemos vuelto tontos  del todo”. ” Bueno…Eso mismo solía decir el probo Julio Caro Baroja en las tertulias de su casa madrileña” termina Mikel.

Estamos de nuevo en el Periflú, dándole a la ceveza sin alcohol. La calle  está petada y conseguir una mesa ha sido una proeza. Mis amigos de Chicago se habrán agarrado una buena para no discutir con la familia mientras se comían su pavo en el Thanksgiving. Y por aquí , hemos pasado del Halloween al Black Friday sin solución de continuidad, convirtiéndolo, además en Black Week que para eso somos de Bilbao. Poco después comenzarán las ofertas en El Corte y se encenderán las luces navideñas. Ahora, a los hispánicos Reyes Magos, se ha sumado el autóctono Olentzero ( y Mari Domingi, para no pasarnos de sexistas) y en los balcones comienza a aparecer algún que otro Papa Noel  en la postura 24 del Kamasutra. Vamos, que ya estamos en medio  de las Rebajas de Enero del año que viene y todavía no nos hemos enterado.Como decía hace poco un colega, cualquier día comienza la campaña de navidad en la Virgen de Agosto.

“El agosto, eso es lo que quieren hacer, el agosto” dice de pronto Patxi leyéndome el pensamiento. Un tipo disfrazado de teléfono móvil se acerca dificultosamente hasta nosotros. Reparte unos folletos en los que en  letras muy grandes  se lee  “YO NO SOY TONTO”. Mikel se ríe y canturrea “…konektatuta nago…”. Ah ,Fool Euskal Black Friday!

Neo-frikismo digital

Resultado de imagen de freaks

Como si fuera surfeando, voy de pie en el vagón del tranvía que me lleva al Palacio Euskalduna. Me han invitado a un encuentro sobre medios digitales y acudo por imperativo moral y porque llevo en el tema unos cuantos años.

Delante de mi dos niños gemelos que no creo que lleguen a los dos años -uno todavía lleva chupete – miran fascinados la pantalla del móvil que les ha dejado su madre.

Llego cuando el acto está punto de comenzar. Tras las presentaciones, se celebra una mesa redonda muy bien coordinada que me resulta interesante por lo ágil y precisa, pero que no parece ser muy seguida por el público que me rodea. A mi izquierda y a mi derecha, por delante y por detrás, el personal no para de toquetear sus smarfones, a uno incluso hasta le suena una de esas musiquillas horteras. Si les preguntaran , supongo que dirían que también están al loro de lo que se está diciendo, pero ya sabemos por la neuropsicología que la atención no se puede focalizar en dos estímulos a la vez sino tan solo sucesiva aunque rápidamente.

Aparece a continuación el conferenciante-estrella que se mueve con soltura verbal y postural.Es divertido aunque a veces utiliza un humor un tanto grueso, pero hace reír y la gente se ríe, en ocasiones a carcajadas.Es un hombre de éxito que se reconoce una y otra vez como friki.

Es este un palabro que ha ido cambiando de significado en los últimos cien años. Así , en un principio tenía una denotación de monstruosidad:el film Freaks, dirigido por Tod Browning en 1932 – titulada La parada de los monstruos en el mundo hispano- articulaba la historia de un circo ambulante cuyos artistas eran personas como mujeres barbudas, hombres-elefantes, enanos o tullidos, es decir, gentes anormales, extrañas o marginales.Más tarde, en una segunda etapa, tras su reivindicación por músicos y artistas – como por ejemplo Frank Zappa-, adquirió un nuevo significado, presentándose como la cualidad de alguien transgresor de las normas sociales. Ahora, por lo visto aquí y en tantos programas de televisión y en tantas campañas publicitarias, lo friki se habría vuelto compañero de viaje del marketing. Algo así como un a modo de neo-frikismo  comercializado y comercializante.Y en este caso digital.

He de volver a casa y me voy antes de que finalice el acto. Llueve sin parar,pero decidido caminar un rato por el paseo de Abandoibarra. Cientos de pantallitas brillan en la noche. Decía Baltasar Gracián, “antes loco con todos que sabio a solas”. Ahora quizás diría “antes Friki con todos que Pepito Grillo a la intemperie”. Pero yo , en un impulso vesánico, cierro el paraguas y dejo que la lluvia pertinaz me golpee la cara.

Hertzainak

Resultado de imagen de Hertzainak

Cuando, a principios de los ochenta llegue a Bergara para trabajar en la UNED, tenía una novia en Vitoria. Y como no me fiaba ni un pelo del 4L que tenía porque se quedaba sin batería cada dos por tres ( para desesperación mía y del amigo Xabier que debía empujarme), solía coger el autobús de línea.

Un sábado, al subir, el conductor, que también era el cobrador, me preguntó: “Nora zoiaz?”. Y como yo sabía que era una excepción ( que luego se transformó en trampa en la ATARI FROGA), contesté claramente: “GASTEIZA”. El tipo me miró de arriba abajo y me volvió a preguntar: “Nora zoiaz?”. Y yo, de nuevo, “GASTEIZA”. Entonces, algo mosqueado por la cola que se iba formando, me soltó: “Bueno, chaval,¿ que a dónde vas?” y yo , todo apurado le respondí en voz baja: ” A Vitoria”. Y él dijo con un suspiro: “¡Ah, Bittorixara!” y quedé corrido.

Todo esto lo he recordado hoy con mucho cariño, ahora que ya me  sale sin más el bizkaino de Gipuzkoa, mientras volvía de Vitoria ( ya también Gasteiz) de hacer un bolo en mi coche de profesor a punto de jubilarse. He ido a difundir mi última ocurrencia conceptual, el “zoon elektronikón”. Los alumnos se han quedado estupefactos aunque yo sólo quería actualizar el “zoon politikón” aristotélico, ampliando  lo político, de polis,o sea social, o sea,  animal social que resulta ser el ser humano, a un animal mediado en lo social por la electrónica y sus redes (  nunca mejor dichas) “sociales”.Como veía que no tenía mucho éxito en mi propuesta  y en sus consecuencias , pues en esta horizontalidad en la que vivimos lo histórico se ha evaporado, me he ensañado con ellos explicándoles cómo era mi primer primer ordenador, un Amstrad de dos disqueteras, de lo pesado, lento y grande que era y del pastón que costaba, para que no pensaran que esto de los smarfones era de toda la vida…Pero ni así.

He parado en Altube para tomar un café. Casi no se veía. Llovía y había que apretarse bien la bufanda ( en esto soy también un antiguo: llevo bufanda . Y he recordado aquellos viajes a Vitoria, en medio de la nieve y  el frío, a ver a aquella colega y a sus amigos , algunos de los cuales, como Josu o  Gamma, formaban parte de un grupo  de rock que se llamaba Hertzainak

 

 

Entre “El Codigo Da Vinci” y “¿Qué tal Pussycat?”

Resultado de imagen de que tal pussicats

Hoy desayunamos en el Negresco de la Plaza Nueva , a instancias de Patxi y con el reclamo de una original tortilla de patatas (¡Nos estamos haciendo unos expertos!)

Mikel ha venido con un email impreso que le ha llegado al correo de la Universidad. Se trata de una comunicación de propaganda sobre una novela  que  ,según se dice,  “va a superar en intriga histórica a todo lo hasta ahora conocido, dejando en nada a El Código Da Vinci“.

Marta sonríe malevolamente. “La verdad, nunca he entendido el éxito de ese tipo de novelas”dice Patxi mientras se zampa media tortilla. Yo cabeceo sin llegar a decir nada. Marta se recoloca en su silla:” Pues está bien claro que es la sublimación del auge de la novela negra que habitualmente se experimenta en épocas de crisis… “.”¿Y eso? “.”Sí, hombre, la novela negra, y cuanto más negra mejor, nos habla de que todo podía ser peor, y la novela histórica nos lleva a mejores tiempos pasados para reclamar una identidad que se está perdiendo o que se quiere recrear…Así que si las superponemos  el éxito puede estar garantizado…Y no te digo nada si, además, la edición es voluminosa y sirve de paso, como decía Gracián para hacer pesas en el metro o en el autobús…¡Pura catarsis!”. “Bueno, si por menos se pudiera sacar un buen guión…” añade Patxi que siempre va a lo suyo.

Apuro mi café y levanto la mirada. La Gaviota del Ensanche  nos contempla luminosa desde un balcón de la sede de Euskaltzaindia. Yo creo que nos sigue por delante, como le pasaba  a Peter O´Toole con Peter Sellers en ¿Qué tal Pussycat?