Nos vemos las caras

El dilema es descrito por la RAE como el “argumento formado de dos proposiciones contrarias”. También es el nombre del programa que presenta Juancar Etxeberria en el late time de los miércoles de ETB2, que cada semana analiza cuestiones de actualidad con la profundidad que un programa de televisión permite. El dilema de hoy, después de una primera parte dedicada al debate político, hablará de lo que se le puede pedir a la programación televisiva actual. De metatelevisión, vaya. Para ello cuentan con un grupo de invitados bien variados: José Sanclemente, Mikel Urretabizkaia, Xabier Euzkitze, Mikel Gurpegi, Leire Palacios, Mariola Cubells, Joseba Fiestras… y yo misma. No creo que vayamos a plantear “proposiciones contrarias” entre sí, pero estoy deseando escuchar qué contarán mis compañeros de mesa respecto a un tema que, reconozco, a mí me da bastante que pensar. ¡Ahí les espero!

Actualización: aquí va el enlace al programa completo; entramos en arena a partir del minuto 43… ¡y no nos callan hasta el 120! Fue un placer compartir mesa y minutos -tantos, y tan intensamente aprovechados que se pasaron volando-, con gente tan estupenda. Eskerrik asko guztiei!

Adán y Eva y viceversa

Adán y Eva es, por descontado, uno de los “fenómenos” de la televisión de estos días. Todo el mundo parece estar hablando del programa. Su estreno, el martes pasado, fue el más visto de Cuatro, con casi tres millones de espectadores, y esta semana no se ha desinflado: 13.8% de share y 2.558.000 pares de ojos pendientes no ya tanto de los desnudos como del collar de perlitas cultivadas exhibidas por los participantes.

La premisa del programa es la siguiente: chicos y chicas, a lo Lago Azul, se conocen en una isla y deciden si se gustan, y aparecen ante sus partenaires y ante la cámara completamente desnudos. Porque todo el mundo sabe que la ropa y el peinado condicionan mogollón, y hacen pasar por tarado a una lumbrera y por tronista a un gilipollas.

¿Una vuelta de tuerca a Gran Hermano? Yo más bien sitúa a este tipo de televisión en el saco de “lo hipster” -con perdón-, llevando a mi terreno la definición de “lo hipster” de Víctor Lenore en el libro este del que tanto se habla últimamente. Esa tele que te permite y te acompaña en el camino del escarnio al pelele. En la crítica a su incultura, en el “qué risas” cuando, en virtud de unos criterios de postproducción del programa más que maliciosos, saca el subrayador para disfrute general.

Mujeres y hombres y viceversa se toma muy en serio a sus participantes: lo que dicen, lo que piensan, lo que deciden. Adán y Eva los echa a los leones sin contemplaciones. Como previamente pasaba con Granjero Busca Esposa, Un príncipe para Corina, Quién quiere casarse con mi hijo… todos en Cuatro, todos de la productora Eyeworks. Todos concebidos para que tú te diviertas, te sientas más listo, más sensato, más refinado e irónico. Reconócelo, para que te rías con un pelín de autosuficiencia.

Esta televisión ayuda a perpetuar el elitismo, el consumismo y la desmovilización social. No hay nada menos cohesionador que la práctica del despelleje individual desde el sofá de aquello que no se ajusta a nuestros estándares del buen gusto. No acaba de cuadrarme -¿o sí…?- que la misma cadena que, de puro incendiaria, está haciendo caja hablando de la insoportable corrupción, llevándonos a la cólera por el día, por la noche nos anime a reírnos de esos pobrecitos que, mira qué son tontos, han vendido a precio de saldo salir sin ropa y así-como-sin neuronas que todos les veamos las vergüenzas. Las de espíritu, digo. A las barricadas. Podemos. Pero vístete. Y cállate, por dios.

 

Hacerse la tonta

La última de Mariló ya la conoce todo el mundo. De hecho, las meteduras de pata de la presentadora de La mañana podrían ser, si no lo son ya, una sección propia en cualquier revista de prensa. La de esta vez es particularmente mayúscula: [Enlace roto.]. Podemos ahorrarnos los comentarios. O no: Mariló se lleva 600 euros por mañana de trabajo. Que visto lo visto no son ni muchos, ni pocos, sino todo lo contrario.

Vengo un tiempo sospechando que las “mariloladas” responden a una estrategia. Tanta ligereza, tan poco respeto a la profesión, al guión, al equipo. Al público al que se dirige y que, de algún modo, está llamado a identificarse con ella, con sus intereses y su manera de acercarse a la actualidad. Cuesta pensar que, una vez tras otra, solo sea un “accidente”.

El concepto “reinas de la mañana” está bastante extendido y no se discute que en el duelo entre Ana Rosa y Susanna Griso la tercera en discordia poco o nada tiene que hacer. Sobre todo si ofrece un producto parecido pero en caduco. Y no porque El programa de Ana Rosa, en Telecinco, o Espejo Público, en Antena 3, sean buenos productos. De hecho, ambos son tremendamente frívolos un rato para pasar al sensacionalismo descarnado el siguiente. Hablan de todo y de nada, mezclan tertulias de listos con corrillos de comadres y lo salpimentan todo con publicidad de colchones leída a cámara.

De los dos millones y medio largo de espectadores que cada día encienden la televisión por la mañana, Ana Rosa se lleva casi 600.000, Susanna no llega al medio millón -que por cierto, para ser “reinas”, tampoco son tantos súbditos, ¿no creen?-. Y Mariló, con su receta parecida pero en menos vibrante, más viejuno, sustituyendo la publi de colchones por recetas para moderar el nivel de colesterol y ejercicios para la incontinencia urinaria, se queda en los 300.000. Así que echa sobre sus espaldas toda la labor de promoción informal del programa que presenta. ¿Realmente hablaríamos de La mañana de TVE1 si no fuese por sus salidas de tono? ¿Recuerda usted qué presentadora la ha sustituido -con absoluta dignidad, por otra parte- durante la temporada estival? ¿Verdad que cuesta?

Otra cosa es que las mariloladas estén bien encaminadas. Que quienes la convierten en carne de cañón respondan al target al que su programa se dirige. Que la táctica “yo me hago la tonta y bueno, ya hablarán de mí para destacar lo campechana y espontánea que soy” sea la más adecuada.

En cualquier caso, compruebo sin demasiada sorpresa que a esta estrategia de campechanía y lerdez impostada a partes iguales le salen imitadores, también en TVE1. Roberto Leal y Sandra Daviú, profesionales solventes, eficientes, naturales y competitivos deben haber pensado que, bueno, igual no está del todo mal que hablen de una aunque sea para ponerla verde. Ya verán como ésta no es la última vez que lo hacen.

Todos contra Toñi

Cuando este martes comentábamos en La caja lista el sueldo de Toñi Moreno, presentadora de Entre todos, el prescindible programa de telesolidaridad mal entendida que ocupa las tardes de TVE1 desde el verano, no esperaba yo que a lo largo de la semana la ínclita fuese a convertirse en el dardo de tantas flechas envenenadas.

Primero, por lo que cobra: según un informe interno, se levanta 1.400 euros por programa. Este cálculo lo ha hecho El Confidencial, y el dato parece extravagante. Pero al juzgarlo recuerden que hay que tener en cuenta el coste de oportunidad, el valor de mercado, la exposición pública al escarnio, y que la vida laboral de una presentadora no es la de una dependienta. Quien da la cara se come el marrón… y la semana sólo me ha dado la razón.

No negaré que hay coplas que se pueden aplicar a la dicharachera presentadora, que probablemente ese sueldo no sea ni ético ni estético, y que responde a una política de externalización de contenidos en RTVE de la que no es sólo ella quien sale beneficiada. Pero no es un crimen, ni un robo ni una ilegalidad. Quienes afirman que más valdría si Entre todos no se hiciera y su coste -más de 3 millones y medio por temporada- se dedicara a la ayuda social, olvidan que de ese modo no existiría un programa que, además de ser bastante barato en términos relativos -30.000 euros por programa-, rellena más de la mitad de la franja de tarde de TVE. Y que su presentadora suda la camiseta día tras día.

Pero hete aquí que el martes una invitada deslizó ante las cámaras que se había separado de su pareja porque había sufrido malos tratos. Y Toñi Moreno, a quien no le constaba ese dato en el historial, se vio descolocada y quiso pasar palabra. Probablemente pensando en la presunción de inocencia soltó la ya famosa frase de que “cuando pasan cosas como esas, o se denuncia o se calla una para toda la vida”. Error. Pero no terrorismo de género. Ni incitación a la violencia en el hogar. Ni misoginia. Ni un canto al silencio resignado. Más bien un intento por no entrar en un jardín del que es difícil de salir en directo y sin anestesia. Porque por supuesto que el maltrato es inaceptable bajo cualquier punto de vista. Pero también es importante la presunción de inocencia, más aún cuando un anuncio de ese tipo se hace ante una cámara.

¿Que la presentadora midió mal, que metió la pata hasta el fondo? Seguro. ¿Que sus palabras requerían rectificación? Aquí la tienen, junto al [Enlace roto.]. Lo que realmente debería escocer de Entre todos es que esa solidaridad malentendida que exalta y promueve, en realidad, naturaliza la caridad como una herramienta para solventar las injusticias sociales. Como una vía para aliviar la sensación de precariedad de las clases bajas y medias que rompen su hucha porque “mañana podría pasarme a mí”.

La verdadera crítica que hay que hacer a Entre todos es que asume que estamos al albur de un estado del bienestar cada vez más débil, en el que por lo menos, como espectadores, aún nos queda margen para decidir quién nos da más pena: el rumano -que rebusca en la basura como forma de subsistencia, pero nunca acudirá a ese plató-, o la madre de familia con problemas con los que, con estos sí, sí nos podemos identificar. Eso, que está en el ADN del programa, y no un comentario superdesafortunado pero anecdótico, es lo que habría que cuestionar.

Por cierto, ¿recuerdan la “revolucionaria” Operación Palace comandada por Évole en laSexta? De su éxito también hablamos en La caja lista -largo y tendido-, pero pasada casi una semana de la emisión, también es un buen termómetro para medir en qué quedan los hitos y los escándalos televisivos al cabo de un par de días. Si te gustaba Évole la bufonada ya te dará igual; si no te gustaba, te has guardado un argumento más para justificar por qué.

U2 vs. María José

El mítico Jay Leno, presentador del programa nocturno Tonight Show de la NBC estadounidense durante más de 20 años, se retiraba la semana pasada. Su lugar lo ocupa Jimmy Fallon, otro de esos frontmen que enlazan con una tradición legendaria de estrellas que aspiran a mantenerse en el candelero mes tras mes tras mes tras mes. Ser una referencia, entrar en millones de hogares, reinterpretar la actualidad en clave humorística, aupar o descabalgar artistas, contribuir a la promoción de músicos y políticos… y de vez en cuando incluso trascender las fronteras estadounidenses. De hecho, fue Fallon quien puso a bailar a Michelle Obama hará cosa de un año. La batalla de la Primera Dama contra la obesidad infantil dio la vuelta al mundo, y el nombre del programa en el que intervino sin complejos, también.

Sería facilón establecer comparaciones entre los lates shows estadounidenses y los que conocemos por aquí sin tener en cuenta las muchas diferencias que existen entre los ecosistemas televisivos de los que forman parte. Sus públicos potenciales son completamente diferentes: 315 millones de espectadores estadounidenses frente a los 47 millones de televidentes a los que puede acceder un programa estatal. O el millón aproximado de vascoparlantes al que en el mejor de sus sueños podría acceder una producción de ETB1. Los horarios de emisión también lo son: el concepto de late se traduce para América en las 11 de la noche, como muy tarde; el programa de Buenafuente no empieza hasta que usted y yo nos caemos de sueño. Frente a programas destinados a la supuesta clase media americana, sus equivalentes españoles no pueden aspirar más que a minorías insomnes y con pretensión -y mil matices- sibarita.

También es distinta la escala de los entrevistables. En una relación simbiótica, el interés por aparecer en los grandes shows estadounidenses de figuras de diversos ámbitos pero trascendencia planetaria es evidente. Para la primera semana de Jimmy Fallon al frente de Tonight Show se anuncian los nombres de Justin Timberlake, Lady Gaga, Emma Thompson o Michelle Obama de nuevo. En su estreno le acompañaron los miembros de U2, que regalaron en forma de -mutua- promoción una versión acústica de Ordinary Love que fue inmediatamente subida a Facebook donde, en una hora fue compartida por 9.000 usuarios, recibió más 1.400 comentarios y 41.500 likes.

Como comentábamos esta semana en La caja lista, de Radio Euskadi, es probable que el invitado que más ruido haya metido en lo que lleva el En el aire de Buenafuente en laSexta sea Paquirrín. Ese es el nivel. Y si ampliamos el foco y, aceptando pulpo como animal de compañía, buscamos equivalencias entre los shows estadounidenses y El hormiguero de Pablo Motos, quizá aún no se hayan enterado de que el pelotazo de ayer tuvo nombre de mujer: Maria José. Campanario. Toda toda toda.