Abierta la temporada de hongos en el País Vasco: consejos y precauciones

Estamos viviendo una auténtica explosión de hongos en el País Vasco. Las ultimas lluvias caídas en nuestro territorios han ayudado a que en el fondo de nuestros maravillosos bosques broten los primeros hongos. Dicho fruto necesita como mínimo una cantidad de 90 litros de agua caída sobre la tierra para humedecerla de tal forma que haga brotar el fruto de Otoño. Nada mejor que degustar este producto de temporada en sus diversas formas de preparación (salteados, revueltos, a la brasa, en forma de carpaccio regados con un buen aceite de oliva virgen extra, etc), pero antes unas pequeñas consideraciones.

Dentro de la especie de los Boletus, que incluye más de 100 diferentes subespecies, encontramos el más apreciado por nosotros: el edulis, aereus, ponicola y el reticulatus, que la corteza de su piel simula la piel de un reptil. Cada uno de ellos tiene unas características y sabor diferentes. El Edulis es uno de los más utilizados en cocina gracias a su sabor y aroma. El Aereus por su parte, es el más propenso a contener parásitos pero posee la carne más dulce de todas. El Pinícola, sin embargo, es el menos aromático pero a la hora de preparar y comerlo, es el más consistente y mejor textura posee. Por último, el Reticulatus, también es muy propenso a los parásitos pero su carne iguala al sabor de la edulis.

Si os animáis a ir en busca de hongos, es necesario tener en cuenta varias consideraciones. No todos los hongos son comestibles y algunos incluso son perjudiciales para la salud. Nunca, repito, nunca cojaís un hongo si no estaís totalmente seguro de su especie. A la hora de recogerlos, el punto optimo es cuando el hongo aún no está abierto por completo. De esta forma, cuando lo preparemos tendremos la mejor textura y sabor posibles, aunque también es cierto que para conseguir un hongo en su máximo apogeo de aroma y sabor es cuando el fruto está maduro por completo. Esto quiere decir: abierto y con su “esponja” verde oscura.

Una vez estemos seguros de la especie y decidamos recogerlo, tenemos que tener especial cuidado en no arrancarlo sino cortarlo por su base para no dañar el micelio que se encuentra bajo tierra. Solo queremos recoger el fruto, de esta forma el micelio seguirá vivo y proporcionándonos frutos (hongos) en próximas temporadas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>