Receta de Santo Tomas: Talos con Chorizo

Es el pan de nuestros antepasados y de nuestros caseríos. El talo es un sencillo pan tradicional vasco a base de harina de maíz, agua y sal mezclados en su justa medida. Amasando se consigue que adquiera una consistencia blanda para después ser estirado y moldeado en forma redonda. La tradición, que pocos siguen, es cocerlo sobre una chapa a fuego vivo. En si, era uno de los principales sustentos alimentarios de la época, sobre todo en invierno, cuando se acompañaba con chorizo, morcilla o panceta, entre otros. Hoy en día, es el perfecto sustituto para los celiacos, ya que la harina de maíz carece de gluten.

Esta tarde en el mercado de Santo Tomas, encontramos un agradable puesto de talos con chorizo cocido en sidra. Acompañado de un buen vaso de txakoli, el dueño tuvo la amabilidad de explicarnos el proceso de elaboración.

Ingredientes:

  • 350 gr. harina de maíz
  • 250 ml. agua
  • 1 cucharadita de sal
  • 4 chorizos
  • 500 ml. sidra

Elaboración:

Para hacer los chorizos:
Ponemos los choricillos en un cazo junto con la sidra y dejamos cocer a fuego lento. Una vez que el chorizo se ablanda, lo retiramos del fuego y dejamos reposar en un plato.

Para hacer los talos:
Echamos el agua en un cazo y la ponemos al fuego hasta templarla a unos 45 grados. Seguidamente añadimos la harina de maíz y la sal, removiendo hasta homogeneizar la mezcla acodándonos con una cuchara de palo. Una vez terminada la mezcla, la dejamos reposar unos minutos. Mientras vamos preparando la mesa, donde espolvorearemos harina de maíz con el fin de que no se pegue la masa a la hora de trabajar. La pasamos a una mesa, donde comenzamos amasando hasta que quede compacta. Dividiremos la misma en cuatro trozos para realizar formas aplastadas y circulares. Con ayuda de un cuchillo las despegamos de la mesa.

Ponemos sobre una plancha normal o una sartén caliente, aunque si disponemos de una plancha tradicional mucho mejor, y dejamos que se dore un poco por las dos partes. Una vez terminado, disponemos los chorizos en cada uno de los talos.

Receta: Trufas de Chocolate Caseras

Las trufas, en especial las caseras, tienen una elaboración muy sencilla y apetecible para estos tiempos navideños. Sabrosas y fáciles de hacer, el secreto de este postre procedente de Bélgica se basa en una mezcla de chocolate y mantecas. Por eso, el sabor final dependerá mucho del tipo y calidad de chocolates o cacaos que usemos en su elaboración. Partiendo de una receta base, siempre podemos aderezarlas con frutos secos y licores, dependiendo del sabor final que queramos obtener. Por ejemplo, añadirle avellanas, un chorro de licor Frangelico o Kahlua, unas cucharadas de café soluble, etc. Un bocado muy sabroso, fácil de hacer en grandes cantidades y estupendo para que nos ayuden los pequeños de la casa.

Ingredientes:
Para las trufas negras

  • 300ml. de nata
  • 500gr. de cobertura negra
  • 50gr. de mantequilla
  • Caco en polvo

Para las trufas blancas

  • 300gr. de cobertura de chocolate blanco
  • 100ml. de nata
  • 10gr. de jarabe de glucosa
  • Azúcar glas

Elaboración:

Para las trufas negras:
Calentamos la nata junto a la mantequilla hasta que este bastante caliente. La añadimos sobre la cobertura de chocolate negro y dejamos reposar 5 min para que se derrita. Transcurrido el tiempo, removemos y unificamos la mezcla hasta obtener una masa consistente de color marrón. Extendemos la mezcla en una bandeja y enfriamos en nevera. Una vez solido, cortamos pequeños trozos que moldearemos con los dedos para darles una forma redondeada y los pasamos por caco en polvo. Una vez terminado, conservamos en lugar seco y fresco.

Para las trufas blancas:
Calentamos la nata y la glucosa. Una vez calientes, las añadimos sobre la cobertura de chocolate blanco y dejamos reposar 5 min para que se derrita. Transcurrido el tiempo, removemos y unificamos la mezcla.Extendemos la mezcla en una bandeja y enfriamos en nevera. Una vez solido cortamos pequeños trozos rectangulares y los pasamos por azúcar glas. Conservamos en lugar seco y fresco.

Nuestro txoko virtual

Recuerdo desde muy pequeñito la emoción y la intranquilidad cada vez que aita decía “el sábado toca txoko. Creo que todo comenzó ahí. Cada vez que me venía a la mente una cocina mi mente la asociaba con un día divertido, siempre diferente, pasándolo bien con los amigos y familia. No recuerdo uno de mis cumpleaños sin celebrarlo en tan acogedor y amistoso lugar. Los olores de las ollas cociendo, el txispiteo de las carnes en los hornos y esas cucharadas siempre diferentes que me daban para probar, como si entendiera de gastronomia por aquella época. Solo existía la opcion de saber si la comida era estupenda o grandiosa, porque nunca encontré nada de comer que no gustase. Quizás toda esta sobresaturación de gastronomía desde la infancia hizo el pasión por la cocina una de mis metas.

Gure Txoko Deia

Escoger unas hortalizas, unos trozos de carnes y dar rienda suelta a la imaginación. Cortar cocer, asar, saltear, guisar; mil formas de transformar un mismo producto en texturas y sabores diferentes. Es como un viaje inesperado al que te lanzas sin saber donde terminaras durmiendo o que nueva sorpresa te deparara la vuelta de la esquina. Así veo la cocina: como un inesperado viaje en el que cada día descubres cosas nuevas y aprendes de tus pasos (buenos o fallidos) y de los que caminaron antes que uno mismo por esa misma senda. Por todo esto Gure Txoko es un lugar de encuentro para compartir con todos vosotros unos ratos de diversión y conocimientos de gastronomía vasca, tradicional, “de txokos” y sociedades. Sin olvidarnos, por supuesto de la cocina que viene y las nuevas tendencias.

Desde los fogones del restaurante Akebaso mostrando recetas, pensamientos e inquietudes culinarias. Nos ponemos ya manos a la masa…. en este nuestro txoko, una sociedad gastronómica virtual en la que como su nombre indica nos reuniremos todas las semanas para cocinar.