Cocinando en Nueva York en el Bar Basque

Quien no ha soñado con ir a New York, descubrir por uno mismo las calles perfectamente numeradas, así como sus largas avenidas, edificios colosales que parecen nunca acabar , ambientes, olores y como no, los sabores de esa gran manzana llamada Manhattan que tantas veces hemos visto por la tele y películas.

Una ciudad de contrastes, multirracial, rica en cultura y como no podía ser menos, con una gastronomía muy diversa , en la que se mezcla lo latino, asiático, mediterráneo, afroamericano, árabe… para crear una rica oferta gastronómica en la que todos los gustos se ven satisfechos, desde estrellas Michelin hasta el carrito de perritos calientes que hay en cada esquina y, por qué no, de vez en cuando es maravilloso para matar el hambre sin parar el ritmo frenético en el que te envuelve la ciudad.

Javi en el Bar Basque

Nosotros la hemos conocido, desde sus entrañas, desde ese corazón gastronómico que son sus cocinas, sus fogones, dando de comer a sus habitantes, deleitándonos de sus magníficos productos y transformándolos en esta cocina que sabemos hacer, una cocina bizkaina con todos sus matices, de la mano del restaurante Etxanobe y su chef Fernando Canales. Una semana plagada de anécdotas y estímulos en la que hemos mostrado nuestra cocina al publico más exigente de la gran manzana, desde el Bar Basque, restaurante situado en el interior del hotel Eventi, en la sexta avenida con la 28th, en el corazón de la ciudad, y en conjunto con la diputación de Bizkaia, intentamos sorprender a su público con un resultado, y está mal que yo lo diga, más que positivo.

En la próxima entrada os hablaré sobre los platos que realizamos y las experiencias gastronómicas que vivimos allí. Un viaje para recordar y aprender.

Receta: Alcachofas Salteadas con Cremoso de Foie

Receta Alcachofas Salteadas

Hoy en dia se ha puesto muy de moda cocinar con flores. Cualquier cocinero que se precie incluye alguna flor en sus platos; desde pensamientos, rosas, claveles, caléndulas, romero, petunias, violas, etc. Nosotros hemos escogido la mejor flor comestible que tenemos en nuestros mercados la alcachofa.

Una flor que llevamos comiéndola desde tiempos inmemoriales, con un tacto aterciopelado en el paladar, de sabor dulce y amargo a la vez. Hace que nuestras papilas gustativas te pidan más y más. Un autentico bocado de dioses el cual no podemos despreciar por no ser la flor mas bella del jardín, pero es la flor mas bella del invierno.

Ingredientes: (Para 4 personas)

  • 12 alcachofas
  • Sal

Para el cremoso de foie:

  • Cebolla
  • 200 gr. de foie fresco
  • pimienta
  • Vino dulce
  • Nata liquida

Para la salsa romesco:

  • 12 almendras tostadas.
  • 10 avellanas
  • 1 cabeza de ajo
  • 3 pimientos choriceros o ñoras
  • 2 tomates maduros.
  • 1 vaso de aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
  • 1/2 vaso de vinagre
  • 1 rebanada de pan frita

Elaboración:

Para el cremoso de foie:
Ponemos a calentar una sartén al fuego, una vez caliente ponemos la cebolla en cuadrados de 1 centímetro junto con un poco de aceite hasta que esté bien pochada, seguidamente añadimos el foie fresco partido en tacos y dejamos hacer, desglasamos con un chorrito de vino dulce y ponemos a punto de sal y pimienta, dejamos reducir y añadimos un chorrito de nata. Trituramos en la túrmix y reservamos en la nevera para que solidifique.

Para las alcachofas:
Limpiaremos las alcachofas de su tallo y de las hojas exteriores ayudándonos de una puntilla, ya que resultarían duras a la hora de consumir. Una vez limpia, cortaremos la punta de las hojas restantes, dejando de esta manera el corazón de la alcachofa. Seguidamente y ayudándonos de un cuchillo, rasuraremos el interior si tuviera pelusa. De esta manera obtendremos una alcachofa limpia y tierna.

Cortamos los corazones en cuartos y los ponemos en un bol con unas gotitas de aceite y sal. Tapamos herméticamente con papel transparente de cocina y metemos en el microondas a potencia máxima por espacio de 8 min. Una vez cocidas, las salteamos en una sartén a fuego máximo hasta que toman color dorado. Reservamos.

Para la salsa romesco:
Primero ponemos a asar en el horno los ajos, los pimientos choriceros y los tomates. Una vez asado, lo pelamos y lo machacamos ayudándonos de un mortero junto con las almendras, las avellanas y el pan frito, una vez fino le añadimos el vinagre y el aceite a hilo hasta conseguir que emulsione la salsa como si de una mayonesa se tratase. Ponemos a punto de sal y pimienta.

Emplatado:
En un plato llano colocamos una tira de salsa romesco, sobre ella colocamos las alcachofas salteadas y junto a ellas colocamos una quenefa del cremoso de foie.

Nuestro txoko virtual

Recuerdo desde muy pequeñito la emoción y la intranquilidad cada vez que aita decía “el sábado toca txoko. Creo que todo comenzó ahí. Cada vez que me venía a la mente una cocina mi mente la asociaba con un día divertido, siempre diferente, pasándolo bien con los amigos y familia. No recuerdo uno de mis cumpleaños sin celebrarlo en tan acogedor y amistoso lugar. Los olores de las ollas cociendo, el txispiteo de las carnes en los hornos y esas cucharadas siempre diferentes que me daban para probar, como si entendiera de gastronomia por aquella época. Solo existía la opcion de saber si la comida era estupenda o grandiosa, porque nunca encontré nada de comer que no gustase. Quizás toda esta sobresaturación de gastronomía desde la infancia hizo el pasión por la cocina una de mis metas.

Gure Txoko Deia

Escoger unas hortalizas, unos trozos de carnes y dar rienda suelta a la imaginación. Cortar cocer, asar, saltear, guisar; mil formas de transformar un mismo producto en texturas y sabores diferentes. Es como un viaje inesperado al que te lanzas sin saber donde terminaras durmiendo o que nueva sorpresa te deparara la vuelta de la esquina. Así veo la cocina: como un inesperado viaje en el que cada día descubres cosas nuevas y aprendes de tus pasos (buenos o fallidos) y de los que caminaron antes que uno mismo por esa misma senda. Por todo esto Gure Txoko es un lugar de encuentro para compartir con todos vosotros unos ratos de diversión y conocimientos de gastronomía vasca, tradicional, “de txokos” y sociedades. Sin olvidarnos, por supuesto de la cocina que viene y las nuevas tendencias.

Desde los fogones del restaurante Akebaso mostrando recetas, pensamientos e inquietudes culinarias. Nos ponemos ya manos a la masa…. en este nuestro txoko, una sociedad gastronómica virtual en la que como su nombre indica nos reuniremos todas las semanas para cocinar.