Receta: Tartar de navajas

Las navajas quizás sean uno de los moluscos que menos se utilizan en la cocina de los hogares bizkainos. Que no os dejen intimidar su tamaño o forma, si se prepara de forma adecuada tiene un sabor exquisito digno de cualquier banquete real. Os recomiendo una receta muy sencilla capaz de cautivar a cualquier tipo de comensal: tartar de navajas sobre lámina de calabacín. ¡Empezamos!

Imagen de previsualización de YouTube

Ingredientes (para 4 personas)

  • 24 navajas
  • 1/2 calabacín
  • Tomillo limonero
  • Perejil
  • Tomate seco
  • Naranja
  • Puerro

Elaboración
Comenzamos escaldando las navajas en agua hirviendo con sal por espacio de 10 segundos. Una vez transcurrido el tiempo las extraemos de su concha, las limpiamos de sus visceras y nos quedamos con la parte más blanca, la cual trocearemos y reservamos. En el mismo agua de escaldar las navajas, haremos lo mismo con unas navajas de puerro y unas láminas de calabacín. Reservamos. Picamos el tomillo limonero, el tomate seco y lo mezclamos con las navajas y unas gotas de zumo de naranja. Añadimos el puerro escaldado y aliñamos con aceite de oliva y unas gotas de zumo de limon.

Emplatamos en un plato llano, colocando una lámina escaldada de calabacín y sobre ella el tartar de najava. Rociamos el conjunto con un aceite de oliva virgen extra.

Receta: Arroz cremoso con percebes

Después de un pequeño paron en el blog debido a la reapertura del nuevo Tamarises, vuelvo a estar con vosotros. Han sido muchos meses de frenética actividad para que todo salga a la perfección pero por fin encuentro un pequeño espacio a la semana para intentar acercar algunas de mis receta de cocina favoritas en vídeo. Esta semana os traigo un arroz con un toque muy marino: risotto de percebes con un pure de algas. Una forma diferente de sorprender en la cocina a nuestros comensales. ¡Empezamos!

Imagen de previsualización de YouTube

Ingredientes (4 personas):

  • 100 gramos de percebes
  • Un manojo de ramallo de mar (algas)
  • 100 gramos de chirlas
  • 200 gramos de arroz cocido
  • Aceite de Oliva
  • Alioli de Miel (3/4 de alioli, 1/4 de miel)

Elaboración
Comenzamos cociendo el percebe en un agua hirviendo durante 30 segundos, reservamos. En el mismo agua escaldamos las algas por espacio de 15 segundos. Limpiamos el percebe y partimos en trozos pequeños. Seguidamente trituramos las algas con un poco de su agua de cocción con ayuda de una batidora, hasta conseguir una crema fina con un color verde intenso.
En una sartén, con un chorro de aceite, abrimos las chirlas, añadimos el percebe troceado, el arroz (previamente cocido) y lo ligamos todo con la crema de algas hasta conseguirla textura deseada. Empletamos en un plato hondo y añadimos como acompañamiento una quenefa de alioli de miel.

El nuevo Mercado de la Ribera

Imagen de previsualización de YouTube

La Ribera, uno de los únicos buques que nos quedan en Bilbao, se encuentra a pocos metros de la ría del Nervión, situándose en la parte derecha de la noble villa. Ha cambiado desde que se construyo allá por el siglo XIV hasta ahora, año 2011. Antiguamente estaba situada junto a la vieja casa consistorial de Bilbao cuando ahora tiene como compañera de fatigas a la emblemática Iglesia de San Antón.

Motor de los alimentos en tiempos cuando las amamas pasaban con las cestas de mimbre en sus cabezas vendiendo pescado, legumbres, verduras a los nobles de la villa. Desde Bilbao a Santurce, pasando por tantos recónditos lugares mientras los hombres trabajaban en las tierras o barcos, ellas movían el mercado como si de su casa se tratase, allí llevaban a sus hijas para que aprendiesen el oficio, duro y no valorado.

Como han cambiado estas costumbres, en el restaurado mercado todo reluce con aire fresco, donde los bilbaínos acudimos solos o acompañados, manteniendo esas maravillosas costumbres de llevar a nuestros hijos y asi abastecer nuestras casas con los productos que nos da nuestra preciosa tierra, nuestro magnifico mar cantábrico.

Tras vivir la inauguración del nuevo mercado todo son habladurías, esto aquí no estaba, me gustaba más antes, etc. No sé si nos adaptaremos ya que como dicen muchas lenguas los Bilbaínos somos muy tozudos y de costumbres, pero al igual que todos nos adaptamos a tener de nuevo vías por la calles, edificios de titanio retorcido y torres colosales, seguro que aprenderemos a amar a este renovado mercado como queríamos al de antes.