Combatiendo en el límite: La resistencia vasca en el frente de Las Encartaciones (1937)

Tras la caída de Bilbao, los gudaris protagonizaron un último e intenso esfuerzo por contener a las tropas fascistas

Un reportaje de Aitor Miñambres

Gudaris en el frente. A la derecha, el baracaldés José Uriarte. Foto: Aitor Miñambres
Gudaris en el frente. A la derecha, el baracaldés José Uriarte. Foto: Aitor Miñambres

POR estas fechas se cumplen 80 años de la ofensiva que llevó al general Franco a la conquista de Bilbao. No cabe duda de que fue una campaña de desgaste y feroz resistencia de casi tres meses, en la que los defensores fueron arrollados por la superioridad de los atacantes, aunque de manera más lenta de la esperada por el propio general Mola, que no alcanzó a vivir lo suficiente como para disfrutar de los laureles del triunfo sobre la villa. Caída esta, el 19 de junio de 1937, tendemos a pensar que ahí se acabó la guerra en el frente vasco pero, sin embargo, la lucha y resistencia en Bizkaia se prolongó por más de dos meses en el escenario de Las Encartaciones. Allí las fuerzas vascas intentaron incluso reconquistar parte del territorio leal perdido, cediendo finalmente las posiciones conservadas con tanto sacrificio, cuando estaban casi cercadas, ya que a cien kilómetros a sus espaldas Santander se perdía.

La caída de Bilbao supuso un colapso organizativo en la administración vasca y en su ejército, como no podía ser menos. El Gobierno de Euzkadi, con el lehendakari Aguirre a la cabeza, procuró continuar su actividad en Turtzioz. Uno de los grandes asuntos que atender era el éxodo de unos 150.000 civiles que, hostigados por la aviación enemiga, huían de la guerra envueltos en penurias, hambre y falta de alojamiento. Por su parte, el ejército vasco tenía orden de retirarse escalonadamente a las distintas líneas de contención establecidas por su mando, hasta atrincherarse definitivamente en una línea estable de defensa. Esto lo sabía su enemigo, el ejército franquista, por lo que era de vital importancia para éste explotar la victoria, aprovechar la inercia de su triunfo sobre Bilbao, perseguir a los defensores vascos, impedirles organizarse y no darles tregua hasta alcanzar sus objetivos en Las Encartaciones.

Las fuerzas vascas, después de tres meses de combate sin cuartel, se encontraban en su punto más bajo, necesitando descanso y reorganización. A esto se añadía la desmoralización por la pérdida de Bilbao, así como la falta de confianza en el Gobierno de la República, del que se sentían un tanto abandonadas, especialmente en lo que a cobertura aérea se refería. Además, para muchos gudaris, la opción de continuar la guerra fuera del País Vasco, en ambiente hostil, no era algo deseable. En su conjunto, este ejército se había visto mermado en los últimos meses por las muertes, bajas, capturas y deserciones de última hora. Su general, Mariano Gámir Ulibarri, se mantenía en su puesto, pero la mayor parte de su Estado Mayor había desaparecido junto con importantes responsables del Ejército, la Policía, la Marina y la Sanidad, quedando paradójicamente en servicio el Jefe de Estado Mayor, comandante Lamas, militar realmente partidario del enemigo.

Así, se estableció una línea de contención y primera defensa en la margen izquierda del Cadagua, que fue forzada por los franquistas el 21 de junio de 1937, lo que acarreó la pérdida de la zona fabril del Nervión, así como de la zona minera colindante, entre esa fecha y el 25 de junio: Barakaldo, Sestao, Portugalete, Santurtzi, Trapagaran, Ortuella, Abanto y Zierbena. En esta área se quería impedir que los rebeldes se hicieran con los medios de producción existentes y, si bien en un principio las acciones se debían limitar a inutilizar los puntos vitales de las factorías, las órdenes consiguientes del gobierno de Valencia fueron encaminadas a su destrucción absoluta, aunque finalmente la industria del enclave quedó intacta por la firmeza del batallón nacionalista Gordexola en evitar las voladuras. En este contexto, tanto este batallón como otros afines se entregaron en la zona de Barakaldo, sin atender la orden de retirada. Para que esta actitud no se extendiese, a requerimiento de Juan de Ajuriagerra, se reunieron el 22 de junio en Abellaneda las autoridades del PNV y los comandantes de sus milicias (Euzko Gudarostea) con la consigna de permanecer unidos y seguir adelante en la lucha.

Resistencia creciente Entre tanto y durante esa semana, las Brigadas de Navarra del general Dávila continuaron su avance por otros puntos de Las Encartaciones: recorriendo el valle del Cadagua y ocupando Alonsotegi y Sodupe (Güeñes); alcanzando las alturas de Triano sobre Galdames y tomando esta población y su entorno; y avanzando desde el sur a través de los picos y las poblaciones de Gordexola. Tanto en la zona fabril como en la minera, la resistencia de los defensores fue creciendo a lo largo de los días: el 21 de junio en Santa Águeda (Barakaldo); el 22 en el monte Ganeran (821 m) (Galdames); los 22 y 23 en Idubaltza (691 m) y Beraskola (671 m) (Gordexola); los 23 y 24 en Mondona (Güeñes); el 24 en La Cuesta (Zierbena) y en Gallarta (Abanto); y el 25 en Galdames, en Güeñes y en el monte Carobo (565 m) (Gordexola). En su avance, los franquistas rebasaron el Cinturón de Hierro en sus sectores occidentales, desde dentro hacia fuera, circunstancia en la que la famosa línea ya no tenía ninguna posibilidad defensiva.

El 25 de junio, el general Gámir tomaba el mando de todas las fuerzas republicanas del Norte y el cuerpo del ejército vasco pasaba a ser comandado por el coronel Vidal, quien recibió refuerzos asturianos y santanderinos y fijó una nueva línea de defensa. Ésta transcurría a lo largo del río Barbadun hasta Mercadillo (Sopuerta), siguiendo por el Pico Ubieta (632 m) hasta Güeñes y, de ahí, por el eje de la carretera, hasta Balmaseda. El trazado quedaba dividido en tres sectores, defendidos por las divisiones provisionales A, B y C. Esta nueva línea fue forzada el día 27 de junio, en su parte sur, lo que supuso la caída de Güeñes y Aranguren (Zalla) aunque todos los esfuerzos por progresar fueron muy lentos para los franquistas ya que la resistencia vasco-republicana iba progresivamente fortaleciéndose, con enconamientos en Mendieta y en Bolunburu (Zalla) el mismo día 27 y más al sur en Artziniega por donde la V Brigada de Navarra pretendía acercarse a Balmaseda. Así, el día 28, la presión sobre la línea de defensa era generalizada, con contraataques en el monte La Cruz (625 m) y ocupación del Pico Ubieta y monte Artegui (637 m) sobre la carretera Mercadillo-Abellaneda, ahora a merced de los rebeldes. Más al sur, se cerraba el cerco sobre Balmaseda con contraataques para evitarlo, en el barrio de Angostura. En consecuencia, el 29 de junio, fiesta de San Pedro, caía Balmaseda y sus alturas circundantes y, más al norte, toda la línea Zalla-Otxaran-Abellaneda-Mercadillo-Arenao. En las fechas sucesivas, no sin fuerte resistencia, se perdieron las posiciones del monte Mello (633 m) en Montellano (Galdames), lo que permitió al contingente italiano ocupar Muskiz e intentar avanzar hacia Ontón donde fueron duramente contraatacados por las fuerzas vascas. Por último, el día 5 los rebeldes tomaron el monte Castro Alén (804 m), donde de nada sirvieron los sucesivos contraataques gubernamentales para su recuperación. A partir de esa fecha, los franquistas decidieron atacar Santander por el sur de esta provincia, por ser la ruta menos accidentada. Esta fase se vio retrasada por la ofensiva republicana en Brunete (Madrid) y que se prolongó desde el 6 al 25 de julio de 1937. De esta manera, el frente vasco quedó nuevamente estabilizado siguiendo la línea Saltacaballo-Otañes-Ventoso (731 m)-Betaio (749 m)-Mina Federico frente a Castro Alén-Traslaviña frente a Queli (460 m)-Pico Miguel (526 m) frente a la Garbea (718 m)-Burgueno (1.043 m) frente a Kolitza (883 m).

Reorganización En otro orden, las fuerzas vascas aprovecharon para su reorganización como Cuerpo de Ejército Nº 1 del Ejército Popular Republicano del Norte, constituyéndose en base a cuatro divisiones de tres brigadas cada una, estando formada cada brigada por tres batallones. El frente occidental cántabro quedó cubierto por una de las brigadas y el frente encartado por otra. Las dos restantes pasaron a formar parte de la reserva, una a disposición del Ejército del Norte y otra para el cuerpo de ejército vasco. Desde el día 30 de junio, el Gobierno de Euzkadi se había visto obligado a abandonar su territorio, tras liberar a los presos franquistas que aún quedaban en su jurisdicción, declarando el lehendakari Agirre al mundo, en su célebre Manifiesto de Trucios, los atropellos que sufría el pueblo vasco.

La llegada del frente estable no supuso la inacción para las fuerzas vascas que, ya reorganizadas, contraatacaron contundentemente sobre los puntos más estratégicos del enemigo, verdaderos espolones rebeldes asomados a las posiciones republicanas: Casto Alén al norte y Kolitza al sur. Así, Castro Alén fue contraatacado el 6 de julio, día posterior a su pérdida, aunque el ataque más potente para su recuperación, empleando incluso aviación, tuvo lugar el día 12 desde Mina Federico, mas sin éxito. También la misma posición fue atacada el 27, aunque en esta ocasión se trató de una maniobra de acompañamiento al ataque principal que se produjo sobre Kolitza. En este último monte, las fuerzas vasco-republicanas también lanzaron varios ataques: uno el día 8 de julio y los otros, en el marco de una operación en toda regla, entre los días 27 y 29 de julio. El objetivo, ambicioso, señalaba alcanzar la Garbea y amenazar desde esa posición la posesión franquista de Balmaseda. Para ello, se empleó la II División vasca asignando a sus brigadas los correspondientes objetivos: a la 12ª tomar la ermita de San Sebastián y San Roque, a la 6ª alcanzar la Garbea y a la 9ª permanecer en reserva. Así la operación contó con abundante apoyo artillero y aéreo, pese a lo cual, ninguno de los ataques masivos de los días 27 y 29 alcanzó sus objetivos, estrellándose frente a las trincheras, ametralladoras y alambradas enemigas.

Posteriormente, el frente volvió a su calma. Así, llegó el 14 de agosto de 1937 y los franquistas rompieron el frente montañés por el sur, forzando las defensas republicanas en el Puerto de El Escudo y avanzando vertiginosamente hacia Santander, tras embolsar y capturar a 22 batallones cántabros. Con la provincia ya partida en dos y a punto de alcanzar el enemigo la carretera de Torrelavega, las unidades vascas recibieron orden de retirarse de sus posiciones orientales, lo que se inició el 22 de agosto, tras lo cual los franquistas a partir del día 23 fueron ocupando sin riesgo Traslaviña (Artzentales) y Turtzioz y, tras tomar Villaverde, se hicieron con los pueblos del valle de Karrantza y, finalmente, con Lanestosa el 24 de agosto. Para esa fecha, Santander ya se encontraba cercada y, al siguiente día, 25, los santanderinos negociaban con los franquistas la rendición de la plaza, donde entraron oficialmente el 26. A la vez, los combatientes vascos se entregaban en Santoña y Laredo, en virtud del malogrado pacto, o bien caían prisioneros en la capital de La Montaña por no existir salida hacia Asturias. Esos fueron los últimos días de Bizkaia en la Euzkadi autónoma y ese fue su último frente de guerra, recordado ahora que se cumplen 80 años de la tragedia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*