El mejor comodín

 

 

 

El chino es uno de los pantalones por excelencia. El punto intermedio entre el espíritu casual de un vaquero y la solemnidad de un pantalón de vestir. Perfecto comodín que muta en función de las prendas que le combinemos, es la apuesta segura para este otoño.

 

Las últimas colecciones nos han dejado una paleta de tonos casi interminables: verdes, azules, mandarina, granates, naranjas, teja, grises, negros y los ineludibles marino y beige. Todos ellos con la misma estructura (te los recomendamos estrechos y ligeramente remangados) y una versatilidad que les permite llevarse bien con todo tipo de calzado. Del blucher más trendy a la bota biker más salvaje.

 

 

  • Para trabajar: americana y una camisa con cierta personalidad y en contraste se nos antojan una buena forma de mantener un estilismo formal sin llegar a la sastrería. Perfecto equilibrio entre una imagen cuidada sin el extra (que a veces sobra) de un traje. Si la americana es de algodón -el piqué les queda muy bien- todo se redondea aún más.

  • Para relajarse: unas bambas, un cárdigan o una sudadera, una camiseta y un chino. Un estilismo sencillo que nos permite licencias de color diferentes de nuestros looks de trabajo. Cómodo como ningún otro y perfecto para darle un toque más personal.

  • Dress to kill: unos zapatos con personalidad, una camisa slim fit vestida con estilo y un pantalón chino puede ser el uniforme perfecto para esa cena o ese momento especial. Menos es más cuando sabemos hacerlo.

 

Absolutamente indestructible

El motivo de la celebración era nada más y nada menos que 130 años de vida del fabricante. ¿El reto? Fabricar un reloj prácticamente indestructible que resista un golpe desde 10 metros (sí, tres plantas), el peso de un tanque -rondan las 64 toneladas- pasando sobre sí, o dos horas en una lavadora a 90 grados. Y todo ello aderezado con un diseño atemporal, deportivo, interesante y versátil.

Hacer un reloj de leyenda va mucho más allá de emplear movimientos ultraexactos o diseños barrocos fabricados con metales preciosos. El I.N.O.X. tenía que unir la mejor relojería suiza con el prurito de durabilidad y fiabilidad de todos los productos de la casa helvética.

Para ello trabajaron en el diseño de un sistema de estanqueidad único y una caja que resistiera temperaturas extremas. La caja de acero rematada con un cristal de zafiro anti deslumbrante son la dupla perfecta para proteger el movimiento de cuarzo.

Sumergible hasta 200 metros, con fondo atornillado y corona protegida por la propia estructura de la caja, las correas de caucho son el complemento perfecto para un conjunto pensado para durar. Disponible en negro, azul y verde y todos ellos con una capa protectora ante sustancias corrosivas, esta máquina de 399€ se nos antoja como uno de los mejores relojes del momento y con un precio muy competitivo. ¿A qué esperas?

¿Quién dijo que el surf es sólo para el verano?

Su sólo nombre evoca tablas de surf, playas, verano infinito y ropa cómoda pero la marca fundada hace 45 años por dos jóvenes surferos en Australia es mucho más que eso. Quiksilver también es sinónimo de estilo, calidad, saber hacer y espíritu joven. Os traemos una pequeña selección de su catálogo que no deberíais dejar pasar de largo.

 

 

  • The flannel. Una de sus prendas más famosas es esta camisa en algodón con patrón slim y bolsillos frontales perfecta para vestir como prenda exterior y por fuera del pantalón en un look casual pero cuidado. Esta combinación en negro, blanco y rojo es todo un manual de cómo hacer una camisa de leñador. 69,95€.

 

 

  • The chino. Lo que para Docker’s (y buena parte del mundo) son los khakhi’s para Quiksilver son sencillamente chinos. Pernera estrecha, caja baja, costuras interiores rematadas en contraste, algodón y elastano y una paleta de colores sobresaliente. Sencillamente geniales. 85€.

  • Conway. Por mucho que nos parezca que queda para el frío invernal, ya estamos en otoño. La mezcla de lanas nobles, acrílico (para aumentar la resistencia de la fibra) y nylon se une a un acertado diseño de jacquard con capucha y remates en cuero para una prenda atemporal, ligera, cálida y que es un básico en casi cualquier escenario. 249,95€.

  • Section. Un cinturón trabajado en piel de búfalo -conocida por su suavidad, resistencia y buena vejez- con un fino grabado del logotipo de la casa y una hebilla de 4 cms que hará que no destaque demasiado sobre el pantalón o el conjunto. 45€.

  • Heyden. Esta zapatilla vulcanizada mezcla cuero y nobuck (flor) con cordones de algodón encerado, suela de goma de caucho -se pega al asfalto- y una estructura vulcanizada que no sólo garantiza durabilidad sino respeto con el medio ambiente. El remate perfecto para un estilismo que no desentonará ni en la playa, ni en una cabaña en la nieve ni en la cafetería más cool de tu ciudad. 89,95€.

 

Honda va a por todas

Sólo ha habido un segmento que ha salido reforzado de la tremenda crisis que ha azotado desde 2008 al sector del automóvil: el de los SUV compactos. Modelos con una estética agresiva, joven, deportiva y que -aunque es manido es su principal factor de compra de los clientes de las marcas- dan sensación de seguridad por su mayor altura.

Al igual que ocurrió con el Qashqai, el Juke (y su primo Captur) son dos de los modelos pioneros y que mejor han aprovechado esta moda para lanzar a sus marcas -sobre todo en el caso de la nipona- a puestos de ventas que no habían conseguido en años. Ahora, ocho años más tarde, Honda (una de las primeras marcas en apostar por esta configuración) resucita las siglas HR-V y le dota de lo mejor del ADN de la casa: líneas dinámicas, aire cupé y formas muy musculosas.

Todo ello cumpliendo una de las máximas: mantener un buen espacio interior para una habitabilidad sobresaliente. Los ingenieros lo han conseguido con una solución nada habitual, el depósito de combustible se ubica en el centro y es más plano. ¿Resultado? Más centímetros cuadrados para los pasajeros.

Además, el HR-V incorporará el sistema Honda Magic Seats que multiplica la versatilidad del interior gracias a unos asientos escamoteables que permiten plegar los respaldos con un sólo movimiento y dejar un maletero propio de un SUV de grandes dimensiones.

A falta de una presentación oficial en el inminente Salón del Automóvil de París, las fotos que la empresa ha mostrado y las filtraciones -así como las imágenes de los últimos modelos presentados y renovados- demuestran que la calidad estará como siempre al nivel de los fabricantes premium. Un diseño sencillo, limpio pero con detalles sobresalientes y muy pensado para aunar ergonomía y una imagen novedosa y vanguardista.

Bajo el capó trabajaran dos de las motorizaciones estrella de la casa: por un lado el fiable -y con un muy buen rendimiento- i-DTEC de 1.6 litros y 120 caballos de potencia que destaca por su entrega de par desde muy bajas vueltas (lo que le permite consumos ridículos incluso en modelos grandes y pesados sin sacrificar rendimiento y aceleración) y el 1.4 i-VTEC de gasolina de 99 caballos. La última joya del mayor fabricante mundial de motores y del constructor de los mejores motores de gasolina del mercado.

Pura unión de diseño, tecnología, rendimiento y practicidad en un modelo llamado a conquistar muchos corazones (y muchos bolsillos) y que no debería superar los 18.000€ en su versión más básica que, como en toda la gama, vendrá muy bien equipada.

Los cinco de Levi’s

Es una de las marcas icónica -si no la más- del denim. Su 501 es sinónimo de leyenda, durabilidad, jean y vestibilidad óptima, sin embargo, no es lo única destacable de su catálogo. Os traemos cinco prendas indispensables que sólo podía tener el sello de la casa de San Francisco.
  • 511 Slim Fit Jeans. De entre la enorme colección de pantalones vaqueros de la casa californiana nos quedamos con el 511. Ajustado pero recto, de tiro más bajo del habitual pero sin ser extremadamente bajo. Se adapta a nosotros sin agobiarnos. Con un 10% de elastano la comodidad está asegurada. Te durarán una vida. 99€.

  • Classic One Pocket Shirt. Con una estructura similar al fil a fil y confeccionada con algodón de primera, una de las leyendas de la colección de Levi’s es también una de nuestras camisas casual favoritas. Además, su slim fit menos arriesgado que el de otros fabricantes la hace perfecta para cualquier situación. 75€.

  • Waffle Henley Jet Black. Minimalismo a la vieja usanza. Patrón ajustado, cuello panadero, color negro intenso, algodón de primera y cero aditamentos. 35€.

  • The Slim Trucker Jacket. La Trucker es una de las chaquetas vaqueras más veteranas del catálogo californiano. En este caso se presenta con un ajuste slim y ligeramente más corto que la actualiza para adaptarla a las nuevas tendencias. Elaborada con algodón de primera y mucho más ligera de lo que parece, es una buena compra por los 99€ que cuesta.

  • Chukka Boots. Puede que Levi’s no sea famosa por su calzado pero, más allá de su diseño (que nos guste o no) su calidad es sobresaliente. Nosotros quedamos con su revisión de las Desert Boots en gris oscuro, interior en contraste y suela de goma. Sobresalientes. 99€.