Un año, doce imprescindibles

 

Hace justo hoy un año que comenzamos nuestra andadura en esto del estilo de vida. Doce meses en los que hemos aprendido con vosotros sobre la buena vida: dónde comer, dónde beber, dónde viajar, en qué viajar y cómo cuidarse. Nos propusimos “mirar lo que hacen los demás para hacer justo lo contrario”. Revisar nuestro día a día y cambiarlo todo para que nuestra esencia permaneciera. Y la verdad es que no sólo nos lo hemos pasado genial haciéndolo sino que hemos aprendido muchísimo de vosotros y de todos aquellos que se han acercado para enseñarnos otro modo de hacer las cosas.

 

Precisamente por eso os presentamos doce compañeros que hemos descubierto y que desde ahora son absolutamente inseparables para nosotros. Estos son nuestros doce imprescidibles:

 

 

  • Gastrobar Gozatu: estar en la calle García Rivero y destacar por la calidad de los pintxos, la atención al cliente y la variedad de la oferta no es fácil. Sin embargo, este Gastrobar lo consigue con creces y es una de nuestras referencias para entender el nuevo Bilbao. Indispensable.

  • Sanwicoffee: cristaleras en el bajo de un rascacielos vanguardista. Vistas a jardines. Cerca de uno de los museos más importantes del mundo. ¿Hablamos de una cafetería de moda londinense? No, hablamos de una nueva forma de hacer cocina -no todos queremos siempre dos platos y postre. Si a eso le sumamos las mejores tartas de la Villa, un lugar inmejorable.

  • Panko Bilbao: toda una carta de comidas, cenas y ¡desayunos! que giran en torno al mejor pan en kilómetros. Una maravilla para el paladar y la vista en un ambiente de primera. Además, su ubicación privilegiada lo coloca como el punto perfecto para empezar el día en la ciudad.

  • Jigger: resucitar una antigua cafetería de la calle Máximo Agirre y convertirla en uno de los templos de la coctelería no es fácil. Hacerlo con una carta con alcohol y otra sin ella, menos. David Ríos ha conseguido que Bilbao aparezca en el mapa del saber beber y lo ha hecho con el estilo único de los grandes. Una parada obligatoria.

  • Alhóndiga Bilbao: el nuevo centro cultural, deportivo y de ocio en el centro de la ciudad es también uno de los mejores lugares para relajarse y disfrutar de una película, un sobresaliente café en sus salones o unas bonitas vistas en el centro de la capital.

  • Scalpers Bilbao: la pequeña tienda que la firma tiene en la villa destaca por un diseño totalmente dandy y rompedor. El color negro del fondo destaca sobre los llamativos colores de las colecciones. Si le sumamos una sobresaliente atención al cliente y la calidad que siempre tienen las prendas de los madrileños estamos ante una de las tiendas de referencia en la ciudad.

  • Loreak Mendian: una de nuestras tiendas fetiche en la Villa por lo que significa. Por sus diseños, por su tendencia, por sus calidades y por su sentido del estilo. El cambio de local hace poco más de un año les ha venido de maravilla para poder diseñar uno de los más llamativos de la ciudad. Una maravilla.

  • Abricot: una tienda nada convencional en una época en la que los grandes de la moda se “inspiran” por sistema en las marcas menos populares y en las que saltarse las normas puede ser sinónimo de fracaso. Esta pequeña tienda no sólo ha conseguido crear su estilo propio gracias a firmas poco comunes sino que se nos antoja el lugar perfecto para dar el toque casual perfecto a cualquier armario. Su página en Facebook, por cierto, es absolutamente imprescindible.

  • Up Quality Fitness Club: sin duda el mejor centro deportivo de la ciudad. Su ambiente relajado, las sobresalientes instalaciones, el excepcional trato de los monitores y su emplazamiento hacen de él una club obligado para cualquiera que quiera seguir el clásico “mens sana in corpore sano”. No es un gasto, es una inversión imprescindible.

  • Bikila Bilbao: mucho antes de la moda del running y a pesar de la cada vez mayor competencia, la tienda de la mítica distribuidora de material de atletismo sigue siendo una de las referencias de la ciudad. A pesar de estar un poco a desmano, sigue siendo el lugar perfecto para que asesoren a novatos y para que los veteranos aprendan algo nuevo.

  • Aldo Image Group: ya no es sólo la calidad mayúscula de sus productos (uno de los tres únicos salones del Estado que comercializa Shu Uemura) sino el modo en el que tratan a sus clientes, la decoración y el emplazamiento de sus establecimientos y el cuidado de hasta el más mínimo detalle. No se nos ocurre otra opción en la ciudad.

  • KC Bilbao Chocolatier: ninguna despedida supera a una con chocolate… y el mejor de Bilbao, sin duda, es el de esta tienda mínima de inspiración francesa y con un gusto por el detalle -y los postres- a la altura de la propia capital gala. Os recomendamos sus tabletas de chocolate y naranja y sus especialidades de América.

 

Nueve planes para Aste Nagusia

 

Nueve días de Fiesta (sí, con mayúscula). Una ciudad renovada que viste sus mejores galas para recibir a Mari Jaia. Una ciudad ahora llena de turistas (extranjeros o no) que vienen a disfrutar del Tesoro del Patrimonio Cultural Inmaterial estatal más votado y que tienen a su disposición decenas de planes para todo tipo de gustos. Aquí os dejamos nuestra agenda con nueve planes para nueve días de Aste Nagusia. ¿Os los vais a perder?

 

 

  • Sábado 16: hoy empieza todo. A las 19:00, Marijaia, el Txupinero y la pregonera dan el pistoletazo de salida a nueve días de fiesta ininterrumpida en todos los rincones de la ciudad. El momento perfecto para ver el txupinazo desde el Puente del Arenal -si no quieres acabar bañado en agua de Bilbao- y después de ver el ambiente de euforia, dar un paseo hasta Abandoibarra para disfrutar de una magnífica cena en el Restaurante Nerua y prepararse para el concierto de Los Planetas.

  • Domingo 17: después de la velada de calentamiento toca madrugar para disfrutar XXXVII Regata de traineras Villa de Bilbao. Disfrutar de unos pintxos y una sobremesa de primera en la Plaza Nueva, ponernos nuestras mejores galas para el monólogo de Goyo Jiménez “By the way” en el sofisticado Teatro Campos Elíseos y rematar el día con una cena ligera en el Café Iruña.

  • Lunes 18: a las 13:30 comienza en la plaza del Arriaga el ciclo de teatro callejero. Uno de los espacios culturales y de ocio más arraigados en la ciudad y uno de los más recomendables. Disfrutar de la comida en el Gran Café el Mercante (antes Boulevard) y de toda la actividad del Arenal -recomendamos darse un paseo por el Parque de Etxebarria y sus barracas- son el preludio perfecto para disfrutar a la noche de los fuegos artificiales de la pirotécnica Astondoa. Una leyenda en el Botxo.

  • Martes 19: una vez más el Arenal se engalana para uno de los concursos gastronómicos. El lugar perfecto para disfrutar de la mañana, degustar bocados sorprendentes y relajarse -incluimos una terraza en la sobremesa. A media tarde es hora de subir hacia Poza, el Athletic comienza su temporada en San Paolo contra el Nápoles y el ambiente estará por todo lo alto. Para redondear la fiesta (u olvidar los males), acabar con un concierto en Bilbo Rock se nos antoja la mejor opción.

  • Miércoles 20: para relajar cuerpo y alma después de cuatro días sin respiro no se nos ocurre mejor plan que utilizar alguna de las instalaciones deportivas de la Villa. Si el tiempo acompaña la mejor opción, sin duda, son las piscinas de Artxanda. Si no, la Alhóndiga nos permitirá relajarnos en pleno centro de la capital. Al caer la noche el espectáculo The Hole en el Arriaga después de una cena inmejorable en Sorginzulo es el plan perfecto para recargar las pilas.

  • Jueves 21: disfrutar de Indautxu, comer en La Mary (sorprendentemente bueno y maravillosamente barato), relajarnos en la terraza del Hotel Ercilla, asistir al Club de la comedia en La Casilla y disfrutar de la pirotécnica granadina E. Martín nos parecen la mejor forma de esperar al Viernes Grande.

  • Viernes 22: un día para no estar en casa. Desde el concurso de bakalao al pil-pil hasta la Hiri-Krosa, pasando por el pasacalles de gigantes y cabezudos, las bilbainadas o el concurso de danzas, todo está pensado para sacar toda la esencia de la fiesta. Nos quedamos con el concierto de Leiva.

  • Sábado 23: después del deporte, las comilonas y los concursos, el sábado ha de ser un día “de calidad”. El Circo del Sol a media tarde puede ser el plan perfecto antes de disfrutar de una velada con DJs de primera en la Terraza del Marítimo bajo el puente de Euskalduna.

  • Domingo 24: el momento perfecto para recapitular sobre las fiestas… mientras vemos la Final del Torneo de Pelota Aste Nagusia desde el Frontón de la Esperanza, nos damos un homenaje en el Restaurante Markina y decidimos dónde tomar un buen café (la calle Diputación es una de las mejores opciones) mientras esperamos a despedirnos de Marijaia. ¿Lo bueno? Ya quedan menos de 365 días para las siguientes.

 

Cinco libros que debes meter en tu maleta

Da igual que sea en tu maleta o en tu tableta (o en un libro digital si es que alguien todavía no se ha pasado a las tabletas), el verano es una época del año inmejorable para retomar una de las costumbres más sanas para la mente y el alma: leer. Por eso os recomendamos cinco títulos que no podéis dejar de leer durante las vacaciones (o vuestras horas muertas en la playa o la piscina, no todo va a ser frisbee).

 

 

  • La gran mentira de la economía. Gonzalo Bernardos. Muy pocos son capaces de desgranar los problemas endémicos de la economía (dependencia de la ideología política, adicción al dinero, pesimismo u optimismo impulsivos…) como un economista y vicerrector de economía de la Universidad de Barcelona. Una lectura que puede parecer árida pero que gracias a su forma clara de explicar la realidad que nos rodea nos servirá mejor para entender qué ha pasado (y ha pasado mucho) y qué va a pasar a corto y medio plazo. Muy recomendable para limpiarnos la cabeza de “Mujeres y Hombres y Viceversa” y compañía.

  • La conjura de Cortés. Matilde Asensi. Si lo vuestro es la novela histórica este libro os llevará hasta el Siglo de Oro español visto desde el otro lado del Atlántico. Intrigas, corrupción, aventuras y un sobresaliente ritmo en la narración se mezclan con un retrato único de la Historia. El tesoro de Hernán Cortes o el derrocamiento de un rey son sólo algunos de los ingredientes de un libro que tardaréis poco en leer.

  • Un millón de gotas. Víctor del Árbol. Este ejercicio de Novela Negra (con mayúsculas, sí) es uno de los más recomendados de estas vacaciones. El suicidio en extrañas circunstancias de la hermana del protagonista le llevará a descubrir una oscura trama de asesinatos, torturas, venganza que se remontan al franquismo y la antigua URSS. Un intenso thriller que transcurre por algunos de los capítulos más intensos de la historia europea y que se nos quedará corto por su trepidante ritmo.

  • El cumpleaños secreto. Kate Morton. La cuarta novela de esta joven autora australiana mezcla perfectamente los años 30 y 50 del siglo pasado con el presente. Un asesinato perpetrado en 1959 y el éxito que una vez soñó su joven testigo. La Segunda Guerra Mundial, los felices años 20, la escalada al éxito y secretos familiares serán un cóctel que llevará a la protagonista a conocerse mejor a sí misma y a los suyos (incluso cosas que no quiere conocer).

  • La frontera invisible. Kilian Jornet. El objetivo de este atleta épico es coronar las cimas más importantes del planeta corriendo. La muerte de una de sus referencias, Stéphane Brosse en una ascensión al Mont Blanc es el punto de partida idóneo para una experiencia vital labrada en Nepal y que nos muestra en primera persona “por qué somos hombres forjados en sueños. Si no soñamos estamos muertos”. Mucho más que un libro de autoayuda, un manual de superación y motivación. Perfecto para los que piensen que verano y deporte no van unidos.

 

Bilbao se hace mayor

Spainmedia es, sin duda, una de las editoriales que más ha apostado por Bilbao desde su llegada al mercado. La encargada de distribuir Esquire (no podríamos entender el estilo de vida sin esta Biblia), Harper’s Bazaar -referencia femenina- y Robb Report (una enciclopedia del lujo) presentó hace poco más de un año su última importación en nuestra Villa. Forbes, una de las cabeceras más respetadas en todo el mundo, hacía su aparición en castellano en la planta 24 de la Torre Iberdrola el 13 de marzo de 2013.

La relación, sin embargo, no se acabó ahí. El PremiumFest, una de las reuniones más relevantes de Europa sobre productos y servicios top tiene su sede en la Alhóndiga de Bilbao y cuenta con decenas de colaboradores y sponsors de la capital bizkaitarra.

Es por eso que quizá ahora no nos sorprenda -aunque si nos enorgullezca- que la casi centenaria revista haya elegido nuestra ciudad para presentar su primera City Guide del Estado. El libreto completa una extensa colección de guías que son ya una referencia tanto en Estados Unidos como en Europa sobre qué hacer, cómo hacer y dónde hacerlo en cada ciudad que es publicada.

Según la propia publicación, el motivo para escoger el hogar del Puppy es que se trata del destino idóneo para el “viajero que busca lo exclusivo, diferente y quiere una experiencia única”. Una ciudad de contrastes donde se mezclan tradiciones e innovación, naturaleza con urbanidad, espacios creativos e industriales, gastronomía clásica y de vanguardia, comercio especializado con firmas internacionales, museos y deporte (la cercana Getxo es la Ciudad Europea del Deporte 2014), etc. En resumen, una ciudad donde es fácil poner en práctica un estilo de vida completo.

Las 66 páginas analizan destinos gastronómicos, oferta cultural, opciones de shopping, acogedores cafés, hoteles ineludibles y lo mejor de la noche bilbaína para rubricarse en 20 puntos que nadie (ni turista ni autóctono) debería perderse. Nosotros ya hemos conocemos unos cuantos… ¿os atrevéis a recorrerlos todos y a (re)descubrir la ciudad?

La guía, presentada en el Hotel Domine y que tendrá como primeros puntos de venta los aeropuertos y estaciones de AVE y que estará disponible para el gran público con el número de junio de la revista (os recomendamos su análisis alternativo del Mundial).

Nuestros diez libros ineludibles (y por qué)

 

Se mueve por internet una cadena en la que una persona debe explicar a diez de sus amigos diez libros que le han marcado para que estos, a su vez, indiquen a otros diez amigos otros diez títulos. Aunque vosotros sois más de diez (gracias a todos) os proponemos nuestros diez volúmenes ineludibles con la esperanza de que todos vosotros nos deis vuestra lista. Aquí los tenéis:

 

 

  1. El gran diseño. Stephen Hawking y Leonard Mlodinow. Después de una década sin publicar, una de las grandes mentes de nuestro tiempo nos regala una obra accesible para el gran público en la que defiende que la creación del Universo no necesitó de Dios. (Ni este universo ni ninguno paralelo ni tampoco de este u otro dios). Una obra polémica y de cabecera para intentar entender mejor lo que nos rodea.
  2. El perro de los Baskerville. Sir Arthur Conan Doyle. Los paramos de Dartmoor, en el corazón de Inglaterra son el escenario perfecto para que el escritor rubrique la mejor obra de Sherlock Holmes. Ineludible para cualquier amante de la novela detectivesca.
  3. La colmena. Camilo José Cela. El autor explicaba en la primera edición que tan sólo se trata de un trozo de vida narrado poco a poco. Si tenemos en cuenta que esa vivencia ocurre en la España profunda (o no tan profunda) en 1943, podemos hablar de todo un ejercicio de intrahistoria en plena postguerra civil. Una maravilla que todo el mundo debería leerse (al menos dos veces).
  4. Anna Karenina. León Tolstoi. La obra que siguió a Guerra y Paz en la producción de León Tolstoi es, seguramente, una de las más grandes de la historia de la literatura. En ella vemos capítulos reales y las consecuencias éticas que trajeron en el autor que cuenta de una forma desgarradora tres historias conyugales que se entrelazan en la Rusia de 1877. Un análisis inmejorable de las pulsiones del ser humano.
  5. El nombre de la rosa. Umberto Eco. Otro de los gigantes de las letras se encargó de esta novela gótica que analiza de una forma sorprendente (incluso después de haberla leído) la forma de pensar de la Europa medieval. Más allá de la trama principal se yergue un retrato de lo más fidedigno sobre los pilares que construyeron la moral continental y que a día de hoy seguimos heredando.
  6. El código Da Vinci. Dan Brown. Comparar al estadounidense (y sus gazapos) con titanes como Cela, Conan Doyle, Tolstoi o Eco puede parecer un sacrilegio pero, seamos realistas, hasta la llegada de Robert Langdon era casi imposible que una novela histórica nos enganchara tan fácilmente. Todos quisimos aprender sobre los entresijos del Vaticano. Sobre el arte y, por qué no, sobre religión. No es poco en la era de la televisión. Un buen primer libro para entrar en el mundo literario.
  7. Canciones del que no canta. Mario Benedetti. Nuestro protagonista de la última biografía creó, en sus últimos años de vida, un autorretrato poético que deja sin aliento. Uno de los grandes literatos de nuestro tiempo destaca una vez más por su emotividad y su madurez. Remueve conciencias.
  8. La sonrisa etrusca. José Luis Sampedro. Aunque parezca una obra reservada a institutos o primeros años en las facultades de humanidades y ciencias sociales, José Luis Sampedro consiguió crear una novela sencilla, ligera pero cargada de sentido que nos devuelve a los instintos más primarios. El amor -por una mujer o por un nieto- es capaz de hacer que una vida que parece agotarse vuelva rápidamente a su primavera. Recomendable.
  9. La sombra del viento. Carlos Ruiz Zafón. Lo que podría haber sido la contrapartida a La Colmena (una obra ambientada en Barcelona en 1945 pero que refleja una historia nada real en la que sólo las pinceladas de una ciudad que se debate entre el esplendor modernista y el horror de la postguerra nos diferencian de una historia ambientada en cualquier otro lugar) se ha convertido en un éxito sin precedentes -más de 100 ediciones- y en la base de una extensa saga. Su ritmo engancha fácilmente y lo bien escrita que está (no es tan fácil como parece) la hace indispensable. Una obra maestra de nuestro tiempo que adquirirá valor con el paso de los años.
  10. Memorias de una gheisa. Arthur Golden. Muchos de los libros anteriores tienen como protagonistas hombres. Una herencia cultural en la que las mujeres son tan sólo comparsas en las grandes obras de otro tiempo. Arthur Golden nos presenta un mundo difícil -el Japón feudal- bajo el punto de vista de una gheisa. Se analizan desde las costumbres más terrenales hasta las ceremonias más arraigadas. Ineludible por su genial retrato social. Por muy lejano que nos parezca.

 

¿Cuáles son los vuestros?