La hora de sus majestades satánicas

Fundada en 1865 por un joven de 22 años -Georges Favre-Jacot-, Zenith no ha sido nunca una empresa relojera al uso. En sólo diez años, mientras la mayoría de sus rivales buscaban movimientos artesanos y personales, la empresa ya tenía a cien trabajadores en plantilla. Su nombre -que evoca al punto más alto del firmamento- era toda una declaración de intenciones. Querían ser el constructor relojero de referencia… y lo estaban consiguiendo. En 1920 ya había dos millones de unidades en todo el mundo y abrían sucursales en las ciudades de referencia de medio planeta.

Sin embargo, el punto de eclosión, el culmen de la manufactura de los de Le Locle se dio en 1969 cuando crearon “El Primero” que, junto con el Calibre 11 de Heuer, se disputaría el título de primer mecanismo cronográfico de carga automática. Con 36.000 alternancias por minuto le permite una precisión de 1/10 segundos. Un calibre de tal reputación que hasta hace bien poco lo equipaba otro reloj legendario: el Rolex Daytona.

Cuando en 1999 la empresa fue adquirida por LVMH, Zenith recibe una enorme inyección de capital que le permite mejorar todos sus calibres y lanzar cuatro nuevos. Además, la firma recibe el soporte suficiente como para atreverse con colaboraciones arriesgadas que han dado lugar a modelos legendarios.

Con una complicación Tourbillon dentro de su caja de 44 mm y un sistema de fecha único en la periferia de la jaula del mismo, los 381 componentes laten con una precisión superior. Su diseño de tres esferas tiene ahora un nuevo icono. Se trata del legendario logo creado por John Pascher para The Rolling Stones, la provocativa lengua roja que nos presenta el primer modelo de la colección Cinco Estrellas y que fue presentada por Jean Claude Biver, responsable de joyería de la matriz LVMH.

 

Aprovecha el mes de las carreras

Otoño, noviembre y diciembre son meses en los que los runners aprovechan para disfrutar de algunas de las carreras más relevantes del calendario. Las maratones, medias maratones y otras distancias respetables pueblan el calendario por toda nuestra geografía. Por eso, si todavía no te has dispuesto a renovar tu material te proponemos cuatro básicos que creemos que te vendrán de perlas.

 

 

  • Adidas. La sudadera con capucha Icon Response está confeccionada con tejido climalite para repeler el sudor y mantenernos aislados de las inclemencias climatológicas (ojo, si llueve es necesario un chubasquero). Los puños con agujeros para los pulgares, las bandas y el logo reflectantes y su ajuste para todos los públicos la hacen un básico que te durará mucho más de una temporada. 48€.

  • Nike. Los de Oregon nos proponen como siguente capa una camiseta con cremallera a medio pecho que emplea la tecnología Dri-Fit y paneles de malla ubicados estratégicamente para facilitar la ventilación en cualquier condición climática. El cuello elástico es más alto de lo habitual para abrigarte mejor y la manga ranglan facilita los movimientos. Cuenta con costuras planas para evitar roces. 100€.

  • ASICS. La apuesta de los nipones por el Muscle Support empieza a diversificarse y cada vez son más los productos que cuentan con esta tecnología de compresión que facilita una postura correcta y minimiza la vibración de los músculos propia del impacto contra el suelo. El tejido, además, es muy ligero y mantiene notablemente bien la temperatura corporal. 80€.

  • Reebok. Las zapatillas son, sin duda, la inversión más importante para cualquier atleta. Da igual que sea aficionado u opte al oro en maratón, es la herramienta que nos protege del suelo y que nos ayuda a despegar. Nuestra mejora compañera y la que más debemos mimar a la hora de comprar. Desde la compra de Reebok por Adidas la colección de los de Massachussetts ha vivido toda una revolución y mientras los germanos se decantan por el Boost los americanos heredan tecnologías sumamente contrastadas. Las ONE Cushion 2.0 son la actualización de un modelo que sorprendió a propios y extraños por su adaptabilidad a casi todos los corredores, su diseño rompedor, sus sobresalientes materiales y, sobre todo, por su excelente relación calidad-precio. 100€.

  • Mizuno. El otro gran fabricante deportivo japonés el que más portadas acapara pero sí uno de los favoritos de los runners. En esta ocasión nos brindan un chubasquero técnico resistente al viento y la lluvia que destaca por su ligereza, su tejido reflectante y lo cuidado de todos los detalles. 70€.

 

El Mondeo se viste de Aston Martin

La renovación de la berlina de Ford ha tardado mucho en llegar a Europa. Conocida como Ford Fusion en Estados Unidos -nada que ver con el derivado del Fiesta que se comercializó a este lado del Atlántico hace poco tiempo- es uno de los dominadores de su nicho en su mercado de origen y una de las grandes esperanzas de los de Detroit en su resurrección a golpe de modelos globales.

Si algo caracteriza a esta nueva edición -además de su muy acertado diseño- es su enorme carga tecnológica tanto en su interior como bajo el capó. Empecemos precisamente por ahí. Los motores EcoBoost son la gran apuesta no sólo por su buena aceptación por parte de público y crítica sino también porque se presentan como la clave para que los americanos puedan sortear las cada vez más estrictas -y necesarias- normativas de contaminación.

Disponible inicialmente con dos bloques gasolina (1.5 de 160 caballos y 2.0 de 240), tres diésel (1.6 de 115 caballos y un 2.0 con dos escalones de potencia: 150 y 180 caballos) y un híbrido que también emplea un 2.0 pero que en este caso es atmosférico y de ciclo Atkinson. Todos ellos excepto el último esta disponibles con caja automática de doble embrague PowerShift que si no es tan fina como la DSG del Grupo Volkswagen, es igual de rápida y eficiente. Para más adelante se espera un bloque 2.0 biturbo diésel de 210 caballos pensado para competir con las grandes berlinas medias alemanas.

En cuanto a los acabados, además de los Ambiente, Business, Trend y Titanium (Titanium HEV para el híbrido) clásicos de la marca, el nuevo Mondeo estrenará la lujos línea Vignale Concept inspirada en el carrocero italiano comprado por la empresa hace décadas y que ahora representará un nivel de personalización y lujo desconocidos en la casa e impropios de los grandes generalistas (van un paso más allá de los DS de Citroën).

Mucho más que un mero acabado lujoso -destacan los cromados en parrilla, carcasa de los retrovisores, tiradores de las puertas, molduras interiores y tubos de escape ad hoc– y de materiales de primera para un interior que no varía en exceso su configuración pero sí su calidad percibida su imagen y su “experiencia de uso” es propia de los mejores fabricantes premium.

Servicios de recogida y entrega de los coches en las revisiones, lavado gratuito del coche de por vida, invitaciones exclusivas a eventos, tratamiento VIP en los concesionarios y talleres, check-in y accesos dedicados para los clientes Vignale en los centros de la empresa, servicios de financiación y atención al cliente exclusivos, programas de puntos, acuerdos con cadenas hoteleras, restaurantes y locales de ocio y detalles como un portafolios de cuero o la entrega del nuevo modelo por parte del director de la concesión son sólo un ejemplo de hacia dónde quiere ir Ford.

Si volvemos a las características del Modelo “tradicional” debemos resaltar la carga tecnológica que hemos mencionado antes. Sensores como el “asistente de precolisión con detección de peatones”, airbag de cinturón, iluminación adaptativa LED o el mejorado “Active Park Assist” demuestran el trabajo que han llevado a cabo los ingenieros para que este Mondeo agrade a todos los clientes en cualquier rincón del planeta.

El infotainment gira en torno a una pantalla táctil de 8 pulgadas que gracias al SYNC 2 de Ford replica cualquier smartphone (sí, cualquiera) en el coche y que permite una enorme cantidad de órdenes de voz y petición de sugerencias (a la orden de “tengo hambre” nos recomienda restaurantes cercanos en función de nuestros gustos).

En definitiva, un modelo con un diseño prodigioso, tecnología, precio competitivo y cargado de seguridad. ¿No es todo un dandy?

Que no falten en tu baño

Con barba o sin ella el cuidado del vello facial es absolutamente fundamental para la salud de nuestra piel y para tener una buena imagen. Precisamente por eso os recomendamos cuatro compañeros que no deben fallar nunca en vuestro armario del baño.

  • Gillette Fusion ProGlider Styler. Sí, la barba vuelve a estar de moda y hay tantas como hombres. Largas y tupidas, ligeras y cortas, con formas de todo tipo y tan cambiantes como nuestro estado de ánimo. Están más de moda que nunca -lo que significa que dentro de un tiempo puede que no quieras llevarla- así que no se nos ocurre mejor herramienta que una que nos permita matizarla siempre que queramos así como quitárnosla. El invento de Gillette es una recortadora, una cuchilla, una navaja de precisión y de paso un perfilador de primera. Además, sus recambios valen más o menos lo mismo que en las demás versiones Power. Una delicia.

  • Gel de afeitado. Si tienes barba la mejor opción, sin duda, es el Clear Shave Gel de Gillette. Completamente transparente es perfecto para ablandar y facilitar el paso de la cuchilla y los perfiladores sobre el vello.

  • Si lo tuyo, por el contrario, es rasurar el mentón, el Gel de afeitar Sensitive de Nivea Men es perfecto para protegerte de pequeñas irritaciones y cortes.

  • Gel hidratante. Después de la irritación del afeitado un gel hidratante -son más ligeros y fáciles de absorber para la piel que las cremas- es imprescindible. De todos los que hemos probado nos quedamos con el Instant Moisture Gel de LAB Series. Puede que no sea el más barato, pero lo fácil que se extiende y su efecto inmediato hace que merezca la pena en todos los sentidos.

  • Exfoliante. Por mucho que cuidemos nuestra piel de vez en cuando es necesario que nos exfoliemos. Los chicos de L’Oreal Men Expert se han puesto manos a la obra para diseñar un Gel limpiador carbón multi-purificante que es perfecto para todo tipo de pieles -incluidas las más sensibles-. Tras ese nombre tan rimbombante se esconde un producto que aúna partículas de tres tamaños diferentes y que combate las impurezas como espinillas y puntos negros, minimiza las marcas y desengrasa la piel.

 

 

Cómo tener el look perfecto este otoño invierno

Cada temporada tiene sus características propias. Frente al color del verano la sobriedad tonal del invierno. Frente a los fittings slim del verano, las prendas más oversized en invierno. Frente a los tejidos ligeros del estío, las lanas y algodones otoñales. Os resumimos las claves para que este otoño invierno vuestros estilismos sean perfectos.

  • Un abrigo que lo tape todo. O muy armado u oversized. Una prenda con personalidad que se convierte en la estrella de los meses más fríos y que oculta el contraste interior con las prendas más sport.

 

 

  • El fular gana relevancia y tamaño. Los mankets, esas bufandas gigantes que apoyamos sobre los hombros se convierten en el complemento clave tanto en estilismos casual como en los más formales. Da igual el color o la estructura… el tamaño sí importa.

  • Las bandoleras y bolsos vuelven al pasado. Frente a las pieles perfectas o los tejidos técnicos de otros años -la verdad es que son los más útiles- ahora mandarán las bolsas de tamaño ostentoso confeccionadas con pieles envejecidas o estampados añejos. Son pura tendencia -no te durará toda la vida- pero el toque dandy está garantizado.

  • Mezclando épocas. Los jerséis retro (desde cuellos cisne muy delgados hasta cuellos redondo con toques marineros) se mezclan con el cuero más brillante y la piel de borreguito. No pierdas esta palabra de vista: shearling.

  • De tres en tres. Frente a otros años monocromáticos esta vez el otoño no quiere que nos olvidemos de los tonos veraniegos. Combinar colores es obligatorio y si es de tres en tres mejor: denota un estilismo más pensado y mucho más arriesgado.

  • Empieza la casa por los pies. Si los estilismos se vuelven más rudos y mucho más “masculinos” (al menos no parece que quieran dejar rastro de los metrosexuales de principio de siglo) el calzado debe ir a tono. Botas contundentes con suelas muy marcadas serán el calzado obligatorio.

  • La camisa pierde relevancia… mientras la gana el jersey. De todas las formas y colores. Con todo tipo de materiales y estructuras. Hay tantos como queramos y cada uno mostrará una faceta diferente de nuestra personalidad. Donde antes era obligatoria una camisa ahora gana relevancia el punto.

  • Estrecha aún más tu pantalón. Puede que en los estilismos más sport marquen tendencia los joggers -una suerte de pantalones de chandal abombados- pero en el resto de los escenarios mandan los pantalones casi pitillo bien remangados. Un toque que cada invierno se acentúa más.

  • Tu peinado también importa. Y si todo se vuelve más castrense y más marcado… desaparecen los pelos largos y las crestas. Peinados castrenses o que recuerden los sesenta. Barbas impolutas y masculinas al margen el pelo corto vuelve a ser la referencia. ¿Ves algún modelo de las fotos desarrapado?