Nueve planes para Aste Nagusia

 

Nueve días de Fiesta (sí, con mayúscula). Una ciudad renovada que viste sus mejores galas para recibir a Mari Jaia. Una ciudad ahora llena de turistas (extranjeros o no) que vienen a disfrutar del Tesoro del Patrimonio Cultural Inmaterial estatal más votado y que tienen a su disposición decenas de planes para todo tipo de gustos. Aquí os dejamos nuestra agenda con nueve planes para nueve días de Aste Nagusia. ¿Os los vais a perder?

 

 

  • Sábado 16: hoy empieza todo. A las 19:00, Marijaia, el Txupinero y la pregonera dan el pistoletazo de salida a nueve días de fiesta ininterrumpida en todos los rincones de la ciudad. El momento perfecto para ver el txupinazo desde el Puente del Arenal -si no quieres acabar bañado en agua de Bilbao- y después de ver el ambiente de euforia, dar un paseo hasta Abandoibarra para disfrutar de una magnífica cena en el Restaurante Nerua y prepararse para el concierto de Los Planetas.

  • Domingo 17: después de la velada de calentamiento toca madrugar para disfrutar XXXVII Regata de traineras Villa de Bilbao. Disfrutar de unos pintxos y una sobremesa de primera en la Plaza Nueva, ponernos nuestras mejores galas para el monólogo de Goyo Jiménez “By the way” en el sofisticado Teatro Campos Elíseos y rematar el día con una cena ligera en el Café Iruña.

  • Lunes 18: a las 13:30 comienza en la plaza del Arriaga el ciclo de teatro callejero. Uno de los espacios culturales y de ocio más arraigados en la ciudad y uno de los más recomendables. Disfrutar de la comida en el Gran Café el Mercante (antes Boulevard) y de toda la actividad del Arenal -recomendamos darse un paseo por el Parque de Etxebarria y sus barracas- son el preludio perfecto para disfrutar a la noche de los fuegos artificiales de la pirotécnica Astondoa. Una leyenda en el Botxo.

  • Martes 19: una vez más el Arenal se engalana para uno de los concursos gastronómicos. El lugar perfecto para disfrutar de la mañana, degustar bocados sorprendentes y relajarse -incluimos una terraza en la sobremesa. A media tarde es hora de subir hacia Poza, el Athletic comienza su temporada en San Paolo contra el Nápoles y el ambiente estará por todo lo alto. Para redondear la fiesta (u olvidar los males), acabar con un concierto en Bilbo Rock se nos antoja la mejor opción.

  • Miércoles 20: para relajar cuerpo y alma después de cuatro días sin respiro no se nos ocurre mejor plan que utilizar alguna de las instalaciones deportivas de la Villa. Si el tiempo acompaña la mejor opción, sin duda, son las piscinas de Artxanda. Si no, la Alhóndiga nos permitirá relajarnos en pleno centro de la capital. Al caer la noche el espectáculo The Hole en el Arriaga después de una cena inmejorable en Sorginzulo es el plan perfecto para recargar las pilas.

  • Jueves 21: disfrutar de Indautxu, comer en La Mary (sorprendentemente bueno y maravillosamente barato), relajarnos en la terraza del Hotel Ercilla, asistir al Club de la comedia en La Casilla y disfrutar de la pirotécnica granadina E. Martín nos parecen la mejor forma de esperar al Viernes Grande.

  • Viernes 22: un día para no estar en casa. Desde el concurso de bakalao al pil-pil hasta la Hiri-Krosa, pasando por el pasacalles de gigantes y cabezudos, las bilbainadas o el concurso de danzas, todo está pensado para sacar toda la esencia de la fiesta. Nos quedamos con el concierto de Leiva.

  • Sábado 23: después del deporte, las comilonas y los concursos, el sábado ha de ser un día “de calidad”. El Circo del Sol a media tarde puede ser el plan perfecto antes de disfrutar de una velada con DJs de primera en la Terraza del Marítimo bajo el puente de Euskalduna.

  • Domingo 24: el momento perfecto para recapitular sobre las fiestas… mientras vemos la Final del Torneo de Pelota Aste Nagusia desde el Frontón de la Esperanza, nos damos un homenaje en el Restaurante Markina y decidimos dónde tomar un buen café (la calle Diputación es una de las mejores opciones) mientras esperamos a despedirnos de Marijaia. ¿Lo bueno? Ya quedan menos de 365 días para las siguientes.

 

Bilbao se hace mayor

Spainmedia es, sin duda, una de las editoriales que más ha apostado por Bilbao desde su llegada al mercado. La encargada de distribuir Esquire (no podríamos entender el estilo de vida sin esta Biblia), Harper’s Bazaar -referencia femenina- y Robb Report (una enciclopedia del lujo) presentó hace poco más de un año su última importación en nuestra Villa. Forbes, una de las cabeceras más respetadas en todo el mundo, hacía su aparición en castellano en la planta 24 de la Torre Iberdrola el 13 de marzo de 2013.

La relación, sin embargo, no se acabó ahí. El PremiumFest, una de las reuniones más relevantes de Europa sobre productos y servicios top tiene su sede en la Alhóndiga de Bilbao y cuenta con decenas de colaboradores y sponsors de la capital bizkaitarra.

Es por eso que quizá ahora no nos sorprenda -aunque si nos enorgullezca- que la casi centenaria revista haya elegido nuestra ciudad para presentar su primera City Guide del Estado. El libreto completa una extensa colección de guías que son ya una referencia tanto en Estados Unidos como en Europa sobre qué hacer, cómo hacer y dónde hacerlo en cada ciudad que es publicada.

Según la propia publicación, el motivo para escoger el hogar del Puppy es que se trata del destino idóneo para el “viajero que busca lo exclusivo, diferente y quiere una experiencia única”. Una ciudad de contrastes donde se mezclan tradiciones e innovación, naturaleza con urbanidad, espacios creativos e industriales, gastronomía clásica y de vanguardia, comercio especializado con firmas internacionales, museos y deporte (la cercana Getxo es la Ciudad Europea del Deporte 2014), etc. En resumen, una ciudad donde es fácil poner en práctica un estilo de vida completo.

Las 66 páginas analizan destinos gastronómicos, oferta cultural, opciones de shopping, acogedores cafés, hoteles ineludibles y lo mejor de la noche bilbaína para rubricarse en 20 puntos que nadie (ni turista ni autóctono) debería perderse. Nosotros ya hemos conocemos unos cuantos… ¿os atrevéis a recorrerlos todos y a (re)descubrir la ciudad?

La guía, presentada en el Hotel Domine y que tendrá como primeros puntos de venta los aeropuertos y estaciones de AVE y que estará disponible para el gran público con el número de junio de la revista (os recomendamos su análisis alternativo del Mundial).

2014 en diez claves

Comienza un nuevo año y desde este rincón os desciframos las diez claves para disfrutar como nunca de estos doce meses.
  • Cine: si para el horóscopo chino es el año del caballo (y para los brasileños el del armadillo) para el séptimo arte es el año del cómic y de la ciencia ficción. Una vez más, la espectacularidad de este género arrasará en la gran pantalla. “Godzilla”, “Robocop”, “Noé”, “Lego, la película” (no podemos perdérnosla), “Yo, Frankenstein”, “Transformers 4” y el cierre de la trilogía “El Hobbit” competirán con la primera parte del final de “Los Juegos del Hambre” y las últimas creaciones de Marvel: “Capitán América” y “Guardianes de la Galaxia”. Nosotros nos quedamos con el regreso de otras sagas de culto: Sin City y “El amanecer del Planeta de los Simios”. En cuanto al cine menos espectacular, destacamos “El lobo de Wall Street” (Scorsese y Di Caprio), “Mandela, del mito al hombre” (cualquier cosa que protagonice Idris Elba nos parece digno de mención) y “American Hustle”, con Christian Bale, Jennifer Lawrence y Amy Adams en cartel.
  • Música: en la era del streaming y de las descargas (legales o no), los grandes discos siguen siendo noticia. El año será especialmente prolífico y destaca el regreso de Bruce Springsteen, Wu-Tang Clan, Neneh Cherry, Death Cab for Cutie, Lily Allen, Pharrell, Lana del Rey, Katy B, James Blake, U2, Robyn, Tailor Swift, Beck o Kanye West. Además, veremos el inicio de las giras mundiales de Lady Gaga y comprobaremos si Beyoncé conseguirá marcar tendencia con su lanzamiento sorpresa en iTunes (con récord de descargas incluidas). Por cierto… si hay suerte, Justin Bieber cumplirá su amenaza y se retirará.
  • Bilbao BBK Live 2014: cada año mejora su cartel, aumenta el número de asistentes y se multiplica su influencia en el circuito internacional. En pocos años el Bilbao Live se ha convertido en una referencia entre los grandes festivales europeos y este año no será menos si tenemos en cuenta que visitarán la villa The Black Keys, Franz Ferdinand, Imagine Dragons, MGMT, The Lumineers, Crystal Fighters, Phoenix, Jack Johnson, White Lies… y todavía queda cartel por cerrar. Tres días, 90 euros y muchas horas de música para reencontrarnos con los directos -la música en esencia-.
  • Deporte: para muchos 2014 será el año del Mundial (en fin). Este entrenamiento brasileño para las Olimpiadas tendrá paralizado medio mundo durante un mes, cierto, pero hay mucho más deporte -y mucho más interesante- en el calendario. Desde el MundoBasket 2014 hasta un Giro de Italia… que se estrenará en Irlanda del Norte. El Campeonato Europeo de Atletismo de Zúrich, comprobar si España sigue siendo una potencia en Triatlón, las nueva reglamentación de la Formula 1, el Mundial de Rallies más reñido de los últimos años, el pulso Márquez-Pedrosa-Lorenzo sobre dos ruedas, saber si Chris Froome podrá revalidar su Tour e incluso el Mundial de Hockey de Jaca nos tendrán ocupados muchos días. Eso sí, no olvidéis que mejor que ver deporte… es practicarlo.
  • Literatura: las cifras cantan. 2014 será, sin duda, el año en el que la mayoría abandonaremos el papel para pasarnos al formato electrónico. Desde las editoriales lo tienen claro, el eReader es más barato (a la larga), ocupa menos y potencia la lectura de contenidos. De entre los lanzamientos, después de la moda de las trilogías nórdicas y eróticas, nos llega otra saga que quiere aprovecharse del efecto Grey. Se trata de “Solo una noche”. No creemos que vaya a ser lo mejor del año -de hecho, estamos casi seguros de que no lo será- pero sí de que lo veremos, y mucho, en las librerías, metro, playa, etc.
  • Tendencias: sin duda 2014 será el año de los pequeños detalles. Prendas clásicas reinterpretadas para estar más en boga que nunca. Seguiremos con los patrones slim, entallados, que realcen nuestras formas y que caigan limpiamente. Materiales como el algodón y el lino se mezclarán con lanas finas y cashmere para dar un aspecto más natural en los conjuntos. También será el año de los complementos y los contrastes. Frente a un otoño dominado por el marrón (junto al gris y el negro), el verano nos traerá una explosión de color. El verde y el blanco acompañarán al sempiterno azul en una paleta donde poco a poco perderemos el miedo a los tonos cálidos y llamativos (rojo, naranja, teja…) y donde los conjuntos más elegantes compartirán hueco con las botas, las deportivas y los zapatos menos tradicionales. El año en el que el foulard se asienta como un complemento masculino en cualquier estación del año. Donde la marroquinería pierde su complejo tradicional para jugar con estampados y pieles nobles y donde los trajes se confirman como una buena mezcla con accesorios como calcetines, pañuelos o corbatas en tonos nada discretos. Las prendas denim, los cuadros y un look menos relevante serán perfectos para casi cualquier situación.
  • Viajes: fundamental para conocer otras culturas (y puntos de vista), viajar se nos antoja imprescindible cualquier año. Y, lejos de los destinos más manidos -aunque también inevitables- como París, Roma, Londres, Berlín, Amsterdam, Nueva York, San Francisco o Brasil (bendito fútbol), os proponemos descubrir las dos capitales europeas de la cultura. La primera, Umea, es una pequeña ciudad en el medio norte sueco con poco más de 100.000 habitantes que se la conoce como “la ciudad de los abedules”. La ciudad vivirá un año de música, exposiciones, juegos de luces donde compartirá título y relevancia con Riga. La capital letona es el centro cultural, educativo, financiero y casi político del mar Báltico y una de las ciudades sin la que es imposible comprender la historia continental: desde la creación de la Liga Hanseática hasta la caída de la URSS. Para los que Europa se les quede pequeña, nuestra propuesta, sin duda, Nueva Zelanda.
  • Arte, sin ir tan lejos: Bilbao volverá a ser uno de los epicentros culturales y artísticos europeos. Y lo hará, para nosotros, con dos obras que son absolutamente imprescindibles. La primera es una retrospectiva sobre Yoko-Ono (del 14 de marzo al 31 de agosto), una de las pioneras del arte conceptual. Una obra donde las ideas priman sobre los objetos y donde podremos ver una Yoko-Ono alejada de su enorme polémica y la sombra de John Lennon. Para los más clásicos, proponemos cruzar la acera para visitar desde el 6 de octubre una de las muestras más importantes del hiperrealismo organizada por el prestigioso Instituto para el Intercambio Cultural de Alemania y que incluye 66 obras llegadas de museos y particulares de todo el mundo. Un lujo a la vuelta de la esquina.
  • Televisión entre fogones: después de vampiros, zombies, cantantes que parecían zombies y protagonistas de realities que se comportaban como vampiros, la televisión se ha vuelto, literalmente, a la cocina para aprovechar el nuevo fenómeno. Después del éxito de pesadilla en la cocina -también la versión original estadounidense-, se dispara la apuesta por MasterChef, TopChef e, incluso las versiones para niños. Al menos, aprenderemos a cocinar y, si hay suerte, también a comer. Todo sea por la causa.
  • Tecnología: aunque las cifras digan que será el año de los smartphones y las tabletas (puede incluso que de los smartwatches y del 4K) 2014 será el año de la tecnología deportiva. Desde las bandas que tanto éxito cosechan entre los aficionados hasta el año del empleo de nuevas tecnologías en el textil deportivo, en la medición de tiempos, en el desarrollo de pulsómetros, etc. La edad de oro que esta viviendo -en parte gracias a la crisis- el deporte popular está permitiendo el desarrollo de la tecnología deportiva de “a pie” como nunca. La monitorización de tiempos, rango cardiaco, calorías, etc. está permitiendo que cada vez hagamos mejor el deporte (o eso debería). Una vez más la tecnología como medio y no como fin.

Aste Nagusia, disfruta Bilbao

 

 

Bilbao es una de las ciudades europeas de moda. Más allá del “efecto Guggenheim” que cada año trae a la Villa decenas de miles de turistas y unos cuantos millones de euros, la capital oficiosa vasca (hace años se hablaba de Donostia como la capital turística, Gasteiz como la administrativa y Bilbao como la económica, hoy los bizkaitarras dominan los tres ámbitos) se reinventa continuamente para ser atractiva para propios y extraños.

 

La regeneración de Abandoibarra (la rivera izquierda de la Ría), la expansión de Miribilla, la reestructuración de Basurto -con nuevo estadio San Mamés incluido- y la inminente reconstrucción de Zorrozaurre son sólo algunos ejemplos de lo que nos encontraremos paseando por la ciudad. Aquí tenéis un plan para que podáis disfrutar de una de las ciudades más emocionantes de la vertiente atlántica europea.

 

 

Por la mañana

 

Aunque en las calles que rodean al tramo de Gran Vía entre la Plaza Circular (Estación de Abando) y la Plaza Moyua (todavía Plaza Elíptica para muchos bilbaínos) hay cafeterías excepcionales -os recomendamos El Embrujo de Bilbao en Diputación, 8 o la Cafetería Alaska en la vecina Marqués del Puerto- no se nos ocurre mejor forma de comenzar el día que desayunando en la terraza del legendario Hotel Carlton.

 

Situado en la Plaza Moyua, centro geográfico de la capital, este hotel de cinco estrellas cuenta con una privilegiada terraza sobre la Gran Vía con vistas a la Torre Iberdrola, atalaya de cristal que domina el paisaje de la ciudad y que se yergue en el centro de la Plaza Euskadi, entre el Museo de Bellas Artes, el Guggenheim y la Universidad de Deusto.

 

Desde allí no nos costará acercarnos a tiendas como Loewe, Gucci, Sandro, Suárez, Louis Vuitton o las vecinas calles Máximo Aguirre, Ercilla o Rodríguez Arias. En ellas, un Bilbao alejado de las grandes marcas late más fuerte que nunca con locales como My Embassy (Máximo Aguirre, 11); My Muse (11, Bis); Only Bilbao (mismo número), Tous (20), Serie B. Tampoco faltan en la zona NespressoGuerra San MartínKiehl’sLotusseSebagoCustoFurla, Gucci, Calvin Klein y un largo etcétera que harán las delicias de los amantes de la moda y que nos permitirán “ponernos guapos” para los planes nocturnos. Hay un precio y un estilo para cada uno.

 

Después de las compras os recomendamos volver hasta la Plaza Moyua, punto de partida, para ir dirección Plaza Euskadi. Allí encontraremos el Museo de Bellas Artes. La tercera pinacoteca del Estado por importancia de su colección descansa bajo la sombra del rascacielos, a pocos metros de su primo famoso (Guggenheim), enclavado en una esquina del maravilloso Parque de Doña Casilda. Perdernos unas horas en su interior removerá nuestra alma y nos permitirá disfrutar de imágenes tan bonitas como el monumento a Juan Crisóstomo Arriaga.

 

Con la hora de comer encima os recomendamos -para los que busquéis comida vasca tradicional a buen precio- los cercanos Restaurante Abaroa MuseoRestaurante Markina o el Batzoki de Abando. Mucho más moderna (y ligera) será la carta en el vecino Sandwicoffee donde los platos del día y la carta de ensaladas y sandwiches especiales no tiene rival en la ciudad. Para bolsillos más repletos, la cocina de los cercanos Nerua (en el propio Guggenheim) y Gran Hotel Domine son los destinos perfectos. Este último, además, parte con la ventaja de una espectacular terraza desde la que ver la nueva Abandoibarra y estar a sólo unos metros del Museo para visitarlo después de la sobremesa.

 

 

Por la tarde

 

Después de las fotos de rigor con Puppy y la abertura del atrio del Guggenheim (en el lado pegado a la Ría) y, sobre todo, después de visitar la obra de Frank Gehry os recomendamos que paseéis por Abandoibarra hasta que lleguéis al Zubi Zuri y la Isozaki Atea. Allí podremos escoger entre cruzar a Campo Volatín y el Paseo del Arenal (entre la Universidad de Deusto y el Ayuntamiento) o bien volver hacia Abando donde disfrutaremos de terrazas en la Plaza Jardines de Albia donde cafeterías emblemáticas como el Café Iruña (y sus pinchos morunos) o el gastro bar El Bitoque (y sus croquetas con premios) son puntos ineludibles.

 

En la calle adyacente, la ahora peatonalizada Ledesma tiene uno de los ambientes de pintxos más animados de la ciudad. Al caer el sol las terrazas se llenan y con el buen tiempo es habitual ver gente hasta bien entrada la noche. Tampoco queda lejos el Café La Granja otro de los mitos de Bilbao -sobre todo sus talos-.

 

Para los que busquen un poco de fiesta, ubicado en una antigua iglesia se ubica el Kafe Antzokia donde, además de un excelente -y accesible- menú del día tienen una “carta” de conciertos inmejorable. Sólo a la altura se encuentra la Sala RockStar en el otro extremo de Gran Vía, junto al Sagrado Corazón y al Palacio Euskalduna (y su Restaurante Etxanobe, uno de los más reputados de Euskadi).

 

Si, por el contrario, buscamos un ambiente más relajado, sólo tendremos que cruzar la Ría para disfrutar del maravilloso Teatro Arriaga, uno de los más relevantes del panorama estatal, y una obra de arte atemporal. Enfrente de su plaza se encuentra el renovado Gran Café El Mercante (resucitado Gran Café Boulevard) donde el tiempo parece haberse parado. Una antesala perfecta para el Casco Viejo que guarda un secreto para la mayoría de los foráneos. La magnífica Plaza Nueva con un ambiente amigable, joven, relajado, bilbaíno. En él templos de la cocina como el Víctor Montes (y su Alacena), el Sorginzulo o el Gure Toki se mostrarán como alternativas inmejorables a una cena de postín.

 

Para los que prefieran volver a la zona nueva, García Rivero (entre Rodríguez Arias y Licenciado Poza) o Marqués del Puerto (antes de llegar a nuestro punto de partida), les ofrecerán terrazas y restaurantes de todo tipo donde disfrutar del final del día.

 

Como habéis visto, la otrora ciudad industrial muestra ahora sus encantos en forma de rascacielos futuristas, terrazas clásicas, grandes cafés, tiendas de vanguardia, museos, teatros, restaurantes de todos los sabores (y facturas) que se amontonan en este pequeño botxo. La Ría vuelve a ser su columna vertebral (lo podréis disfrutar con los maravillosos paseos que ofrece Bilboats por sus aguas), sus gentes siguen siendo su alma y su pasado, los cimientos con los que se sustenta un futuro prometedor.

 

 

Aste Nagusia

 

A todo lo anterior, por cierto, hay que sumarle más de 300 actividades gratuitas en la Semana Grande. Desde aquí nos quedamos con la iniciativa Under the Bridge el traslado de los conciertos al Parque Europa de Txurdinaga ha permitido la creación de un enorme espacio de terrazas bajo el Puente de Euskalduna donde disfrutar en un ambiente mucho más relajado y vanguardista de los días grandes.

 

Tampoco hay que perderse las atracciones del Parque de Etxebarria que, sin duda, harán las delicias de los no tan pequeños y que es un lugar perfecto para disfrutar del Concurso Internacional de Fuegos Artificiales Villa de Bilbao. El Circo, la cercanía al Casco Viejo (por las Calzadas de Mallona o el ascensor de Metro Bilbao) y a la Basílica de Begoña hacen de esta explanada, antaño centro fabril, un lugar de obligada visita.