Diálogo entre Don Pelayo y un Independentista Catalán

Nos encontramos en el Valle de los Caídos, epicentro de la españolidad. Junto a la tumba del Caudillo conversan Don Pelayo monje custodio de los santos lugares y un Independentista Catalán que ha ido allí a convencer a Franco de lo bueno que es para España permitir el referendum sin saber que todo el complejo es un centro energético, un auténtico reactor desde donde se irradia la españolidad a todos los confines del universo donde la tumba de Franco hace de potente generador y la cruz de enorme antena.

Independentista catalán: Mire…Vamos a hacer un referéndum pacífico y democrático para alcanzar la independencia de mi país Cataluña.

Don Pelayo: Pues no se molesten…Ustedes, aunque no lo sepan no pueden dejar de ser españoles.

Independentista catalán: Ya veremos. Porque lo vamos a hacer con o sin el consentimiento de España, como corresponde a una nación libre y soberana. Porque para ser libres, ¿sabe usted? No se precisa pedir permiso a nadie.

Don Pelayo: Sabia afirmación que sin embargo nada cambia las cosas. Ustedes hagan lo que hagan o decidan lo que decidan, no pueden dejar de ser lo que son ¡¡¡Españoles!!!

Independentista catalán: ¡Oiga! ¡Sin faltar! Le repito que nosotros seremos lo que queremos ser y sólo queremos ser catalanes y no españoles. Yo no me siento español: no quiero ser español; no me reconozco como español ni deseo que los demás me identifiquen como español.

Don Pelayo: Pues mala suerte…haber nacido en otra parte, porque una vez que has sido identificado oficialmente como español, nada se puede hacer. Eres español para toda la vida. Es más…aún muerto, serás recordado oficialmente como español, porque la españolidad no es algo de lo que uno pueda desprenderse con la muerte. Se es español para toda la eternidad. Y así aparecerás en todas las estadísticas y gráficas de los historiadores, computado como español.

Independentista catalán: ¡ Me está ofendiendo! Nosotros los catalanes somos un pueblo con historia, cultura y lengua propia y tenemos derecho a independizarnos de España si así lo quiere la mayoría de nuestros ciudadanos. Y nadie podrá persuadirnos de dejar de ser españoles si estamos decididos a ello. ¡Y lo estamos! ¿Quién nos lo va a impedir?

Don Pelayo: Ciertamente es posible que ustedes hagan el referéndum y que este arroje una amplia mayoría favorable a la independencia de Cataluña. Pero si la condición de españolidad fuera algo que se puede dejar por votación democrática acaso también lo sería hacerse español y ya ve usted que por esa via nadie alcanza la nacionalidad española en la zona subsahariana que tan pronto vienen aquí con esa intención los negros y refugiados se pone todo el aparato represivo del Estado para expulsarlos. Avenga entonces conmigo que la españolidad no está sujeta al régimen democrático y antes le parece contrario a dicha forma de proceder.

Independentista catalán: Usted hace trampas con los argumentos…es cierto que la nacionalidad no es algo sujeto a democracia sino a derecho. Y como quiera que este permita desde tiempo inmemorial conceder o retirar la pertenencia al grupo, clan, tribu o nación a los individuos, en el siglo XXI también esto puede extenderse a la voluntad de la persona y a los pueblos. Nadie puede forzar a otro a ser lo que no quiere ser…

Don Pelayo: Pero tampoco nadie puede dejar de ser lo que es a voluntad. Usted piensa ahora así porque es débil. De hecho, por ser débiles como pueblo han elegido celebrar un referéndum pacífico y democrático. De ser un pueblo fuerte no se tomarían tantas molestias actuarían conforme a sus intereses. De hecho, esa es la diferencia entre ustedes y los vascos.

Independentista catalán: Pues no veo la diferencia. Explíquese…

Don Pelayo: que mientras ustedes son un pueblo vencido, los vascos son un pueblo convencido.

Independentista catalán: no sé qué es peor. Pero no me creo esa distinción que hace usted.

Don Pelayo: A las pruebas me remito. Mientras en referencia a ellos se les dice ¡Puto vasco! a ustedes les dicen ¡Catalán de mierda! ¿Queda clara la diferencia? En cualquier caso tampoco ellos pueden dejar de ser españoles.

Independentista catalán: Ya entiendo su estrategia en la conversación…Usted está intentando que pierda los papeles para que quede desautorizado en mis argumentos que son incontestables. Pero estoy intrigado por averiguar en qué fundamenta usted que yo no pueda dejar de ser español.

Don Pelayo: No es nada personal. Usted y ningún catalán pueden dejar de ser españoles, porque nadie puede dejar de ser español una vez haya sido identificado como tal.

Independentista catalán: ¿Tampoco un madrileño?

Don Pelayo: ¡Tampoco!

Independentista catalán: ¿Y un andaluz?

Don Pelayo: ¡Menos!

Independentista catalán: Créame que no lo entiendo. Yo comprendo que los españoles impidan a los catalanes dejar de ser españoles porque saben que queremos dejar de ser españoles…pero que tampoco puedan los andaluces que para nada desean abandonar España…¿Qué necesidad hay de impedírselo?

Don Pelayo: Ninguna. En verdad nadie impide a nadie dejar de ser español, porque nadie puede dejar de ser español por mucho que se empeñe.

Independentista catalán: De verdad que no le entiendo. Explíquese mejor.

Don Pelayo: Vamos a ver como se lo hago entender…Hay tres cosas difíciles en la vida: la primera es cambiar de sexo; la segunda es ejercer la apostasía de la Iglesia católica; y la tercera darse de baja en una operadora de telefonía. Pues bien, dejar de ser español, es imposible.

Independentista catalán: ¿Qué tontería dice?

Don Pelayo: No. No es ninguna tontería. Nadie puede dejar de ser español por mucho que se lo proponga. Ahí tiene a los etarras cometiendo atentados, poniendo bombas, rabiosos por no ser españoles y sin embargo España no les ha eximido de su obligación de ser españoles. Fíjese en los canarios allá lejos, dejados de la mano de dios. Son africanos y sin embargo españoles para siempre. Mire a los gibraltareños, no pierden ocasión en rechazar a España como su madre patria, la insultan, la desprecian, la roban, se mofan de ella, la denuncian en foros internacionales…y sin embargo España reclama su españolidad, cosa que les solivianta y por ello les dicen “llanitos”. Más chocante todavía es el caso de ceutíes y melillenses a quienes siguiendo el proceder anterior no deberían de considerar españoles, pero ahí los tiene usted, españoles de pura cepa aunque muchos de ellos se expresen sólo en árabe y coman cuscús.

Independentista catalán: ¿Y Andorra?

Don Pelayo: Andorra es esa parte de España que se comparte con Francia.

Independentista catalán: Y ¿qué pasa con Portugal? Durante unos años fue española y ahora es independiente.

Don Pelayo: Aparentemente sí…pero si atiende a su recorrido histórico es milimétrico en los acontecimientos. Por eso, todo el mundo y cuando digo todo el mundo también incluido usted, psicológicamente tenemos asumida la verdad y cuando pensamos en España, pensamos en toda la península Ibérica, incluido el País Vasco, Cataluña, Andorra, Gibraltar y Portugal. Todo es España, hasta el anticiclón de las Azores.

Independentista catalán: Y qué pasa con América y todos los países que hay allí…Antes eran España y ahora ya no lo son.

Don Pelayo: Usted parece impermeable a las razones del telediario…Cómo diantre se les identifica en conjunto como ¡Hispanos! ¿Y sabe por qué? Porque ellos son argentinos, ecuatorianos, o mejicanos como aquí son gallegos, catalanes y vascos, es decir como pertenecientes a una entidad superior. Eso es lo que se festeja el día de la Hispanidad.

Independentista catalán: No me convence nada…Pero supongamos que tiene razón. Que yo por haber nacido legalmente en España no puedo escapar a la Españolidad. Que moriré español. Que como usted ha dicho seré contado en el cómputo de la historia como español, etc. Lo asumo. No tengo escapatoria…pero si en esta vida nuestra generación alcanza la independencia habrá merecido la pena por nuestros hijos, por nuestros nietos y los nietos de sus nietos. Gracias a nuestra lucha pacífica y democrática, al menos ellos nacerán en un país libre y limpios de españolidad. No estarán contaminados.

Don Pelayo: Lamento informarle de que está muy equivocado a ese respecto, por no mencionar esa contradicción de luchar pacíficamente…

Independentista catalán: ¿Equivocado? ¿Cómo puedo estar en un error si he aplicado su propia lógica?

Don Pelayo: Porque mi lógica sólo funciona para defender la verdad nunca la falsedad.

Independentista catalán: Usted ha dicho que si uno nace español o es identificado en un momento dado oficialmente como tal, ya no puede dejar de ser español nunca. Que es español para la eternidad.

Don Pelayo: Verdadero sin falsedad cierto y muy verdadero.

Independentista catalán: Luego, si independizada Cataluña de España en el 2025 nace un hijo mio en Cataluña, nacerá únicamente catalán. No será oficialmente español y no le alcanzará la españolidad, ni a él ni a su prole.

Don Pelayo: Créame…Su hijo también será español. Y el hijo de su hijo y así hasta el final de los tiempos cuando escuchen las trompetas del Apocalipsis.

Independentista catalán: ¡No es posible! ¡Me niego!

Don Pelayo: Niegue la realidad todo lo que quiera. La realidad es paciente y tarde o temprano alguien se dará cuenta de que no se puede dejar de ser lo que se es y usted y todos los suyos son españoles.

Independentista catalán: No me lo creo.

Don Pelayo: Pues créaselo. Usted sabe de los niños que tras la caída de la República fueron enviados a Rusia; que se quedaron muchos allí; que tuvieron familia con rusas; que tuvieron hijos y nietos que ni saben hablar español ¿verdad? Pues para España, son todos españoles. Usted conoce que tras la Guerra civil muchos españoles tuvieron que emigrar por persecución política y hambre a América; allí tuvieron hijos, nietos y biznietos la mayoría no han pisado nunca territorio español y sin embargo, España les reconoce su españolidad, también ellos son todos españoles.

Independentista catalán: Lo sé…Lo sé…Pero supongo que con el tiempo, la españolidad se irá desgastando y habrá un momento en que dejarán de ser españoles. Y esa suerte también puede acontecernos a los catalanes, sino de este siglo, al menos del siguiente y para cuando festejemos los 100 años de independencia no habrá nadie afectado por la españolidad.

Don Pelayo: De eso nada. Cataluña ahora y siempre será española. Tome nota de lo acontecido con los judíos que habitaban en los reinos peninsulares cristianos que fueron expulsados hace más de quinientos años, ahora conocidos como sefardíes. Llevan siglos de un lado para otro y ahora muchos de ellos tienen nacionalidad israelí…¿Cree usted que por haber pasado no un siglo, ni dos, ni tres, ni cuatro, sino cinco siglos han dejado de ser españoles? ¡Bajo ningún concepto!

Independentista catalán: Pero ¿Por qué? ¿Por qué nadie puede dejar de ser español? ¿Por qué puedo dejar de ser de Timofon, por qué puedo dejar de ser varón, por qué puedo dejar de ser católico y en cambio no puedo dejar de ser español? Esto es desesperante…

Don Pelayo: Porque ser español es como ser judío. Es algo que no se puede remediar. Se transmite de padres a hijos. Puedes olvidarte de ello, puedes renegar de ello, puedes camuflarlo, puedes esconderlo, no practicarlo…pero al final se sigue siendo lo que uno es. Y en el caso de los catalanes es ser por encima de todo españoles. Da igual que seáis altos o bajos, pobres o ricos, tontos o listos, que ameis o desprecies a España, sois españoles sin remedio y sin fin.

Independentista catalán: Usted está mal de la cabeza. Si algo enseña la historia es que todas las naciones en algún momento llegan a su fin. El Imperio Romano, el Imperio Otomano, El Imperio Austro-Hungaro, la URSS…todas las naciones pasan…

Don Pelayo: Todas las naciones pasan, pero España permanece. ¿Y sabe por qué?

Independentista catalán: Dígamelo usted.

Don Pelayo: Porque España es una entidad sagrada que afecta tanto al presente como al futuro y aún al pasado. Es decir, no sólo usted es español en la actualidad, que también lo seguirá siendo para toda la eternidad y ya lo era antes de venir al mundo.

Independentista catalán: Eso ya es de risa. ¡Siga! ¡Siga!

Don Pelayo: Ria cuanto quiera, pero no se ha percatado de que los reyes católicos pasan por españoles cuando en teoría España no existía. Como tampoco lo eran los sefardíes, ni los Emperadores romanos, Trajano, Adriano y Teodosio, ni los eruditos Isidoro de Sevilla, Averroes, Avicebrón…pero a todos ellos les ha alcanzado la españolidad retroactiva.

Independentista catalán: Entonces, ¿de verdad que no hay escapatoria?

Don Pelayo: No. No la hay.

Independentista catalán: ¡Odio ser español! ¡Me da asco pertenecer a España! ¡Maldigo España! ¡Me cago en la puta España de mierda! Voy a quemar la bandera rojigualda. Voy a hacer una manifestación con una pancarta en inglés que diga ¡No quiero ser español!

Don Pelayo: Cuanto más luchas contra la españolidad, más español te vuelves. España es como el lado oscuro de la fuerza. Por eso la celebración del referéndum lo único que puede hacer es reforzar vuestra condición de españoles y como tales sereis recordados por la historia.

El Independentista catalán cae agotado por la radiación españolista y queda postrado de rodillas ante la tumba del Generalísimo entre susurros. El monje, con ternura le echa por encima una bandera rojigualda. y le consuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *