Propuesta Pública para volar el Congreso de los Diputados

Imagen de previsualización de YouTube

La inusitada rapidez con que se suceden los acontecimientos políticos tras meses de letargo, modorra y holgazanería, me ha pillado falto de reflejos, cuando en otra época, cualquiera de ellos me hubiera dado excusa para editar varias entradas diarias en este INÚTIL MANUAL y he requerido una chispa que me pusiera manos a la obra al objeto de retomar mi compromiso social y pedagógico con la ciudadanía, muy resentido después de atender como la población refrendaba en votos y en escaños la Mayoría Absoluta del PPSOE dos veces consecutivas, inspiración que me ha venido, paradójicamente, ante la inminente Investidura de Rajoy, quien, a poco más, le usurpa el título a Fernando VII, no ciertamente el de Rey sino el de “Deseado”, cuando paseando por Madrid, me detuve ante el Congreso para preguntar a uno de los policías nacionales allí apostados, por una calle cercana y hete aquí, que me respondió muy amablemente “Debe dar un rodeo” contestación que Freud no dudaría de etiquetar como lapsus linguae, dado que, por la Ley Mordaza, está terminantemente prohibido rodear el Congreso, siendo esto lo que desencadenó en mi desear ardientemente la posibilidad de volar, en vez de rodear, el Congreso de los Diputados, siendo ajeno a la ética si sus Señorías están fuera o dentro observando como lo volamos.

De aquella repentina pulsión peatonal, nace esta mia “Propuesta Pública para volar por los aires el Congreso de los Diputados”, a poder ser, durante la Sesión de Investidura de Rajoy, acción que anticipo yo, será más efectiva y obtendrá mayor resonancia mediática a nivel mundial que la enésima tentativa de “Rodear el Congreso” que se está organizando por distintas asociaciones ciudadanas, cuya procesión pacífica va camino de convertir al edificio leonino en la Nueva Kaaba política.

Soy consciente de las dificultades que entraña esta acción reivindicativa para denunciar el escenario en donde se perpetra el rapto de la Democracia, dificultades emanadas más de la premura y trabas administrativas, que de los peligros que para nosotros pueda suponer vernos implicados en perpetrarla, pese a tomar todas las precauciones que Dédalo diera a Ícaro. Pero, creo sinceramente, que merece la pena el esfuerzo y el riesgo.

Estoy convencido de que si abriera una ventanilla donde apuntarse para integrar el equipo de personas deseosas de participar en esta contundente acción, la cola sería más larga que la del INEM, pero no sólo de indignación, rabia y entusiasmo, vive la protesta ante los tiranos, es necesario igualmente la eficiencia en la consecución brillante de los objetivos y en consecuencia, hemos de entender todos, yo el primero, que para volar el Congreso de los Diputados, precisamos contar únicamente con personas audaces y decididas que crean en la causa dispuestas a asumir su responsabilidad, pero también, debidamente capacitadas en técnica y experiencia, al objeto de no fallar en el intento.

Por este motivo, hago desde aquí un llamamiento a cuantos de entre vosotros estéis en condiciones y disposición de volar el Congreso por distintos medios, para que estéis alerta y en cuanto sepamos la fecha de la Investidura os deis cita en el cielo madrileño con vuestros globos aerostáticos, ala delta, parapente…porque si la misma Naturaleza que nos limitaba a dar saltos es la responsable de que podamos volar, la misma ley que nos limita rodear el congreso, es la responsable de que lo volemos, quedando patente la diferencia que media entre saltar y volar por los aires.

Pero esta propuesta se ciñe única y exclusivamente a volar por los aires el Congreso, si luego los participantes en una protesta que se augura ecologista, animalista, feminista, vegetariana, pacifista, divertida y colorista deciden al margen de esta convocatoria aprovechar el vuelo para arrojar la bomba atómica, eso ya es responsabilidad de la Fuerza Aérea Española, de sus F-18, Misiles y Antiaéreos.

Empieza el Tic-Tac para la dignidad

No sé si ustedes recordarán la relación causa-efecto pregonada por los medios de comunicación durante los años ochenta y noventa entre los votos democráticamente recibidos por HB en las urnas y los atentados de ETA, convirtiendo en poco menos que bombas lapa el contenido de los discursos proferidos en sus mítines y en balas las papeletas depositadas por los ciudadanos en su libre ejercicio de elección de representantes. En cualquier caso, yo la rescato de la hemeroteca, al objeto de servir de ayuda en su discernimiento a cuantos se hallan todavía con la duda de votar o dejar de votar a partidos como el PP o el PSOE, pues si votar a HB era apoyar a ETA ¿Qué significado tiene en las circunstancias actuales, volver a votar al PP y PSOE?

Hoy en día, sabiéndose lo que se sabe de estas dos organizaciones implicadas de continuo en casos de corrupción multimillonarios, conociéndose con qué impunidad se manejan en su saqueo organizado de las Instituciones, estando al tanto de sus conspiraciones contra la ciudadanía y el Estado, delitos por los que en cualquier otra parte serían condenados por Alta Traición a la Patria, sólo el interés cómplice y la más supina ignorancia podrían justificar que un ciudadano volviera a depositar su confianza en tan dañinas siglas.

No seré yo, quien desde mi postura liberal luche contra el interés individual que cada cual en su conciencia desee defender; las personas tienen derecho natural a hacer, incluso el mal a terceros, en su propio beneficio, eso sí, asumiendo después su responsabilidad que puede depararle igualmente un gran perjuicio. Lo que sí estoy en condiciones de hacer, es evitar que quienes se decanten por tan vergonzosas siglas desprovistas de cualquier ideología que no sea la extensión del crimen y el delito por rapiña generalizada del entorno social, pues ni el PP es demócrata-cristiano o conservador, ni el PSOE socialista o socialdemócrata, puedan en lo sucesivo esgrimir esas excusas de “Yo no sabía” “Lo desconocía por completo” “Nadie me había dicho nada” “De haberlo sabido…” tan redundantes entre la población alemana de postguerra al ser interrogada sobre la existencia de los campos de concentración y las atrocidades nazis.

Aquellos que hasta este 2015 hayan depositado su confianza reiteradamente en el PPSOE, nada tienen que temer en el futuro próximo, si de modo convincente, dan claras muestras de su arrepentimiento, a la manera en como los fieles se dan golpes de pecho en la Iglesia, pues si el mal de muchos es consuelo de tontos, también exculpa a tantos, cuál amnistía general, que estarán en situación de exhibir su decepción personal con sus representantes, de explicitar su enfado por sentirse engañados por los dirigentes y hasta llorar amargamente por haber entregado sus vidas a unas formaciones cuyos ideales han sido mancillados por auténticos granulas, y resto de fraseología que empieza a circular por los bares y plazas a voz en grito.

Pero ha empezado el tic-tac y el tiempo para el arrepentimiento personal, presentar actos voluntarios de autocorrección, contrición y reparación del daño causado, ha iniciado su cuenta atrás y sería una pena que no fuera aprovechado por los infelices que afectados por una mal entendida coherencia interna, una ingenua lealtad y una estúpida obediencia, se quedaran atrás en esta carrera colectiva que ha empezado por la salvación de la dignidad nacional.

Es verdad, que las garantías democráticas que protegen la intimidad del voto, posibilitarán que la gran mayoría de quienes reconocen ir a votar con una pinza en la nariz, mientan en las encuestas a pie de urna por vergüenza, escurran el bulto de su felonía escudándose en la obediencia debida al Partido, le echen la culpa a otros a la primera pregunta acerca de los motivos de tan mal comportamiento cívico…por lo que, a priori, lo tienen más fácil para irse de rositas o de gaviotas, según sea el caso, que aquellos infelices militontos de base que todavía se atrevan a ofrecer sus nombres para confeccionar las listas locales de relleno que acompañan a los candidatos a ocupar las rentables concejalías de obras públicas y urbanismo, así como los bien retribuidos cargos de alcaldía, pues ellos, sí quedarán señalados como apestados sociales para el resto de sus vidas por haber dado su público apoyo necesario al sostenimiento de la ignominia.
Sin embargo, al final, en nuestra cultura escrita, todo acaba por saberse, como estamos observando con los papeles de Bárcenas, la lista Falciani, las tarjetas Black… Y no es cuestión de servir de chivo expiatorio en el nuevo escenario a salir tras las elecciones, para conjurar los males del barrio a manos de sus vecinos, de la empresa entre los compañeros o incluso en la misma familia en boca de los suegros, recuérdese que las masas pocas veces se atreven a ajustarles las cuentas a los máximos responsables, sino a los desgraciados que tienen más a mano, por lo que yo recomendaría a cuantos hasta la fecha hayan alardeado de votar al PP o al PSOE, empiecen a fabricarse pruebas de su distanciamiento sustancial antes de la debacle general, a cuyo efecto podría servir enviar un correo electrónico a la ejecutiva más próxima solicitando la baja inmediata del Partido o un burofax para que quede reflejada la fecha del documento; algún gesto público entre los amigos como romper el carnet o escupir en la foto de un periódico donde aparezca su líder; incluso prestarse a filtrar información ejerciendo de acreditada fuente periodística o de espía al servicio de los adversarios políticos; aunque para ser medianamente convincente, no hay nada mejor que ir con la papeleta en boca desde casa hasta la mesa electoral, para que todo el mundo sea testigo de que has dejado de estar con los enemigos del Pueblo y has hecho lo correcto.

¿Temámosles? ¡Matémosles!

El miedo es a la psique, lo que el dolor al cuerpo, un mecanismo evolutivo de alerta que permite a la conciencia evitar un futuro peligro o perjuicio para la supervivencia. Pero, mientras el dolor físico desaparece o se atenúa desde el momento en que la causa que lo provoca se aleja en el tiempo y retira en el espacio, no así acontece en el caso del miedo, cuya causa material, aún desaparecida de la realidad circundante, puede permanecer actuando por medio del recuerdo durante periodo indefinido con igual o mayor intensidad si cabe, condicionando igualmente el comportamiento y la respuesta de las personas que lo padecen.

Esta característica del miedo, la de continuar activo separado el sujeto de la causa que se lo provoca, lo convierte a ojos del Gobernante Criminal y de las Élites Extractoras para las que trabaja, en un eficaz instrumento de control infinitamente preferible a cualquier otro dispositivo de represión habitual que requiere de mucha mayor inversión económica en cámaras de videovigilancia, material antidisturbios, contratación y entrenamiento de personal de confianza…cuyo acción en provocar dolor, dura lo que dura, y aunque ciertamente ese puntual displacer en algunos elementos de la masa social contestataria pueda ser suficiente para disuadirles en la participación de ulteriores protestas cívicas o pacíficas reclamaciones vecinales, lo cierto es que, más ello, no anuncia otra cosa que pan para hoy y hambre para mañana, porque el grueso de los individuos afectados por la represión física, dejará de dolerse de los porrazos y aún de las torturas, y, más pronto que tarde volverá a las andadas mejor preparado para el combate cuerpo a cuerpo, salvo si, a su lamento inicial, se le sabe asociar una buena dosis de temor que aun naciendo de un motivo racional, pueda fomentarse su acrecentamiento mental de modo irracional.

También es verdad, todo hay que decirlo, que de igual forma que la mayoría variamos de comportamiento más por imperiosa necesidad que por íntimo razonamiento, nuestro respeto al a la ley justa es debido en mayor medida al castigo de su incumplimiento por medio del empleo de la fuerza, que a la interna adhesión de la conciencia a su benigna realidad y en consecuencia, no seré yo quien critique esta forma ancestral de proceder, tratándose nuestra sociedad de hombres y no de ángeles, pues si la gente no obra bien por amor a Dios, que entonces sea por miedo al demonio.

Por supuesto, los Gobernantes, como enemigos naturales que son de la sociedad, dan continuos motivos para ser temidos antes que respetados por parte de sus ciudadanos, quienes, fomentados en su afición, antaño desde los púlpitos en las llamas del infierno y ahora a través de los Tontodiarios mediante la retransmisión desde cualquier punto del globo de cuantos robos, asaltos y asesinatos en directo se puedan hacer eco, sucumbimos ante cualquier suya amenaza sin ofrecer la más mínima resistencia haciendo buena la sentencia “No hay guerra más perdida que la que no ha sido librada” y dando sentido a aquella extraña formulación de Shakespeare “Solo tengo miedo a tu miedo”.

Ciertamente, el miedo es libre. Pero la Libertad no es miedosa y menos todavía cobarde. Las personas libres, asumimos el miedo, pero no nos consumimos en él. Es verdad que no podemos evitar tener miedo al Gobernante Criminal; yo sé que me la juego pensando como pienso, escribiendo como escribo y hablando como hablo en los círculos sociales en los que me muevo. Pero las personas libres superamos el miedo del único modo en que es posible hacerlo: enfrentándonos a sus causas y aceptando las consecuencias directas de la lucha consciente.

Como afirmó Julio Anguita en su día “ Es más sencillo rendirse que presentar batalla” y en ello colabora no poco la cobardía disfrazada de prudencia y la no menos dañina autocensura escudándose en la temida responsabilidad por medio de amenazas bajo el aspecto de consejos tales como “¡Ten cuidado con lo que dices!” O “Lo que escribes es peligroso!” Como si nuestro silencio fuera menos dañino para nuestros derechos civiles y supervivencia dejándoles hacer y deshacer a su antojo desde el omnímodo Poder, extremo que cunde entre las masas cuando el miedo irracional, se apodera de la mayoría que huye y se esconde despavorida de una minoría.

Así, el pasado 1 de Mayo, Pablo Iglesias, lo anunció muy claro: ¡Es hora de que el miedo cambie de bando! En alusión al miedo que tiene la población de perder su puesto de trabajo, la prestación por desempleo, su casa, la sanidad universal, la educación pública de sus hijos, la pensión de jubilación, etc, y que lo sientan, aunque sea por un instante cerca de sus nucas, aquellos que lo provocan. Y para ello, bueno es empezar por trocar en nuestro fuero interno, las sílabas de ese tácito circulante ¡Temámosles! referido a los criminales que arruinan nuestras vidas, por ese astutamente acallado por los medios de comunicación ¡Matémosles!

La Lista

Empieza un Tiempo nuevo cuyo brusco arranque recordará al antiguo en sus viejas formas, siendo por ello del todo imperdonable que las pretendidas vanguardias sociales, olvidadas las lecciones del pasado, repitieran el error de confiar el curso de la Historia al optimista despliegue del espíritu hegeliano como si el devenir humano fuera de signo divino y compartiera una comunidad de destino, concediendo la victoria en último término a quienes poseyeran la razón, combatieran por la verdad, lucharan por sus derechos, reclamaran justicia o buscaran para sí y para los demás, el lema revolucionario de Libertad, Igualdad y Fraternidad incluso la Paz Perpetua kantiana en su afamada dialéctica de tesis-antítesis-síntesis, pues no hay más síntesis que la descubierta por Darwin de una evolución guiada por el azar y la necesidad, mas, si bien esta última, la necesidad, conduce en su inicio nuestro comportamiento en cualquier esfera humana, hemos de evitar en lo posible que sea el primero, el azar, el que nos resuelva los asuntos como advertía el humanista Maquiavelo, si es que en algo deseamos distinguirnos de los animales, pues no es cuestión de dejar a las palabras la tarea de construir una nueva sociedad y ¡menos todavía! empujar a la idiota ciudadanía a una guerra sin cuartel, porque como enfatizaba el estribillo de Seguridad Social, “No quiero hablar de la lucha, si no estamos preparados”, porque es un hecho incuestionable que la mayoría inerme, cantarina y perroflautista nada puede hacer contra la Organización Criminal del Estado, si confía su suerte a lemas como ¡No pasarán! o ¡El pueblo unido jamás será vencido! A la experiencia me remito: Siempre pasan y siempre es vencido.

A qué preocuparse entonces, se preguntarán ustedes, si como digo, el fin de la tragedia está escrito. Muy sencillo: el ciclo histórico revolucionario presenta todavía un potencial recorrido ascendente, cuya tendencia, para ser aprovechada, requiere aumentar el grado de resistencia civil a la opresión con objeto de vender caro un previsible Pacto Social que garantice cierto equilibrio entre la mayoría y la minoría, las gentes pagadoras de impuestos y las élites extractoras.

Los partidos políticos han dado el banderazo de salida a la confección de listas de cara a las próximas elecciones. No son los únicos…los bancos tienen listas de todos los ciudadanos, las grandes empresas poseen grandes listados de sus empleados, las grandes compañías de teléfono, gas y electricidad cuentan con grandes listas de sus clientes, y el ARE (Aparato Represor del Estado) para entendernos, Hacienda, Policía y Ejército, tiene listas y más listas de cada uno de nosotros. Todas estas listas, sean bancarias, empresariales o Institucionales, cuentan en su haber, una cantidad ingente de información sobre la gente que sólo un minucioso estudio de la basura y un análisis de la defecación podría ampliar, pues además de tomar nota de los datos recogidos en el DNI, en la SS o en el Padrón, reflejan el poder adquisitivo, hábitos de consumo, circulo de amistades con los que se relaciona y un largo etcétera que dejaría perplejo al lema del oráculo de Delfos ¡Conócete a ti mismo! Pues bien, si antes de la Era de la información en la que nos hallamos inmersos, como advirtiera Sun Tzu “las batallas eran ganadas o perdidas antes de ser libradas”, hoy más que nunca, disponer de información detallada del enemigo, es la primera tarea a la que se ha de entregar en cuerpo y alma todo buen estratega, antes de emprender cualquier otra iniciativa. Y como se ha comentado, los enemigos de la ciudadanía han hecho los deberes desde hace tiempo, porque en verdad, las élites extractoras, cuyo Estado de Bienestar depende del saqueo y la rapiña de quienes les rodean, siempre precisan estar prestos al combate; mas, si antaño educaban a sus vástagos en el arte del combate, contrataban mercenarios para su defensa y acumulaban arsenales privados, en la actualidad, disponen de colosal información sobre todos ustedes cuyo conocimiento está protegido por la Ley de datos, hasta que sea necesario su empleo, mientras nosotros, los ciudadanos ¿Qué sabemos de ellos? ¡Nada! Absolutamente nada, salvo lo que trasciende en programas del corazón o en revistas como ¡Hola! Pues ya se cuidan los Tontodiarios de dar muchas noticias y poca información, que es de lo que se trata.

Es preciso que las vanguardias emprendan una inmediata recogida directa de datos relevantes contrastados y actualizados sobre los enemigos del Pueblo, a fin de confeccionar una lista interesante con sus nombres, apellidos, dirección de viviendas, personas que tienen a su servicio como chóferes, guardaespaldas, cocineros…lugares de ocio que frecuentan, restaurantes y cafeterías, residencia de vacaciones, colegio de los hijos, médicos que les atienden y ese largo etcétera que sólo con que supieran que dicha información obra en manos de la gente, de sus vecinos y conciudadanos, sería suficiente disuasión para refrenarles un poco en la represión que tienen previsto activar a las primeras de cambio.

Pero, además de disuasorio, la lista tendría un propósito práctico, a saber: tener previsto y sistematizado de cara a un futuro Tribunal Popular para juzgar a los criminales que hayan cometido delitos contra el Pueblo, la información necesaria para su localización, apresamiento y pliego de cargos, para que no escapen a la Justicia durante los primeros momentos de caos.

Programa Oculto

La Organización Criminal Del Estado (OCDE), por poderosa que sea su influencia, no puede permitirse el lujo de dejar en manos del capricho democrático el devenir de nuestra comunidad, por cuanto cosa semejante contravendría sus intereses de manera irreversible. Conscientes de ello, los Agentes Patógenos de la Sociedad, han apostado fuertemente por explicitar su apoyo a una Gran Coalición del PPSOE que les posibilite proseguir legalmente con su genocidio civil de la Clase Media y el exterminio de los derechos fundamentales de la ciudadanía trabajadora, mientras una población tontapacifista se lo permita. Al objeto que la gente despierte de su letargo, bueno es dar a conocer el Programa Oculto que la Gran Coalición del PPSOE tiene previsto desarrollar sin paliativos en la próxima legislatura:

En el ámbito financiero, después de haberse asumido la deuda privada como pública, después de haber llevado al país a la bancarrota deliberadamente para hacer el negocio del Milenio con la deuda que es el chollo de la banca, los gobernantes criminales, aun satisfechos con los resultados del actual ejercicio, creen que podría hacerse mucho más como por ejemplo, decretar por ley el pago en cupones de gasto a los empleados, reteniendo su salario monetario en la banca empresarial para que además de aprovechar el esfuerzo bruto del trabajador, también de beneficios su dinero.

Además de permitir, facilitar, fomentar, obligar y hasta forzar el pago en especie que no escapará por ello a los impuestos pertinentes sobre la renta y el salario, en el ámbito laboral se aprobará el despido libre; ligar la cuantía del sueldo a la productividad; la nulidad de los convenios; la supresión de las vacaciones; la eliminación de la paga extra de Navidad; se sustituirá el subsidio del desempleo por incentivos a los empresarios para crear puestos de trabajo…por supuesto, todo ello no se hará sin contar con el concurso de los sindicatos verticales.

En el Régimen impositivo, el IVA se verá incrementado en al menos dos puntos pasando del 21% al 23%; se recuperarán tasas anteriormente eliminadas del pequeño comercio y se impondrán otras de nueva creación cuya aplicación se dejará en manos de las Autonomías y Ayuntamientos para que la población distraída en su confusión no perciba del todo el expolio al que va a ser sometida. Así, veremos implantarse gravámenes sobre el disfrute de parques y zonas de ocio aledañas a la vivienda; el desarrollo de una tasa para mascotas; la extrapolación del sistema de pago en aparcamientos a las playas donde en breve será necesario sacar entrada por ir a tomar el sol; irrupción de un abono anual de la comunidad de vecinos por la presencia de una antena de televisión, o cualquier otro sistema o aparato que permita recibir o emitir información sea de radio, teléfono o Internet; etc.

En el campo de las infraestructuras, los criminales poco más pueden hacer; con mucho, es el apartado presupuestario mejor desarrollado por las élites extractoras que durante décadas han logrado que el dinero de los trabajadores vaya a sufragar las grandes infraestructuras que los dirigentes precisan para un mayor suyo disfrute y beneficio. Con todo, cabría emprender alguna obra faraónica que requiera miles de millones de inversión pública, verbigracia, la elevación de costas en puntos turísticos como Benidorm o Torremolinos, como prevención a un futuro aumento del nivel del mar por causa del cambio climático.

El Programa Oculto que debe desarrollar ¡sí o sí! la Gran Coalición PPSOE, es demasiado amplio como para exponerlo entero en estas líneas, pequeño apunte, para que nos hagamos una idea de la que se avecina. Quizá me podría haber ahorrado toda esta maraña de propuestas circulantes por los mentideros políticos, corrillos financieros y tertulias periodísticas, de limitarme a señalar que, una de sus medidas más descorazonadoras, consiste en convertir el Derecho Humano a la Salud y la Educación de todos los españoles, en un Derecho Constitucional, modificación aparentemente inocua, salvo si atendemos a lo que acontece con el Derecho Constitucional a la vivienda, pues es a ese rango jurídico al que tienen intención de rebajarlos. Y con eso, estaría dicho todo.