Compra-Venta del Voto

Vivimos en una sociedad capitalista donde todo es susceptible de ser comprado y vendido: la fuerza de trabajo, el tiempo familiar, la tierra, el conocimiento, los medicamentos, el cuidado de las personas mayores, el arte, los alimentos básicos…Pero, paradójicamente, siendo también nuestra sociedad democrática, descansando la Democracia en el libre ejercicio del derecho a votar, el voto, paraece no afectado por las exigencias del mercado que dictan todo lo demás y en consecuencia, no existen entidades dedicadas a poner en contacto a potenciales vendedores de su voto con aquellos que estarían dispuestos a adquirirlo a un precio razonable. Por no haber, no hay ni una puñetera Oenegé de esas que se dicen sin ánimo de lucro para ocuparse de esta labor que fortalecería en su esencia el Capitalismo y la Democracia.

Partiendo del axioma de que entregar el voto gratis es una tonteria, yo propongo que la gente, exija al Presidente de mesa, algo a cambio de su papeleta…Qué menos que un recibo, si bien, yo no estoy pensando en eso, sino en algo más contante y sonante.
La Politicasta no tiene vergüenza alguna en reclamarnos el voto gratis, cuando saben el precio exacto que van a ingresar de nuestros impuestos por cada voto emitido, por cada escaño adjudicado, por formar Grupo Parlamentario, etc. Hay que tener la cara muy dura para solicitar el voto gratis al ciudadano con grandes carteles e ingentes titulares en prensa, y después, cobrarselos a manos llenas dando cuenta de ello únicamente en el BOE que es al Estado lo que el etiquetado a cualquier producto de supermercado, es decir, la letra pequeña del Contrato Social.

El Precio Oficial del voto, es muy dificil de averiguar, pues no cotiza oficialmente lo mismo en Municipales, Autonómicas o Generales, ni sale lo mismo en una ciudad grande que en otra pequeña, ni hay forma de saberlo a ciencia cierta, dada la alevosa confusión de datos al respecto con que por parte de los implicados se maneja el asunto. Con todo, tras las debidas operaciones matemáticas en una más que prudente estimación, cabe afirmar que, su cotización oficial para las próximas Elecciones Generales, no es inferior a un euro, cuantificando únicamente la papeleta, de modo que, cuando el ciudadano, ignorante de esta circunstancia acude en masa a la llamada ¡A las urnas! cuando deja caer el sobre en el cristalino recipiente, lo que está haciendo es introducir un euro en la hucha del Partido Político correspondiente, de ahí, que sus líderes se desgatiñen clamando ¡Todos los votos cuentan! Y vaya si los cuentan…pero sólo en sus bolsillos.

Pero una cosa es el Precio Oficial y otra muy distinta su valor. Sea entonces que la libertad de voto, no puede estar sujeta por más tiempo, ni a la prohibición de su compraventa, ni a la tiranía monopolista del Estado cuya injerecia en el mercado electoral, cercena el fundamento de la Democracia que no es otro que el Capitalismo.

Fijar el Precio Ofcial del voto en poco más de un euro, lejos de ayudar en un futuro sistema librecambista donde la voluntad popular pueda sacarle algún rendimiento a la fiesta de la Democracia, supone toda una maniobra de despiste, pues hoy, con un euro, no es posible ni tentar a la suerte en la Lotería y la mayoría prueba a votar a ver si en la siguiente legislatura le va mejor, con idéntica confianza que la depositada en las galletitas de la suerte.

Es necesaria la liberalización del mercado del voto, para que de igual modo que se permite la celebración de mítines, o que vehículos con altavoz a todo volumen vayan pregonando su marca electoral interrumpiendo la clase en las aulas, la misa en la iglesia, la tranquilidad en los hospitales o la siesta de los bebés en el hogar de las barriadas pobres…sea posble también que se abran establecimientos luciendo el letrero ¡Compro votos! o que se pudiera ir por las calles en furgoneta como el colchonero lanero, aireando a los cuatro vientos eso de ¡Se compra! ¡Se vende! ¡El voto! ¡No tire su voto! ¡Nosotros se lo recogemos en casa! Etc.

Con la liberalización del voto, entre los Partidos Políticos y los votantes aparecerian, más pronto que tarde, esas entidades intermedias que ahora echamos en falta para regular el mercado electoral. Ellas, serán las encargadas de dar a conocer a cuánto cotiza el voto, más allá del Precio Oficial para quien lo desee comprar. Para esta tarea tomarán en consideración el número de votos que son necesarios para obtener escaño en tal o cual circunscripción; si la consecución de este último escaño le otorga al Partido interesado la alcaldía, una mayoría simple o garantiza la Mayoría Absoluta; y toda suerte de factores que inciden en el precio final. Tambien ponderarian cuánto se debe pagar al vendedor en función de la distancia ideológica o simpatía personal que le separa del comprador, etc.

Entre los servicios que ofrecerian estas entidades, además de actualizar en red los distintos valores cruzados del mercado para que cada ciudadano acuda por su cuenta y riesgo a pública subasta, también crearian plataformas que agruparan votos comprometidos de ciudadanos dispersos a fin de optimizar su número en el mercado, facilitando al comprador no tener que estar negocando con infinidad de vendedores, aunque ello le suponga pagar algo más. De esta forma, asociaciones de vecinos, AMPAs, clubes deportivos, conventos de monjas o Bandas de Música, podrian ponerse de acuardo para colocar en el mercado paquetes de votos.

Contra esta propuesta, se argumentará que la liberalización del mercado electoral traerá como consecuencia que la Gran Banca, además de tener en su mano el poder económico se hará también con el poder político. Pero eso ya no tiene ninguna importancia, porque en la actualidad tampoco se distinguen.

Podemos, baja la Prima de Riesgo

La relación Causa-Efecto, una de las ideas más arraigadas cuan escurridizas a la comprensión humana como prueba la recurrente insatisfacción experimentada por Magia, Religión, Ciencia y Filosofía en la eterna pretensión del individuo por gobernar a voluntad la vida de las personas mediante conjuros, amuletos y supersticiones; incidir aún en las decisiones divinas del destino a través de ofrendas, rezos y oraciones; estar en condiciones de predecir el comportamiento de la naturaleza elaborando hipótesis y teorías; en definitiva, entender la Realidad utilizando conceptos y categorías de cuya validez fuera de la conciencia y percepción del sujeto nunca estamos del todo convencidos…empero, acaso por ello mismo, resulta de lo más solícita para envolver cualquier discurso falaz que busque calmar la opinión pública antes que su ansia de verdad.

A este respecto, son muchas las trampas que Causa y Efecto ofrecen al manipulador compulsivo, a las que nadie escapa cuando operamos con una lógica doméstica cuyos estragos intelectuales son muy superiores a la temida etimología fonológica que hace derivar “Hamburguesa” de (Hambre del Burgo), entre las que cabe citar las conocidas falacias de “La afirmación del consecuente” y “La negación del antecedente” donde establecido que “Cuando llueve, la calle está mojada” si la calle está mojada se concluye por la primera que llueve, y si no llueve, se afirma por la segunda que la calle no está mojada, conclusiones ambas inválidas, al margen de una ulterior corroboración de los hechos que puede casar o no con las proposiciones efectuadas, pues, no porque la calle esté mojada es necesario que haya llovido previamente, bien puede haberse roto una cañería, ni porque no haya llovido la calle no pueda estar mojada. Sin embargo, aun siendo frecuentes estos espejismos lógicos en nuestra modo coloquial de razonar, además de la tradición y la costumbre denunciadas por Hume en su “Tratado sobre la Naturaleza humana” al criticar el Principio de Causalidad, lo cierto es que, abunda la tendencia de atribuir una relación de causa-efecto a cualquier secuencia de hechos donde los aparecidos primero en el tiempo se les atribuye la condición de “Causas” y a los que siguen después la de “Efectos” aunque tampoco se hace ascos a atribuirles su condición por interesado capricho cuando participan de simultaneidad.

Así, los políticos, sin el menos pudor, acostumbran a justificar la realidad social relacionando los datos de un modo arbitrario y gratuito, sabedores que la pobre gente que todavía cree en horóscopos mediáticos, homeópatas de barrio y gurús de cualquier especie, en su lamentable ingenuidad mental aceptarán sin empacho cuanto se les transmita ahora y después lo contrario gracias a tan mezquino procedimiento. De esta guisa, escuchamos declarar toda suerte de sandeces que pasan por verdades irrefutables, verbigracia, que el desempleo, la precariedad laboral, el aumento desmesurado del coste de la vida, la pobreza extrema en la que están entrando las clases medias, los desahucios, los recortes, etc, son debidos a la crisis, magna estupidez que busca atribuir la causa al fenómeno, como si la crisis fuera una entidad distinta a la enumeración de sus calamidades. Por medio de este ardid, el gobernante criminal se ve desligado del Mal a cuya existencia contribuye decididamente. Mas, para triunfar en política, es necesario atribuirse el Bien que sale a su paso fruto del azar o del esfuerzo común y para tal fin, nada mejor que echar mano también de la relación Causa-Efecto.

Fíjense, cómo ahora que baja la Prima de Riesgo, todos los miembros del PP y sus correveidiles, anuncian a los cuatro vientos que su descenso es debido a las medidas de austeridad emprendidas por el Gobierno o a tal o cual anuncio del director del BCE, como si los ciclos económicos del capitalismo tuvieran en cuenta más a los avatares parlamentarios que a la ineludible tendencia de obtener el máximo beneficio al menor coste mientras sea posible. Si la coincidencia en el tiempo entre la bajada de la Prima de Riesgo de España tuviera algo que ver con las políticas de Rajoy o las resoluciones tomadas por el BCE, más que con una estafa organizada por las altas finanzas para desvalijar los ahorros de la población perteneciente a las clases medias europeas, yo tengo una hipótesis de trabajo mucho más fidedigna, cuál es, la que asocia el auge de la formación Podemos con la Bajada de la Prima de Riesgo.

Remito al lector a corroborar en la hemeroteca, como conforme “Podemos” adquiere relevancia social, primero en su gestación, después con su presentación a las Europeas, más adelante con sus sorpresivos resultados en estas, más si cabe con las siguientes estimaciones de voto de cara a las elecciones generales y ahora que todas las encuestas les colocan como primera fuerza política en varias capitales, algunas Autonomías e incluso para el Gobierno Central…la Prima de Riesgo ha ido descendiendo paulatinamente en reilación directa con el aumento de Podemos en las encuestas, atreviéndome a postular que en caso de que Podemos obtuviera de los ciudadanos la responsabilidad de formar Gobierno, la Prima de Riesgo española bajaría hasta equipararse con la alemana, quien sabe, si la destronaría como referente internacional para calcular los interese de terceros países.

En un alarde de sofistería ramplona al gusto de los calumnistas, pedorristas y tertulistos que abundan en periódicos, radios y televisiones, podría continuar con una interpretación personal sobre lo que ello significa de apoyo de los mercados a Podemos, del respaldo que las empresas del IBEX otorgan a sus propuestas, del visto bueno que ello supone de parte de la Patronal a la figura ascendente de Pablo Iglesias, etc, pero creo que por hoy, es suficiente lección sobre manipulación.

Dinero por todas partes

El pasado Viernes, Emilio Botín, Presidente del Banco de Santander, con ocasión de la presentación de su marca a la sociedad estadounidense, dio una rueda de prensa en Nueva York junto al Alcalde de la ciudad Michael Bloomberg que calificarla de esperpéntica se quedaría corto.
Entre otras muchas perlas discutibles, presentó a España como como “un referente para el FMI”, declaración que más que animar, espantaría a cualquier mente sensata y sobre el fichaje de Rodrigo Rato por la entidad aseveró estar “encantado con él por su mucha experiencia” afirmación que no mejora la anterior a tenor de lo sucedido en Bankia que para hacernos una idea de su significado en economía traducido en términos religiosos vendría a decir que: la Iglesia española, es contemplada como modelo por los Talibanes afganos al tiempo la Curia expresa estar encantada con Daniel Galván, el pedófilo indultado por el Rey de Marruecos por su mucha experiencia.
Escuchando estas delirantes palabras y otras aún peores como que “la banca española está deseando prestar dinero a clientes buenos, no a insolventes ya que para eso ya prestamos bastante mal prestado hace años” frase desagradecida para una población que bien podría decir “La ciudadanía española está deseando ahorrar su dinero en bancos buenos, no insolventes a los que ya hemos entregado a fondo perdido, bastante mal entregado, todos nuestros impuestos”… la indignación en mi aumentaba por momentos. Menos mal que tuve la paciencia de escuchar lo suficiente, como para que toda la rabia provocada por tan insultante discurso, se tradujera en euforia e ilusión, al enterarme por su boca que “es un momento fantástico para España” porque “llega dinero de todas partes”.
¿Cómo? ¿Qué llega dinero por todas partes? Sin pensármelo dos veces, limpié las gafas, me colgué al cuello los prismáticos, desempolvé el detector de metales y salí a la calle dispuesto a ver por donde venía o en su defecto a encontrarlo yo mismo, con ayuda del pastor alemán del vecino al que me ofrecí para sacar a pasear. Inconsciente de mi, lo primero que hice fue ir a la sucursal más cercana para hacerme con un billete de 500 euros al objeto de restregárselo por el morro al animal; el pobre perro se volvió loco tirando de la correa como en estampida ladrando de banco en banco hasta el Ayuntamiento, del ayuntamiento a las inmobiliarias, de las inmobiliarias a las Notarías, de las Notarias a las Casas de Apuestas y Loterías, de estas a los prostíbulos, de los prostíbulos al banco y vuelta a empezar. Cansado del alocado periplo, aún a riesgo de destapar la liebre, me decidí a llamar por teléfono al aeropuerto, a la estación de tren y autobuses, a los responsables de la autopista, y a taxistas amigos, preguntando por si habían visto llegar dinero. Pero nadie sabía nada. O eso decían.
Me he pasado el fin de semana vigilando cualquier entrada sospechosa de divisas al vecindario apostado cerca de un supermercado por si un jubileta pretendía adquirir jamón de bellota fuera de la temporada navideña, investigando en el puesto de chucherías si algún pequeño hubiera intentado pagar en dólares las golosinas o si las amas de casa se paraban a contemplar escaparates de joyerías…por si pudieran ofrecerme alguna pista fidedigna de por dónde viene el dinero.
No he debido ser el único en ponerme alerta ante la llegada masiva de capitales, pues la gente no llenaba los comercios, ni abarrotaba las cafeterías, las mesas de los restaurantes estaban vacías, se podía caminar muy holgadamente por los grandes almacenes…seguramente porque los clientes, empleados a fondo en buscar el dinero que está por todas partes, como yo, no tenían tiempo para ir de compras, al cine o a los estadios de fútbol. La fiebre por el dinero ha llegado a tal extremo, que muchos autónomos, pequeños empresarios, hosteleros y comerciantes, no han dudado en cerrar sus negocios para ponerse a buscar el dinero del que habla Emilio Botín.

El Efecto Fitzgerald-Lorentz en el Supermercado

Imagen de previsualización de YouTube

A finales del siglo XIX, el físico irlandés Fitzgerald emitió la hipótesis de que toda la materia se contrae en la dirección del movimiento en relación directamente proporcional a su velocidad. De modo independiente, el matemático holandés Lorentz predijo la dilatación del tiempo y el aumento de la masa de un cuerpo o partícula. A comienzos del siglo XX, todavía en calidad de hipótesis, Einstein incorporó ambas especulaciones a su Teoría de la Relatividad Especial, aunque no ha sido hasta mucho después, con la irrupción de los Grandes Aceleradores capaces de imprimir a las partículas velocidades relativistas que ambos supuestos han sido corroborados.
Y es posible que en física o matemática, las ecuaciones del Efecto Fitzgerald-Lorentz anticipen la contracción de las distancias y el aumento de las masas. Pero en lo relativo a la economía parece que operan a la inversa, como puede comprobarse en las grandes superficies de los supermercados:
La disminución de los supermercados de barrio ha hecho crecer las grandes superficies, aunque casi mejor hubiera sido formularlo del revés. En cualquier caso, los ciudadanos cada vez hemos de recorrer una mayor distancia para adquirir, se supone, la misma mercancía. De modo relativista, ya sólo por ello podríamos mantener que, la masa de la compra ha disminuido en relación con la distancia recorrida. Pero no es esta la razón que justifica estas líneas. No sólo ha disminuido la masa de la compra en relación con los metros de la distancia recorrida; también lo ha hecho en relación al producto en si mismo considerado.
Sin que se me enrede en la diferencia escolar entre Peso y Masa, el pasado Viernes puede observar el fenómeno en tiempo real en el Eroski de Castro Urdiales. En un mismo espacio aunque en baldas distintas para despistar a la clientela, había dos tipos idénticos de bolsas azules con letras rojas de patatas fritas de la marca Matutano. El hecho de que dos productos iguales ocuparan lugares distintos me llevó a comparar los precios siendo estos también idénticos 1,12 euros. Al tanto como estoy de las distintas técnicas subliminares de venta adoptadas por las grandes superficies para que los pichones paguen más por menos, primero me hice con el producto de la balda superior que es el que está a la altura de los ojos y de más fácil acceso a la mano del panoli, comprobando de inmediato que aunque los aspectos accidentales eran muy similares a los de siempre en cuanto a forma, nombre y color, había algo distinto cuya relevancia no tardaría en detectar cuando me agaché a buscar las diferencias, cual pasatiempo en 3D de los “Ocho errores” en el mismo producto situado en un rincón inferior del estante. ¡El peso!
Al parecer, la marca en consonancia con la cadena de estafamiento, para mantener los precios ha optado por rebajar la mercancía – quien sabe si también la calidad – sin previo aviso del consumidor, para ser exactos en casi un tercio de su peso en gramos disminuyéndolo de 160 g. a 1,10 g. sin que ello se viera reflejado en un envoltorio más pequeño que hubiera puesto alerta al comprador. En verdad, esta práctica criminal empresarial consentida por las autoridades criminales gubernamentales, está muy extendida entre muchas marcas y sus distribuidores que de continuo conspiran contra el consumidor en precios, calidad y por lo que se puede apreciar también en cantidad.
Que es una estafa no cabe la menor duda, pues cuando introducen en los productos un 10% más de lo habitual, pronto el hecho es destacado con franjas igual de engañosas en su tamaño tanto en el envase como en la etiqueta de los precios y la cartelería promocional del establecimiento, por lo que no hacerlo cuando el contenido de la mercancía disminuye es todo un robo al consumidor además de un desprecio absoluto de la confianza y fidelidad mostrada por su clientela.

Golpe de Estado Financiero

Imagen de previsualización de YouTube

Hoy 23-F, con motivo del aniversario del Golpe de Estado, una Marea ciudadana de agrupaciones reivindicativas como “la verde educativa”, la ” blanca sanitaria”, asambleas del 15-M, hasta casi sumar dos centenares de colectivos, han convocado manifestaciones por toda la geografía española contra el Golpe de Estado Financiero dado por los Mercados.

¡Efectivamente! Desde hace tiempo vinimos asistiendo a cámara lenta al más cruel de los Golpes asestados a las Democracias Occidentales desde la Segunda Guerra Mundial, cuyo sadismo, hace buena la definición de “Dictablanda” adjudicada por Pinochet mandato en Chile, dejando del todo obsoleta la distinción reaganiana entre Totalitarismos y Autoritarismos con la que se pretendía justificar desde el conservadurismo estadounidense la denuncia de los crímenes cometidos por las Dictaduras comunistas mientras su gobierno daba apoyo político-militar-financiero a las Dictaduras de medio mundo, especialmente las de América Latina, porque lo que nos acontece, es peor que el Régimen Feudal donde los Señores asumían su parte de responsabilidad para con sus vasallos, mucho más falso que el Absolutismo Ilustrado donde se declaraba hacer “todo para el Pueblo pero sin el Pueblo”, y por supuesto, muchísimo más indecente que las Dictaduras del siglo XX, donde mal que bien, eran apoyadas por un gran sector de la población, como ahora todos somos demócratas.

El Golpe de Estado Financiero, sin embargo, de momento, presenta un rostro más amable que todos los anteriores: no ha necesitado de un gran despliegue de fuerza dada la mansedumbre de las masas aborregadas por los movimientos pacifistas, ni crear Campos de Concentración, se ha abstenido de poner en práctica la desaparición de los elementos díscolos, no se realizan juicios sumarísimos ni se dictan sentencias de muerte. Los Golpistas del siglo XXI se valen de métodos más inteligentes de control social como son el cobro de intereses, la domiciliación bancaria de facturas, la administración del empleo a los obedientes, la adjudicación de créditos a los colaboradores, el saqueo de las arcas públicas por medio de rescates y continuas subvenciones…Pero si observamos bien, pronto advertimos que las cárceles españolas, con una de las mayores tasas de población reclusa per cápita del mundo, por no citar la vergüenza de los CIEs, nada tienen que envidiar a los Campos de Exterminio nazis, que nuestras calles, barrios y comercios están inundados, no ya de Municipales, Policías Nacionales y Guardias Civiles agentes profesionales que han jurado respetar la Constitución por encima de la peligrosísima “Obediencia debida” a sus superiores, sino de esos cuerpos paramilitares mercenarios pagados por empresas particulares que con la excusa de la seguridad les tenemos por todas partes en las bocas de metro, grandes almacenes y hasta en los lavabos; que ahora los juicios sumarísimos son inmobiliarios con resultado de muerte por suicidio de los desesperados afectados, que hay desplazados silenciosos que se han quedado sin trabajo, sin casa a los que no asiste ACNUR, por tratarse de un asunto interno de España. etc. La situación es peor que el sistema esclavista en el que las personas eran obligadas a trabajar cual animales de carga, pero como a ellos se les garantizaba cobijo y alimento. A este respecto cabe destacar la Iniciativa Legislativa Popular que algunos intelectuales impulsamos para reclamar al Gobierno de Rajoy, que ¡de una vez por todas! apruebe una reforma laboral que proclame la “Esclavitud libre y gratuita” que obligue a los empresarios y al Estado a hacerse cargo de las necesidades básicas de sus esclavos en tiempos de crisis como el que estamos atravesando, rescatando así un decreto del Rey Visigodo Wamba.

A todos los estadios apuntados con los que he comparado el nuevo Régimen que se nos está imponiendo desde las élites económicas con la aquiescencia de la casta parasitaria, les siguió las revueltas de esclavos y las Revoluciones, después de mucho sufrimiento y dolor. Aprendamos algo de la historia todos: las élites extractoras para que siguiendo el precepto divino, “aprieten pero no ahoguen” y a las clases trabajadoras para que se ahorren las fases más sufridas del proceso y pasen directamente a su liberación.