Papa llama… a ese cura de Jaén

Ocupado como está en hacer recuento de curas pederastas –ya puesto, podía denunciarlos ante la justicia humana, que luego, si eso, ya actuará la divina–, Francisco no debe tener tiempo para ver vídeos en Youtube. Si no, quizás se habría topado con el del cura de Canena, en Jaén. Ese que ha dicho que hace treinta años “a lo mejor un hombre se emborrachaba y llegaba a su casa y le pegaba a la mujer, pero no la mataba como hoy” porque “tenía una formación cristiana” y “sabía que había un quinto mandamiento que decía no matarás”. Sin embargo, no hay ninguno que especifique que no se puede golpear o violar a la esposa mientras esta siga respirando, así que ancha es Castilla. Tampoco hay letra pequeña alguna que indique que no se la debe amenazar o humillar, algo que mata mucho por dentro aunque no deje moratón.

Me queda la duda de si, por seguir a pies juntillas los mandamientos, los hijos de los maltratadores tienen que honrar a sus padres, aunque de cuando en cuando también ellos reciban un pescozón. ¿Y qué explicación tiene el párroco para los sacerdotes pederastas? ¿Por qué cometieron actos impuros –por llamarlo finamente– si lo prohibía el sexto mandamiento? ¿Y acaso no mintieron, en contra del octavo, quienes los encubrieron? Quizás lo aclare el párroco en otra homilía antes de que el Papa llame para hacer la tan necesaria criba entre su personal.

¡Papa, llama!

Ha renunciado el Papa y se ha montado la de Dios es Cristo. Como si fuera tan raro que se jubile un anciano, lo de venerable no lo tengo tan claro. Eso les pasa por contratar a un directivo octogenario, que podrá ser muy valioso como asesor sénior, pero no está para ir de macrogira por el mundo en plan David Bisbal. Y mucho menos en la barca de San Pedro, más codiciada que la chatarra de contenedor a juzgar por las batallas internas que se libran en su bodega.

El sustituto -en la Santa Sede no entienden de cuotas- al menos tendrá asegurada la audiencia, que no es poco en estos tiempos de la TDT. Benedicto, por su parte, abandonará el Vaticano el día 28 en helicóptero, como algunos concursantes de Gran Hermano. Dicen que se retirará a un monasterio donde las monjas -¿por qué no monjes?- le lavarán los calzoncillos, le servirán las sopas y le llevarán la contabilidad del pastillero. Si todos son iguales ante Dios, ¿por qué les vetan a ellas la posibilidad de ascenso o arremeten contra los matrimonios gay? Y ya puestos a aclarar dudas, ¿por qué no se pasa el cepillo en las ceremonias VIP que retransmiten por televisión, pero sí en los funerales de los parroquianos? ¿Y quién tuiteará ahora en @pontifex frases como Todos somos pecadores? Mireusté, unos más que otros, aunque no se den por aludidos. ¿Empeñará su anillo en un Compro oro y lo donará a los pobres? ¿Su cargo será exmánager de Dios en la Tierra? ¡Papa, llama y me lo aclaras!