La “venia” del Monarca Español

sentados trono (2)

DESPUES DE LA FIRMA
“El Rey ha muerto. Viva el Rey, larga vida a Rey”
Con esta exclamación, y grito se abría desde 1.429 con el Rey Carlos V, en la monarquía francesa, el periodo de sucesión al trono en la persona de su heredero. Y así se fue consolidando como costumbre en todas las casas reales. Propio del Medievo, donde el rey ostentaba el poder divino, rodeado de todos sus ciudadanos considerados y tratados como siervos.
Hoy, en el siglo XXI, este grito no se escuchara en el Reino de España. Primero, porque el Rey Juan Carlos I de Borbón, no ha muerto, Y segundo, que el sistema político regulado por la carta magna del estado español, adopto la forma política de “monarquía parlamentaria”. Recordemos que este término de forma política, se recogía en las Leyes Fundamentales, dictadas por el General ismo Franco, que instauro la monarquía a su fallecimiento, en la persona de Juan Carlos de Borbón en 1.975. Meses después renuncio al trono su padre Don Juan, Conde de Barcelona. Así. Con la venia legitimo a su hijo en la posesión del trono. Hoy, le da la venia él a su hijo menor. Conforme al título II de la constitución.
El pasado 2 de junio, el presidente del gobierno español, dado que es quien refrenda los actos del rey, anuncio; “su Majestad el Rey, ha decidido renunciar a la Corona”. Así se emula a los presidentes de las grandes compañías empresariales.
Algo tan insólito en nuestros ancestros que los Reyes, eran por y para siempre .Hasta su muerte Reyes. Hoy, ha quedado en el recuerdo de la historia.
Fallecido el Rey, sucedía en el trono, su heredero. Mientras permaneció la Ley Sálica, prevaleciendo el varón sobre la hembra. A aunque la mujer haya nacido con anterioridad. Ninguna monarquía europea mantiene vigente esta Ley, excepto el Reino de España y el Principado de Mónaco. Un absurdo e incompatible con la Ley de Igualdad, promulgada en 2.003, donde el hombre y la mujer son iguales en derechos. Y la ley de leyes, vulnera tan solemne principio.
Con la decisión del Rey, la constitución no prevé tal acontecimiento. Define en su art. 57.5, que “se regulara por una ley orgánica la abdicación o renuncia”. Y al no haber tenido tiempo en casi 35 años, el procedimiento sucesorio se realizara con carácter de urgencia: La Ley Orgánica, que regule el derecho sucesorio y estableciendo un nuevo marco jurídico al que ha sido Rey. Buscando una situación de determinados privilegios, prebendas y aforamientos, por su dignidad en el cargo real; vivienda, salario y otros tributos apropiados a tal distinción. ¿Seria correcto que disfrute del uso y llevanza de un título nobiliario? Su sucesor, su hijo así le distinguirá a su padre. En el poder que le faculta la constitución de otorgar títulos nobiliarios. Puede ser distinguido con uno de los títulos adscritos a la Corona, como así se hizo con Dejan, otorgándole el título de Conde de Barcelona. Y con sus hijas, distinguiéndolas con diferentes Duquesados y a otras personalidades del mundo de la cultura y de la política.
Y respecto a la Infanta Leonor, primera hija del príncipe Felipe, ostentara la dignidad de Princesa de Asturias, con los titulad adscritos a la posesión de heredera de la Corona: Princesa de Viana, Girona, Duquesa de Montblanc, Condesa de Cervera y Señora de Balaguer.Y así presidirá los diferentes actos de las fundaciones que ostentan su principado: Fundacion Princesa de Asturias y de Viana. Honor que le corresponderá a Su Alteza Real la Infanta Doña. Leonor.
Serán las Cortes Generales, las que aprueben dicha Ley, con el apoyo de ambas cámaras: Congreso y Senado.
Y en dichas cámaras jurara o prometerá, no faltando cetro y corona. Símbolos de la Corona. Asumiendo la jefatura de la más alta institución del estado esapañol.Será necesario elaborar sus diferentes símbolos heráldicos, escudos, enseñas y blasones que le distinguirá como Rey y Jefe de la Casa Real Española.
Y en el R.D. 2.099/83, Reglamento sobre precedencias, ostentara el primer lugar, inmediatamente la Reina consorte. No olvidemos que el Rey, es Felipe de Borbón. Y a continuación sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofia. En la dinastía borbónica, solo el heredero o heredera se le denomina Príncipe o Princesa de Asturias y los demás hijos o hijas del Rey o Reina, se les distingue por nacimiento como Infantas. El protocolo, es el mismo. Se cambia de personas y de su diferente orden de precedencia en los actos oficiales.
Dado que son tiempos convulsos, no se realizaran los fastos de la entronización del nuevo monarca. Con el fin de no cometer los errores de su predecesor. Y con este hecho, seducir al pueblo soberano y escuchar los gritos de “Viva el Rey Felipe VI”, y no los aborrecidos por la nobleza “Viva la Republica”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*