24
jun 14

De la antigua a la nueva monarquia.

foto balcon palacio

Cuando nos referimos a la “Monarquía”, lo asociamos con suntuosos palacios, corte de nobles y vasallos, luciendo vestimentas y joyas de valor inestimable. Fastos y lujo en demasía. Una magistratura que proviene en Europa, del año 409.La forma de gobierno, en una sola persona. Con el tratamiento protocolario: de Rey (red).El Rey, o Reina ostentaban y ejercían esta dignidad para siempre. Hasta la extinción de su vida. Y así mantenía todas las prerrogativas inherentes a su poder.
Hoy, en el siglo XXI, la Monarquía es parlamentaria. Reside en la soberanía popular, por tanto el Rey reina pero no gobierna. Y todas sus funciones están sujetas al poder que la constitución española, le otorga.
Desde que declaro el pasado día 2 de junio, el Rey Juan Carlos I, su decisión de renunciar al trono en favor de su hijo menor Felipe. Un hecho insólito, precede el hombre a la mujer. Perdurando el elogio a la Ley Sálica. Proveniente de los siglos X y XI, de los antiguos reinos francos. Hoy en vigor tanto en el Reino de España como en el Principado de Mónaco. Premisa que vulnera todos los principios de igualdad entre hombre y mujeres. Ante este hecho inédito, emulándose el Rey a un presidente de una gran empresa, renunciando a su empleo real. Se puso en marcha la maquinaria para realizar todos los preparativos previos para producir y ejecutar tan solemne ceremonia de abdicación, así como la coronación del nuevo Rey.
La escenificación se ha desarrollado en varias secuencias y con cambio de diferentes escenarios palaciegos: El Alcázar Real, Zarzuela, y Congreso de los Diputados. La puesta en escena, en varios actos y entre ellos se contempló los entreactos, como en cualquier obra de teatro. Eso, si cumpliendo la premisa que estableció la Casa Real: Dignidad, solemnidad y austeridad.
El 1º acto, se realizo en el Palacio Real de Madrid, sede oficial del Rey de España Se eligió, el salón de columnas, testigo de excepción de acontecimientos solemnes para el Reino. Los actores principales: Rey y Reina consorte. Todos con indumentaria civil y traje de corto para las damas. De acuerdo a la indicación del protocolo. Portando en miniatura tanto el actor principal como el secundario, la condecoración de la familia Borbon: Insigne orden del Toisón de Oro. La ceremonia solemne, sin discursos, pero no exenta de jetos que hablan en protocolo La cesión del Rey cundo firmo el documento de su renuncia al trono. Le cede su sitial real, a su hijo Felipe. Así el actor secundario, se transformo en actor principal. Fin de la primera parte y se ofrece un descanso a todos los asistentes; miembros del gobierno, diputados senadores e invitados a esta ceremonia breve y distinguida, engalanada por maravillosas y espectaculares arañas iluminando la estancia regia y enseres de época propios del palacio que los alberga.
En el segundo acto, producido en dos escenografías diferentes para ejecutar la `entronización” del nuevo Monarca. En la fase preliminar, el regidor estima la realización de una ceremonia engalanando al actor principal, con el fajín de capitán general de todos los Ejércitos. Se lo impone su antecesor en dicho cargo, su padre Rey, Juan Carlos En la sociedad, surge el debate ¿es apropiado que el rey acuda uniformado militarmente, en su acto de proclamación como Rey? .Dado que el Rey, es avalado por la constitución. Y proclama, que la soberna esta en el pueblo. El poder que le refrenda es político, No poder militar. Debería de haber asistido con traje civil. Aunque le confiera el mando supremo de las fuerzas armadas.”Una cosa en cada lugar, y un lugar para cada cosa., principio que preside en el protocolo. A diferencia de su padre, vestido con traje militar, poder que le entregó su antecesor el Dictador. Fuerza militar. A continuación, y en otro escenario; Palacio de Congreso de los Diputados, donde reside la potestad de la legitimidad de su nombramiento como Rey. La nueva Reina consorte, así como sus hijas ataviadas con trajes cortos. Rompiendo con la tradición y etiqueta de gran gala para ceremonias solemnes. Ausencia de joyas, luciendo en miniatura el lazo azul de l la máxima condecoración española, la medalla de Carlos III.
Y en la última parte, celebrada en el mismo escenario donde comenzó la ceremonia en el balcón del Palacio Real, así los actores recibieron todos los vítores del público asistentes. Como en cualquier espectáculo que se precie, los actores agradecen su asistencia al público que les brinda sus aplausos por su grandeza y honores recién obtenidos.
Cuidando al máximo todos los detalles y el arte de prever los imprevisible. De acuerdo al protocolo, no dejando nada al azar. Sería un error en el objetivo del acto a representar. Se decoran y visten las escenas con los mejores tapices y alfombras, enseñas, distintivos y estandartes. La simbología de la Casa Real inaugurada. Y adaptando el protocolo a los tiempos actuales, incorporando la herramienta de las altas tecnologías; aplicación de las diferentes redes sociales, con el fin de implicar al público en el acto a ejecutar. Sin comunicación, no hay acto a a representar. Sin olvidar la seguridad y el pánico al boicot de tan distinguida ceremonia, pudiese oscurecer el brillo de tan majestuosos protagonistas. Con el grito maldito para la realeza, de “Viva la Republica”, y así acorazaron zonas contiguas, en previsión de riesgo. Así mismo, se impidió la asistencia de personas que presuntamente por manchas en sus actuaciones, puedan afectar al honor del nuevo Rey.
Y así, el acto brillo como el cielo azul, y la ternura y cariño de sus propios protagonistas ofrecieron con” la mano en el corazón” a sus súbditos. de romper con el pasado que les precedía. Y así el cuento de princesas ha tenido de momento un final feliz.


19
jun 14

La “venia” del Monarca Español

sentados trono (2)

DESPUES DE LA FIRMA
“El Rey ha muerto. Viva el Rey, larga vida a Rey”
Con esta exclamación, y grito se abría desde 1.429 con el Rey Carlos V, en la monarquía francesa, el periodo de sucesión al trono en la persona de su heredero. Y así se fue consolidando como costumbre en todas las casas reales. Propio del Medievo, donde el rey ostentaba el poder divino, rodeado de todos sus ciudadanos considerados y tratados como siervos.
Hoy, en el siglo XXI, este grito no se escuchara en el Reino de España. Primero, porque el Rey Juan Carlos I de Borbón, no ha muerto, Y segundo, que el sistema político regulado por la carta magna del estado español, adopto la forma política de “monarquía parlamentaria”. Recordemos que este término de forma política, se recogía en las Leyes Fundamentales, dictadas por el General ismo Franco, que instauro la monarquía a su fallecimiento, en la persona de Juan Carlos de Borbón en 1.975. Meses después renuncio al trono su padre Don Juan, Conde de Barcelona. Así. Con la venia legitimo a su hijo en la posesión del trono. Hoy, le da la venia él a su hijo menor. Conforme al título II de la constitución.
El pasado 2 de junio, el presidente del gobierno español, dado que es quien refrenda los actos del rey, anuncio; “su Majestad el Rey, ha decidido renunciar a la Corona”. Así se emula a los presidentes de las grandes compañías empresariales.
Algo tan insólito en nuestros ancestros que los Reyes, eran por y para siempre .Hasta su muerte Reyes. Hoy, ha quedado en el recuerdo de la historia.
Fallecido el Rey, sucedía en el trono, su heredero. Mientras permaneció la Ley Sálica, prevaleciendo el varón sobre la hembra. A aunque la mujer haya nacido con anterioridad. Ninguna monarquía europea mantiene vigente esta Ley, excepto el Reino de España y el Principado de Mónaco. Un absurdo e incompatible con la Ley de Igualdad, promulgada en 2.003, donde el hombre y la mujer son iguales en derechos. Y la ley de leyes, vulnera tan solemne principio.
Con la decisión del Rey, la constitución no prevé tal acontecimiento. Define en su art. 57.5, que “se regulara por una ley orgánica la abdicación o renuncia”. Y al no haber tenido tiempo en casi 35 años, el procedimiento sucesorio se realizara con carácter de urgencia: La Ley Orgánica, que regule el derecho sucesorio y estableciendo un nuevo marco jurídico al que ha sido Rey. Buscando una situación de determinados privilegios, prebendas y aforamientos, por su dignidad en el cargo real; vivienda, salario y otros tributos apropiados a tal distinción. ¿Seria correcto que disfrute del uso y llevanza de un título nobiliario? Su sucesor, su hijo así le distinguirá a su padre. En el poder que le faculta la constitución de otorgar títulos nobiliarios. Puede ser distinguido con uno de los títulos adscritos a la Corona, como así se hizo con Dejan, otorgándole el título de Conde de Barcelona. Y con sus hijas, distinguiéndolas con diferentes Duquesados y a otras personalidades del mundo de la cultura y de la política.
Y respecto a la Infanta Leonor, primera hija del príncipe Felipe, ostentara la dignidad de Princesa de Asturias, con los titulad adscritos a la posesión de heredera de la Corona: Princesa de Viana, Girona, Duquesa de Montblanc, Condesa de Cervera y Señora de Balaguer.Y así presidirá los diferentes actos de las fundaciones que ostentan su principado: Fundacion Princesa de Asturias y de Viana. Honor que le corresponderá a Su Alteza Real la Infanta Doña. Leonor.
Serán las Cortes Generales, las que aprueben dicha Ley, con el apoyo de ambas cámaras: Congreso y Senado.
Y en dichas cámaras jurara o prometerá, no faltando cetro y corona. Símbolos de la Corona. Asumiendo la jefatura de la más alta institución del estado esapañol.Será necesario elaborar sus diferentes símbolos heráldicos, escudos, enseñas y blasones que le distinguirá como Rey y Jefe de la Casa Real Española.
Y en el R.D. 2.099/83, Reglamento sobre precedencias, ostentara el primer lugar, inmediatamente la Reina consorte. No olvidemos que el Rey, es Felipe de Borbón. Y a continuación sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofia. En la dinastía borbónica, solo el heredero o heredera se le denomina Príncipe o Princesa de Asturias y los demás hijos o hijas del Rey o Reina, se les distingue por nacimiento como Infantas. El protocolo, es el mismo. Se cambia de personas y de su diferente orden de precedencia en los actos oficiales.
Dado que son tiempos convulsos, no se realizaran los fastos de la entronización del nuevo monarca. Con el fin de no cometer los errores de su predecesor. Y con este hecho, seducir al pueblo soberano y escuchar los gritos de “Viva el Rey Felipe VI”, y no los aborrecidos por la nobleza “Viva la Republica”.


19
jun 14

Los gestos y su significado protocolario.

http://www.deia.com/2014/06/18/politica/estado/los-ultimos-momentos-de-juan-carlos-como-rey-firma-esta-tarde-la-ley-de-abdicación

Los gestos y su significado protocolario.

Con motivo de la abdicación del Rey Juan Carlos I, se ha realizado una ceremonia verificando la culminación de dicho proceso.
Desde el día 2 de junio, donde anuncio el Presidente del Gobierno Español, la decisión de abdicar de Su Majestad el Rey, de acuerdo a la constitución española en su art, 57.5. Ha sido necesario elaborar una ley orgánica,- que aborda los derechos fundamentales de los individuos- refrendada por el Congreso de los Diputados y por la Cámara del Senado.
Aprobada por las dos cámaras, dado que el sistema de representación es bicameral, el Rey la debe sancionar y refrendar el Presidente del Gobierno.
En una ceremonia solemne, en el Palacio Real, el Rey ha sancionado dicha Ley, dando el poder de Jefe de Estado a su hijo el Príncipe heredero, Felipe.
Dicen y así es que “un gesto vale más que mil palabras”. Así ha sido, el Rey, locadio el trono, su sitial de honor, en el Palacio, ocupando el asiento del Príncipe. Porque desde ahora será distinguido con los honores de Príncipe, aunque mantendrá el tratamiento de Rey sin corona. Precedencia que será para su sucesor, en el momento que dicha ley entre en vigor. Cuando sea publicado en el boletín oficial del estado, es decir al día siguiente de la firma de la misma Ley que lo regula.
Posteriormente se realizara el acto de proclamación el Congreso de los Diputados de donde emana su fuerza constitucional . Ostentando la máxima reprsentacion del Estado, bajo la forma de monarquía parlamentaria.
DESPUES DE LA FIRMA


05
jun 14

Entre reyes y principes anda el juego español

Asistimos con expectación al nuevo cambio jurídico ,en la monarquía española: la abdicación del rey Juan Carlos I de Borbón. Algo insólito, pero no la única, dado que es la séptima que se produce en la historia de España. Su abuelo, el rey Alfonso XII, en 1.941 así lo hizo.Y la tercera en Europa en el último año. Y así lo ejecuto, el Papa Benedicto XVI, Jefe del Estado Vaticano y de la Iglesia católica.
En el protocolo, la premisa que debe cumplirse a largo plazo, es la adecuación a los tiempos, con el fin de obtener éxito en las relaciones sociales e institucionales.
El pasado día 2 de junio, nos sorprendió el anuncio del presidente del gobierno central;” el rey abdica en favor de su heredero, el príncipe de Asturias”. Así lo contempla la constitución española en su título II, dedicado a la Corona. Regulando los derechos sucesorios. No así, establece las disposiciones referentes a la renuncia al trono por parte del soberano.
Un jefe de estado de avanzada edad, con graves problemas de salud, y tras los acontecimientos sufridos en el ámbito de su familia real, cacería en Botsuana, caso Noos, siendo imputada su infanta Cristina. Y todo ello con un periodo convulso de crisis económica sin precedentes en la historia reciente. Parecía que se habían confabulado todos los astros en su contra.
Y ante tan potente conjuro, la corona se tambaleaba en su cabeza así como el cetro que no podía sostener con su mano.
Los símbolos más representativos de la más alta institución del estado español, estaban en grave peligro para supervivir.
Y el Rey, ante esta situación, después de casi 39 años ostentando la más alta dignidad, decidió renunciar a su corona.
En la dinastía de los Borbones, los hijos de reyes y reinas, ostenta la dignidad de Infantas o Infantes de España. No así el hijo o hija heredero heredera que será designado Príncipe o Princesa de Asturias.
Junto con el reto de títulos adscritos a esta distinción; Príncipe de Girona y de Viana, Duque de Montaban, Conde de Cervera y Señor de Balaguer. Con el tratamiento de Su Alteza Real.
Ante este nuevo marco protocolario, que se ha estado preparando desde hace un año., con las diferentes campañas de comunicación, de los principies y de sus hijas las infantas, Leonor y Sofia. En todos los medios de difusión, entrevistas, reportajes, asistencia y apoyo a múltiples catos institucionales y empresariales.
En breve las Cortes Generales. Elaboraran una nueva situación para el actual rey y reina, padres del futuro rey Felipe VI de España.
Entiendo que de acuerdo a la tradición histórica, los tratamientos, distinciones y dignidades conforme al R.D. 1.368/87, corresponderá al nuevo rey: el título nobiliario de Conde de Barcelona, con el tratamiento de Su Alteza Real.
Titulo que ostento su padre Don Juan, que no fue rey. Pero que si disfruto de honras fúnebres de rey, en la ceremonia que honro su despedida en el Monasterio Real del Escorial. Y dicho título se adscribió a los títulos que disfruta el Rey Juan Carlos I.

.Por qué el título de rey o reina debe extinguirse con la persona que lo ostenta?
Papas, y reyes renuncian a su trono, emulándose con los presidentes de grandes compañías empresariales. Y se abre el procedimiento a la pregunta¿Monarquia o Republica? Ya veremos lo que los acontecimientos nos deparan ante esta situación y decisión del monarca español

rey principe


04
mar 14

El protagonista ,no invitado

telefono movilSi el dubitativo Alexander Graham Bell o el recientemente confirmado por el Congreso de EEUU, en 2002 Antonio Maccui, viesen como ha progresado y el protagonismo que ha alcanzado su denominado invento “teléfono”, se quedarían obviamente perplejos ante insólita inaudita en la sociedad mundial.
Este dispositivo que nació en el año 1.876, con el fin que las personas se comunicaran entre sí transmitiendo señales acústicas por medio de efectos eléctricos a distancia. Su evolución ha sido sorprendente e insolita.Desde un aparato arcaico colocado en la pared, plasmando así su status social. Por codiciado que resultaba poseer tal dispositivo.
Con el transcurso del tiempo, un siglo después, este artilugio se ha colocado en viviendas, empresas hasta lograr ser el compañero indispensable de todas las personas por su posicionamiento móvil.
Hoy día, se ha hecho imprescindible, en los negocios, y en la vida social.
En tos actos que se celebran en la sociedad hay protagonistas, por una parte los anfitriones y por la otra los invitados que acuden a dicha celebración. Así mismo, existe el “invitado especial., Aquel al que se le brinda el mayor tributo o agasajo en dicha fiesta. Con el devenir de los años, nada hacía pensar que el invitado especial iba a ser un protagonista de las altas tecnologías: “el smarthphone”. Si, un pequeño ordenador que todos as personas s llevan a todas sus actividades, y tiene la mala costumbre de asistir sin ser invitado y se pone a emitir sonidos con diferentes y múltiples melodías, que el propietario elige conforme su gusto o preferencia.
Desde música clásica, canciones y ruidos estrepitosos, así como diferentes himnos sean nacionales o de pueblos, así como de un determinado club de futbol. Incluso existe, con palabras groseras. El mercado es muy variado .Hay para todos los gustos.
Y así todos los individuos con su pequeño “juguetito”, en el bolsillo. Hay que destacar, que se accede con este dispositivo a todo lo que uno pueda imaginar, cuentas de correos electrónicos, páginas web, watshap, noticias, tiempo, y como no variados juegos. Así como conexión a diferentes emisoras de radio y canales de televisión. La actualidad informática en nuestras manos.
Posteriormente a los preparativos, llega el día de la celebración, y el invitado cuida con esmero que no le falte su detalle más preciado “teléfono”. Con el fin que cuando esta aburrido, se pone a trastear con él, a recibir y realizar llamadas y sus diversas opciones que le facilita su “teléfono”. Su juguetito útil, que pocas personas prescinden de él, (y al que lo hace, se le considera “raro”).
Contemplamos escenas que por cotidianas no nos sorprende; en el metro o el autobús, y la mayoría de sus viajeros con el telefonito, así asistimos a comportamientos y actitudes sorprendentes y de mala educación; en un establecimiento comerciales o empresariales, los empleados, con su teléfono y no realizando su actividad profesional.
Y lo curioso que no recibe invitación, pero siempre esta. Presente. En cuanto reclama la atención con su melodía, hay que callarse todos, y hacerle caso. En un cine, en una celebración eclesiástica, en la ópera, teatro, museo. Y en reuniones o conversaciones de mayor o menor s o menos transcendencia. Siempre prevalece.
Esta en todos los lugares y con todas las personas, demanda constantemente del dueño. Y lo peor de todo, que le hacen caso, todos dejan de hacer sus obligaciones para hacerle caso. Es increíble, pero es así. Y yo me pregunto, ¿el respeto a las personas presentes en esa celebración, en esa escena, donde esta? No existe.
Parece que va a ser necesario que su uso sea regulado, donde, como y con quien, dado que los seres humanos no saben controlar el uso de este juguetito, que exige constantemente atención. Lo obtiene, olvidando las demás normas de respeto y cortesía en la convivencia con las personas.
telefono movil