07
ago 12

Olimpiadas de Londres: De la Antigua Grecia a hoy


Cuando nos referimos al  protocolo casi siempre se tropieza en el error de asimilarlo a las ceremonias en las cortes palaciegas, así como a los rituales en los servicios de los banquetes. Y no pensamos que exista protocolo deportivo. Su máxima expresión, la celebración de los Juegos Olímpicos. Contemplando el acto inaugural de las Olimpiadas, en Londres, revivimos las tradiciones, usos y costumbres de la antigua Grecia, del siglo V y IV antes de Cristo.

En esencia la ceremonia  inaugural, aún con el transcurso del tiempo, sigue vigente con el mismo protocolo, según lo estipulado en la Carta Olímpica. En este documento, que ha establecido el Comité Olímpico Internacional (COI), se regula la normativa y organización del protocolo: entrega de medallas y diplomas olímpicos, envío de invitaciones (debiéndose enviar en el tiempo fijado, con un año de antelación a la celebración de los Juegos), regulación y uso de las banderas e himnos, antorcha olímpica, etc. Son los símbolos esenciales en estos Juegos y así se constata en el art. 57 del Estatuto y reglas  de los JJOO, que señala: ”El atleta da una vuelta de honor al estadio, sube unas escaleras, saluda por última vez con la antorcha y prende el fuego en el pebetero (colocado siempre en lugar presente y visible, tanto para el interior  y exterior del estadio) y permanecerá encendido mientras duren los Juegos, hasta la ceremonia de clausura”.

Con este ritual se plasma la misma simbología de la antigua Grecia y la costumbre renace con la llama de fuego. La llama olímpica tiene un doble objetivo, tanto ceremonial como simbólicamente. Recordemos que las  antorchas son un símbolo de alumbrado, teniendo utilidad en los lances guerreros. Agamenón anunció a los griegos la derrota de Troya con antorchas encendidas. Asimismo, Continue reading →