La negociación. ( Cap. 23)

 

 

 

      -¡Felipe! Ven, hijo, ven. Descansa un poco de ese trajín ‘matrimonial’ a que te tiene sometido su mujercita.

Fue la reina quien rescató a su hijo, cuando se dirigía a su alcoba. Caminaba cansinamente, con las piernas separadas por el dolor de testículos.

-Madre, me tiene agotado. Tengo doloridas todas estas partes. Después nos llevamos los Borbones la fama de ser folladores. ¡A ésta no hay quien la pare!

-Ya te lo advertimos tu padre y yo.

-¡No creía que podía ser para tanto!

-Vayamos a lo importante. – indicó la reina – ¿Has descubierto algo sobre esa decisión tan importante de tu padre el rey?

-¡No tengo la menor idea! – se justificó el príncipe heredero – La verdad es que no he tenido ni un minuto para investigarlo. Letizienta me tiene todo el día engendrando princesas.

-¡Debemos enterarnos antes de que lo comunique oficialmente! Es preciso disponer de un tiempo para impedirlo o para parar el golpe.

-Yo no sé si voy a poder hacer algo.

Por el pasillo, se oyó la llamada de la princesa Letizienta. ‘Felipe, querido, te estoy esperando. Yo ya estoy llegando al momento G’.

-¿Lo ves, madre? Ni un minuto me deja de descanso.

-¡Espera! Tenemos que tratar otro asunto. Un ex socio de tu cuñado Urdangarín está dispuesto a asumir la culpa de todos los cargos a cambio de una gratificación.

-¿Cuánto pide? – se interesó el príncipe heredero.

-Quiere negociar con tu padre.

-¡Menos mal! Creía que me iba a caer a mí también ese tomate.

-Tenemos que convencer a tu padre el rey, para que le reciba y negocie con él.

-Madre, eso lo puedes hacer tú mejor que yo. Tienes mucha más mano izquierda.

En ese momento, volvió a oírse la llamada a través del pasillo.

-Felipe, te estoy esperando. ¡Se me va a pasar el momento G! – gritó Letizienta.

-¡Lo siento, madre! No puedo esperar más. Tengo que ir a cumplir.

El príncipe, sujetando sus partes para evitar el dolor, caminó hacia el dormitorio.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *