La gran decisión. (Cap. 28)

 

 

El rey Juan Carlos I de España se colocó en el centro, con el fin de celebrar la reunión urgente de la familia real. En el ambiente, había mucha tensión. La reina se puso a su lado. Estaba muy nerviosa. A la derecha se colocó la ya numerosa familia del príncipe heredero. Él llevaba a sus dos hijas mayores. Las más pequeñas estaban en brazos de Letizienta.

-¡Cuidad a las futuras herederas! – pidió la princesa con orgullo.

La infanta Elena, con sus hijos, se situó a la izquierda. Nadie echó ya en falta a Jaime de Marichalar. Hubo alguna duda sobre si se iba a presentar o no Iñaki Urdangarín. Acudió sólo la infanta Cristina, con sus rubios hijos. Cuando todos estuvieron colocados, tomó la palabra el viejo monarca.

-¡Escuchadme todos! La casa real española no puede continuar así. Se han acumulado graves problemas. ¡Gravísimos problemas! Comienzo por mí. Las cacerías de elefantes y mis escapadas nocturnas han tenido efectos desastrosos. La separación de Jaime de Marichalar y sus excentricidades también han sido negativas. Más graves son las tremendas acusaciones de malversación de fondos públicos. Nos han llenado de vergüenza.

-Padre, … – quiso intervenir la infanta Cristina.

-¡Silencio! – se impuso el rey – Continúo. Pero el peligro peor para la monarquía está en los herederos. Se ha puesto en marcha una confabulación para transformarla en una monarquía sólo de mujeres. Si no se pone remedio, esta sagrada institución desaparecerá.

-Padre. … – esta vez, intervino el hijo varón, el futuro Felipe VI.

-¡Silencio! – gritó el rey – Así que he tomado una decisión drástica.

El rey hizo una pausa. Contuvo una ventosidad. Nadie osaba respirar.

-¡Ésta es mi decisión irrevocable! Vamos a refundar la monarquía. ¡Sofía! Lo intentaremos nosotros. ¡Engendraremos un nuevo heredero varón!

-¿A nuestra edad? – exclamó la reina asustada.

-Yo estoy en plena forma. He encargado un camión de viagra.

-¡Tú estás loco, Juanito!

-No hay otra solución para salvar la monarquía. ¡Vamos al dormitorio!

Justo en ese momento, todas las niñas se pusieron a llorar a la vez.

-¿Qué os pasa? – intervino la reina doña Sofía – ¡Pobrecitas!

-¡Felipín! Pon el chupete a Leonor. – ordenó Letizienta – Suegro hágase cargo de Juana Carlota y de Felipa.

-¿Yo? – protestó escandalizado el monarca.

-Juanito, límpialas el culito. Son tus nietas. – indicó la reina.

-¡Lo que me faltaba! – protestó el rey mientras quitaba el primer pañal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*