Ponga un aliciente en su vida

Ernesto Valverde se llevó a todo el personal a Vallecas, sano o convaleciente, porque tenían montado un plan. El plan consistía en una juerga en toda regla. Tocaba. Y es normal, pues los chicos son jóvenes y tienen ganas de jarana, cuando corresponde, claro. Antes practicaron deporte, por la cosa de abrir el apetito para la cena y lo que llegara después. Dicho de otra forma. Estaban tan seguros de la victoria frente al Rayo que había que celebrarla con toda la pandilla, y a lo grande, pues grande es lo que han conseguido.

Hay que reconocerlo. Estaban sobrados los tíos. Tanto que vaciaron el encuentro de emoción. Se adueñaron del partido, lo manejaron a su antojo y le metieron tres goles al Rayo como si tal cosa ante el jolgorio de la hinchada rojiblanca, y la franjirroja, que también hizo propia la fiesta porque los suyos igualmente habían cumplido sobradamente con la meta propuesta, la permanencia, y allá solo había buen rollito, seas del Rayo o del Athletic. Pocas veces se ha escenificado en un estadio de fútbol un espectáculo así de espléndido, con la afición de uno y otro lado encantada de conocerse con el fútbol como fundamento, o pretexto, o lo que sea con tal de divertirse en buena armonía.

Alcanzado el objetivo y digerida la juerga, en lontananza asoma la Real Sociedad con dos premisas: conseguir la quinta plaza, evitando así el engorro de disputar una eliminatoria previa para la próxima Europa League, y de paso chafar a la hinchada rojiblanca la celebración que espera montar en San Mamés, con lo cual motivos no le faltan a los muchachos de Ernesto Valverde para procurar la inversa en un derbi que se prevé tan pasional como competido. Y a ser posible con buen rollo, como en Vallecas, porque no hay ningún drama deportivo de por medio, sino una justa vecinal.

Es muy importante llegar al tramo final con alicientes o, según las circunstancias, frente a equipos sin alicientes. Por ejemplo, el Espanyol. Solo ha sumado un punto de los últimos 18 disputados. O sea, que desde que supo que virtualmente ya no bajaba de categoría sus jugadores se echaron literalmente a la bartola y se convirtieron en un chollo para sus rivales, circunstancia que aprovechó el Valladolid para ganar y poder soñar con mantenerse en Primera. No te cuento nada del Betis, último clasificado y con avaricia. Todavía lo están celebrando en Almería, que también ha sacado el cuello del pozo gracias a la desidia bética. Así que Osasuna, que ha caído en puestos de descenso, jugará los dos partidos que le quedan contra Espanyol y Betis. En consecuencia, ¿tiene las victorias aseguradas?

Fíate del fútbol y no corras. El Levante también tenía conseguida la permanencia de forma matemática y en esas recibió al Atlético. A falta de estímulos competitivos, suelen entrar en acción otro tipo de atractivos. Dijo ayer Luis Rubiales, presidente de la AFE, que le parecen bien las primas de terceros por ganar. Y lo dijo tan ricamente, sabiendo que estos incentivos están prohibidos, además de ser éticamente reprobables. Rubiales jugó cinco años en el Levante, equipo que tiene sobrada fama de ser muy (supuestamente) receptivo a las primas de terceros.

Por eso no sorprendió a nadie que ante el Atlético sacara la motivación hasta debajo de las piedras. Si en los nueve partidos anteriores el equipo del Cholo únicamente había encajado un gol, ayer recibió el doble. Y del Levante, que solo tiró una vez a puerta y anotó dos, porque el primero se lo adjudicó Filipe Luis en propia meta. Prodigios de la naturaleza futbolística ¿O es la leyenda de El Pupas, que ataca con toda su virulencia en el momento más trascendental del club? La víspera, el Barça ya daba la Liga por perdida, y después de la debacle colchonera el Madrid daba la Liga por ganada, porque al Valencia… pobre gente. Estaban tan sobrados los merengues que empataron, y gracias, comiéndose cruda toda su soberbia. Divertido, ¿no? Porque el panorama que se avecina ha quedado de la siguiente manera: Si Atlético, Barça y Real Madrid vencen en sus próximos partidos, como sería lógico, en la última jornada al Atlético le valdría con un empate en el Camp Nou para ganar la Liga. Y si el que vence es el Barça, sería el Real Madrid quien conquistaría el título gracias al Barça, tiene gracia el asunto, además de provocar sarpullidos en el alma del culé.

Un comentario sobre “Ponga un aliciente en su vida”

  1. Curioso cómo está el tema.

    En lo que respecta a los 3 equipos vascos: Athletic con todo solucionado. Ahora lo que tenemos que hacer es permitir que nuestros vecinos donostiarras obtengan el 5º puesto. No me van a salir sarpullidos si la Real se lleva los 3 puntos de San Mamés. Celebración, 3 días de descanso… llamémoslo X. Y la semana siguiente, a por el Almería si así conseguimos salvar a Osasuna. Para ciertos sectores de ambos clubs, los más contaminados por la prensa Vocentiana (Correo Español, Diario Vasco y Diario de Navarra principalmente) esto que digo sonará asqueroso, porque esos medios alimentan rivalidad y enemistad donde sólo puede haber buena vecindad y amistad. Qué mejor para el fútbol vasco la presencia de equipos vascos en 1ª y en 2ª? Que suba el Éibar a 1ª, que el Alavés y el Mirandés (vale que no es vasco, pero como si lo fuera) se mantengan, y que suba River y Bilbao Athletic. Ya no es un tema tan siquiera de deporte. Es solidaridad entre vecinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *