Barça-Real Madrid: El imperio contraataca

EL Real Madrid ganó al fin en el Camp Nou, agarró el título de Liga por el pescuezo y cosas sorprendentes comenzaron a ocurrir. Mourinho no hizo aspaviento alguno. Tampoco consta que le metiera a Tito Vilanova el dedo en el ojo, ni que aguardara agazapado en el parking del estadio la llegada del árbitro con el rictus torvo y la faca en bandolera. Tampoco apareció en la sala de prensa para sacar pecho, como es natural, y cedió todo el protagonismo en Aitor Karanka, su marioneta preferida, que con ese gesto inexpresivo que le caracteriza y en un tono monocorde y hueco de emociones dijo: “Todavía quedan puntos en juego muy importantes y en el Bernabéu son dos partidos que nos pueden hacer campeones. Tenemos que seguir trabajando como hasta ahora”…
Hasta Cristiano Ronaldo, más chulo que un ocho tras protagonizar la noche con el gol definitivo, pulverizando de nuevo con 42 dianas el récord goleador absoluto en la historia del campeonato, resultó ocurrente en sus conclusiones: “Hemos pasado de Misión Imposible 4 a misión cumplida”. Tampoco hubo quebranto en la noche madrileña, pues la hinchada merengona festejó la eventualidad del título liguero con jolgorio, pero sin desmán alguno.
Del otro lado, las primeras palabras de Guardiola a los medios de comunicación fueron versallescas: “Primero de todo, felicitar al Real Madrid por la victoria y por el título de Liga…” Al día siguiente otro Continúa leyendo Barça-Real Madrid: El imperio contraataca