Guiso de espárragos con bacon TUPPER MENU

Guiso de espárragos con bacon deia portadaEste es un plato espectacular de temporada, muy sencillo, unos espárragos frescos blancos guisados en su propio caldo con unos taquitos de bacón, si preferís pasar del animal del que nos gustan hasta los andares, podemos sustituir los taquitos por un refrito de verduritas y el resultado es francamente especial.
Nos ha encantado, luego lo acompañamos con un huevo poché y ya tenemos un plato perfecto para el almuerzo.
Esta receta nos la hemos llevado al tupper y genial, …si os apetece vais poniendo el delantal y empezamos.Guiso de espárragos frescos etiqueta

TUPPER -MENU semanal:
Lunes: Lentejas con sofrito de verduras y chorizo.
Martes: Pastel de lomo, puerro y pimiento
Miércoles: Guiso de espárragos frescos
Jueves: Pollo al ajillo

INGREDIENTES: 500g de espárragos blancos frescos, 1/2 l de agua, 1 cucharadita de azúcar, 1 cucharadita de sal, 1 cebolla blanca, 1 diente de ajo, 1 cucharadita de harina, 2 ramitas de perejil, 30 g de aceite de oliva, 1 pellizco de sal, 1 pellizco de pimienta y 50 g de bacón.
Espárragos blancos frescos Ingredientes ELABORACION:
Pelamos los espárragos con un pelador, los lavamos y los cortamos en trozos.
Echamos a un cazo el agua, el azúcar y la sal, calentamos y vamos incorporando los trozos de espárragos.
Dejamos que se cuezan a fuego alto durante unos 30 minutos.
Sacamos, colamos los espárragos, guardamos el caldo y reservamos todo.

En una sartén bien caliente echamos un chorrete de aceite e incorporamos la cebolla, el perejil y el jo bien picado.
Rehogamos y añadimos el bacón cortado en taquitos.
Bajamos a fuego medio y que se vaya sofriendo todo.
Antes de sacar, añadimos la harina y rehogamos bien.
Echamos un par de cucharadas de caldo, removemos y retiramos.

En una cazuela, colocamos los espárragos y vertemos por encima la salsa de la sartén con los taquitos de bacón.
Removemos, salpimentamos e incorporamos la mitad del líquido.
Cuando rompa a hervir retiramos y ya estará preparado para servir.
(Muy recomendable si dejáis el guiso que repose unas horitas)
En casa los hemos servido acompañado de un huevo poché.
Espero que os guste.
Guiso de espárragos frescos con bacón 2Guiso de espárragos frescos con bacón 1Guiso de esparragos blancos con bacón 4

Pastelitos rellenos con chocolate de naranja

Pastelitos-rellenos-de-chocolate-con-naranja-1-compressorLa sorpresa de estos pastelitos es el relleno, un chocolate con naranja que está de toma cazo y sírvete … el aroma y el sabor a naranja nace de su piel, pues en casa para nosotros esta fruta es como el porcino del árbol (todo aprovechable hasta la piel), … en zumo o en gajos en el postre y el resto, nos preparamos con la piel, azúcar y unas bolitas de mantequilla un refrito delicioso que luego trituramos y lo utilizamos para hacer un chocolate, o un bizcocho o una mantequilla a la naranja para untar en las tostadas o … miles de cosas se nos pueden ocurrir y seguro que todas ellas deliciosas.
El secreto del hojaldre es hacerlo o comprar uno a poder ser con mantequilla, luego tener un molde chulo para que los pastelitos sea más bonitos y al horno.
Nos estamos dejando llevar, vamos a empezar haciendo las cosas como deben de hacerse, primero nos vamos a poner el delantal y empezamos.

INGREDIENTES: 1 lámina de hojaldre, 1 huevo, 1 piel de naranja, 5 cucharadas de azúcar, 3 cucharaditas de mantequilla, 1 tableta de chocolate de hacer, 6 cucharadas de agua y azúcar glass para espolvorear.ELABORACION

Preparamos los hojaldres
Estiramos la lámina de hojaldre, espolvoreamos por la superficie 2 cucharadas de azúcar y pasamos el rodillo para que se impregne bien en la masa.
Con el molde vamos cortando las figuras y las ponemos sobre una bandeja encima de papel para hornear.
Pintamos las figuras con huevo batido.
Con el horno precalentado a 200º, metemos la bandeja sobre 10 minutos.
Sacamos y dejamos que se enfríen un poco.

Preparamos la naranja
En una sartén echamos la piel de una naranja (evitando en todo lo posible la parte blanca), 3 cucharadas de azúcar y mantequilla.
Bajamos la temperatura a fuego muy bajo y dejamos que se vaya haciendo.
Rehogamos continuamente para evitar que se nos queme la piel.
Dejamos unos 15 minutos, sacamos y reservamos.
Cuando esté frío lo trituramos con la batidora o un robot de cocina.
Reservamos.

Preparamos el chocolate
En un cazo echamos el agua y el chocolate troceado a fuego medio alto.
Damos vueltas continuamente hasta que se vaya diluyendo.
Jugamos con el cazo retirándolo del fuego cuando esté caliente y seguimos moviendo hasta que las onzas estén disueltas.
Apagamos el fuego y retiramos.
Incorporamos la naranja que tenemos triturada, mezclamos bien y reservamos.

Montamos el pastelito
Abrimos los hojaldres por la mitad.
Sobre la parte de abajo rellenamos con una cucharilla de chocolate y cerramos.
Finalizamos espolvoreando los pastelitos con azúcar glass y a la mesa.
Espero que os gusten.

Sopa de cebolla con queso gratinado

Sopa de cebolla con crujiente de queso_deia FotorEsta sopa de rima fácil ha salido deliciosa, muy fina y delicada gracias a una receta francesa.
Con toque de mantequilla toma su sabor de las cebollas que doramos muy lentamente y antes de servir incorporamos queso rallado que gratinamos al horno.
Necesitamos un caldo base de gallina o de carne y aquí para hoy hemos elegido el segundo.
Siendo más fuerte de sabor, el queso a elegir es mejor que sea de sabor más suave, así que hemos rallado Emmental.
Sugiero para su degustación cómo elemento único aparte de la cuchara disfrutar con la reflexión de Michel Foucault (francés, lógicamente) que decía eso de …”J’ai décidé d’être heureux, c’est meilleur pour la santé” /He decidido ser feliz, es mejor para la salud.
Así que ahí estamos, esta semana a eso del mediodía me espera esta delicadeza para reponer fuerzas y seguir
Espero que os animéis con esta sopa Feliciana, es muy fácil y como tenemos que hacerla poco a poco relaja y te deja como una malva.
Necesito que si estáis dispuestos a preparar un “sopeo de salud” os pongáis el delantal.
Empezamos.
Sopa de cebolla con queso gratinado ingredientesFotor_FotorINGREDIENTES:  3 cebollas blancas medianas, 1,2 l de caldo (de carne o pollo), 2 cucharas de mantequilla, 3 cucharadas de harina normal, 1 cucharadita de azúcar granulada, 2 vasos de vino blanco seco, 30 gr de queso rallado, unas ramitas de cebollino, sal y pimienta.
Sopa de tomate con crujiente de queso ingredientes_Fotor

ELABORACION:
Sopa de cebolla con crujiente de queso_Elaboración Fotor_Collage_Fotor

Preparamos el caldo de carne:
En una olla express ponemos la carne de zancarrón, el agua, cerramos y a calentar a temperatura alta.
Una vez que empiece a salir el vapor, bajamos la temperatura y dejamos sobre 45 minutos.
Retiramos, colamos y reservamos

Preparamos la sopa
En una cazuela a fuego medio derretimos la mantequilla y echamos el aceite.
Incorporamos las cebollas que las tendremos cortadas en juliana y las cocinamos durante 15 minutos.
Añadimos la sal, la pimienta y el azúcar a fuego lento durante unos 35 minutos.
Vamos removiendo poco a poco para conseguir que se dore un poco la cebolla.
Agregamos la harina y dejamos que se cocine durante unos minutos (de 3 a 5).
Incorporamos el caldo hirviendo y seguido el vino blanco elevando la temperatura hasta rompa a hervir.
Bajamos la temperatura y dejamos que se cocine unos 35 minutos removiendo de vez en cuando.
Pasado este tiempo, probamos y rectificamos si es necesario con la sal y la pimienta.
Retiramos y reservamos.
Antes de servir precalentaremos el horno a 200º.
Echamos la sopa en los recipientes y en cada uno ponemos una cucharada de queso.
Colocamos los cuencos en el medio del horno sobre la bandeja.
Horneamos unos 8 minutos hasta que el queso se derrita.
Sacamos, espolvoreamos cebollino picado y servimos de inmediato.

Maravillosa sopa, muy especial, yo la estoy tomando esta semana y me encanta.
Espero que os guste.
Sopa de cebolla con queso gratinado 5

Sopa de cebolla con queso gratinado 3

Guiso de cabrito con champiñones

Guiso-de-cabrito-con-champiñones-Deia-Portada_Fotor-compressorEs muy curioso la mala leche que se desprende de los significados del cabrito y sin embargo, si nos centramos en el noble arte del yantar…, es tomar al noble animal (cuya madre tampoco goza de buena fama) … y la verdad que entre fogones nos lo pone bien fácil para preparar maravillosos platos que son un deleite … un dicho entre “cocinillas” es:  que para conseguir con él un plato espectacular simplemente necesitamos un horno bien caliente, sal y agua …pero hoy nos hemos inclinado por hacer un buen guiso y acompañado con unos champiñones, el resultado ha sido espectacular.
Un guiso que hemos elaborado, evitando utilizar mucha aceite para que no salga una receta saludable.
Y así ha sido, ligero, sabroso y como siempre con pena al acabar el plato.
Si os apetece dar cuenta de un pequeño “cabrón” aquí os dejo tanto los ingredientes como la elaboración, toca abrocharse los delantales y empezamos.

INGREDIENTES (4 raciones): 1/2 cabrito troceado, 1 copa de txakolí o vino blanco, agua, sal, aceite, 1/2 kg de champiñones, perejil, ajo y pimienta negra recién molida.

ELABORACION
Preparamos el cabrito
Preparamos los trozos de cabrito, que podemos mandarle al carnicero que nos los trocee para que nos sea más sencillo y los sazonamos bien.
En una sartén bien caliente, echamos un chorrete de aceite y vamos pasando todos los trozos, marcando por todos los lados para que nos aguante bien los jugos dentro y nos quede más sabroso.
(Marcar no nos debe de llevar más de 3 ó 4 minutos cada sartenada).
Los trozos los vamos dejando en la cazuela y cuando tengamos todo marcado, rociamos con el chacolí y dejamos 2 minutos para que se evapore, rectificamos de sal, pimienta negra al gusto, echamos agua hasta casi cubrir la carne y calentamos a fuego medio alto.
Removemos el cabrito y cuando esté a punto de romper a hervir bajamos a fuego medio y dejamos cocer unos 40 minutos.

Preparamos los champiñones
Mientras en una sartén bien caliente echamos 1 par de cucharadas de aceite y seguido añadimos los champiñones limpios y cortamos por la mitad.
Salpimentamos, espolvoreamos con ajo, perejil y rehogamos constantemente durante 3 minutos.
Bajamos a fuego medio y dejamos que se vayan haciendo durante unos 15 minutos.
Probamos si están a nuestro gusto y los reservamos para echar al guiso del cabrito.

Preparamos el guiso
Incorporamos a la cazuela del cabrito los champiñones y removemos bien.
Probamos y rectificamos de sal y pimienta si es necesario.
Dejamos el guiso a fuego medio durante unos 3 minutos y si la carne del cabrito está blandita, apagamos y dejamos que repose.
Es recomendable como en todos los guiso que repose al menos una hora antes de pasar por el plato.
Si lo hacemos por la noche y lo comemos al día siguiente el resultado es aún más espectacular.
Lo servimos con una ensalada verde y tenemos el almuerzo completo.  Espero que os gusten.

Bolitas de rosquilla

Bolitas-de-rosquilla.-Portada-Deia-compressorSi preparáis esta receta sugiero antes de ponerse a hacer la masa, conseguir una lata para según las tengamos “escurridas”, espolvoreadas de azúcar y apartada una ración para probarlas,… con el resto las guardamos en la caja, cerramos y las escondemos a cal y canto para evitar tentaciones porque detrás de ese aspecto rústico se esconden unos bocados deliciosos. Bolitas de rosquilla…, a por ellas!!! … preparamos los ingredientes, … por supuesto ya con el delantal puesto… y empezamos. INGREDIENTES: 350 g de harina de repostería,  2 cucharaditas de levadura tipo Royal, 100 g de azúcar, 1 cucharadita de vainilla (o anís, o ron, o el aroma que más os guste), 2 huevos, 1 pizca de sal y 100 g de mantequilla blandita. Para freír: aceite de oliva.  Para espolvorear:  azúcar glass. ELABORACION: En un bol echamos la harina, la levadura y la mezclamos. Añadimos el resto de ingredientes y amasamos hasta conseguir que la masa esté espesa y todo los componentes estén bien unidos, con una textura como el de las rosquillas. Si tenemos un robot de cocina empezaremos a amasar primero a velocidad baja y a medida que se vayan integrando los ingredientes subimos la velocidad hasta conseguir una masa compacta. Una vez tenemos la masa lista, hacemos una bola con ella, la cubrimos con film y la guardamos en la nevera una media hora. En una sartén alta o en un cazo echamos abundante aceite y calentamos a temperatura media alta. Sacamos la masa del frigorífico y con una cucharilla vamos sacando pellizcos y con las manos untadas con un poco de harina vamos formando las bolitas. Echamos las bolitas al cazo para que se vayan friendo (hay que tener en cuenta que crecen bastante por lo que tenemos que freír pocas cada vez). Al principio se quedan en el fondo del cazo, pero enseguida salen a flote  y cuando están doradas sacamos y dejamos sobre papel de cocina para que desengrasen. Por último, las espolvoreamos con azúcar glass y ya podéis empezar con esta dulce adicción. Espero que os gusten.