Sopa de ajo. RECETA DE NAVIDAD

sopa 1
Elogio al pan de la mano de una receta de las de toda la vida, la maravillosa sopa de ajos.  Imprescindible en estas fechas navideñas donde nos liamos a comprar pan y al día siguiente nos encontramos la bolsa llena.  En casa lo solventamos con dos opciones, la primera preparamos una sucesión de panes rallados con diferentes ingredientes (perejil, curry, hierbas aromáticas, …etc) que guardamos en diferentes bolsas con su letrerito y que nos harán un papel increíble en un montón de recetas y luego,  la que os animo a que preparéis hoy, unas sopas de ajo sencillas y deliciosas que siempre gustan y además en estas fiestas en casa son una tradición.
Necesitamos un buen pimentón, que aporta a la sopa un color maravilloso, luego está el pan que nos ha sobrado del día anterior, unos ajos que son imprescindibles para poner el nombre a este plato y … poca cosa más.
Ya sabéis que en casa nos encanta sopear y esta sopa la hacemos con especial devoción porque era la preferida de mi padre y si alguna vez le tocaba hacer la comida, ya sabíamos de antemano lo que siempre nos deparaba el menú.
Ese delantal ya tiene que estar puesto y a partir de este momento podemos empezar.

                                 INGREDIENTES (para 6 personas)

FOTO 71 barra de pan
1 l de agua o caldo (verduras o pollo)
En esto de la sopa a algunos les gusta más caldosas, si es vuestro caso echáis un chorrito más de agua hasta que esté a vuestro gusto.
7 dientes de ajo hermosos
2 cucharadas de pimentón dulce.
(1 cucharada escasa y ½ cucharadita de pimentón picante, en casa así nos gusta más)
Sal
Aceite de oliva.
Opcional:   tacos de panceta o chorizo.

ELABORACION
sopa 4
Cortamos el pan en rodajas. (Reservamos)
Pelamos los ajos e incorporamos en una sartén con un chorrete de aceite a fuego fuerte.
Dejamos que se doren y los sacamos. (reservamos)
En la misma sartén ponemos el pan, rehogamos bien y sacamos. (reservamos)
Seguimos con la sartén,  echamos otro chorrete de aceite y también el pimentón .
Rehogamos bien con mimo y no dejamos que se queme, seguido colocamos el pan y el agua.
Sazonamos y esperamos hasta que el agua hierva.
En este momento echamos los huevo y revolvemos.
Bajamos la temperatura y que se vayan haciendo poco a poco hasta que quiera otra vez hervir, ahí retiramos y servimos.
Sobre los ajos que tenemos reservados,  en casa nos gusta cortarlos finitos y se echan al final, pero si no os gustan, no hay problema, no se incorporan pues su aroma ya nos lo han dejado en el aceite que hemos utilizado.
Opcional:  si tenemos  panceta o chorizo, le damos un toque en una sartén aparte y dejamos los tacos bien doraditos.  Luego incorporamos a la sopa y a gritar, o a jalear el nombre de la cocinera o abrazarte a ti misma, lo que quieras, pero una propuesta de éstas no tiene que pasar discreta por tus pucheros, ha de salir al plato con gran ovación.  Digo yo. En casa lo hacemos así y la verdad que luego esta sopa nos sienta de maravilla.
sopa 6sopa 5

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *