Tartar de bonito del norte con pepino

2013-02-15 18.57.43

Insisto con el bonito, porque en cualquier plato que recale el resultado (como no podía ser de otra forma) siempre es bello.  Y hoy presentamos un plato con este top model del norte, que en principio su nombre confunde y  si andas con cierto despiste es oír el alias y ya piensas que en esta mesa empiezan por el postre … y luego, cuando te lo colocan enfrente, te encuentras con un primer plato de lujo e insisto,  nuevamente precioso.
Se llama tartar y el nombre no procede de un goloso, ni sería certero pensar que los tártaros sean un pueblo repostero, aunque no sobra el saber que cuentan con unos dulces que preparan al horno y degustan con el té que son  sabrosísimos, pero aclaro, se llama tartar porque a la preparación tanto de carne o pescado cortado fino se le acompañaba con la salsa tártara y es de ahí de donde a este falso postre le llega el nombre.
Pero dejémonos de monsergas y ya con el bonito de buen talante (previamente le hemos quitado las espinas), sacamos un delantal precioso ¡qué menos!  y afilamos el cuchillo porque esta receta precisa de un corte exquisito.
Cuidado con la hoja, no vayamos a cortar a nadie y ahora a centraros en la receta, que ya empezamos.

INGREDIENTES: (para dos personas)

Para macerar:
300g bonito del norte
1 hoja de albahaca fresca
6 dientes de ajo (al gusto, es que en casa nos encanta el ajo)
1 rama de perejil
Aceite de oliva virgen extra
Sal
1 toque de pimientas

Para la salsa:
Salsa de soja
Salsa de Ají casero
Salsa Lea&Perrins
Aceite de Oliva Virgen Extra (utilizamos la utilizada para macerar)

Picatostes:
2 rodajas de pan

Resto ingredientes:
½ Pepino
½ Pimiento rojo
½ Cebolleta
1 cucharada de alcaparras
1 puñadito de ensalada de Brotes tiernos
Unas ramitas de cebollino
2 Huevos cocidos

ELABORACION:
Retiramos la piel del bonito, echamos unos dientes de ajo, albahaca, perejil y sal.  Cubrimos todo con aceite de oliva virgen extra.  Dejamos macerar unas horas (mínimo 4 horas)
Una vez macerado el bonito, le desengrasamos, quitamos las espinas y procedemos a cortar el pescado muy fino. (Reservamos
en un bol)
Picamos los ajos macerados al gusto, (yo he utilizado dos dientes de ajo) e incorporamos al bonito.
Ahora le toca el turno al perejil, a la albahaca, a la cebolleta, al pimiento rojo, al pepino, brotes tiernos, cebollino, picamos muy pequeño y al recipiente.
Mezclamos todo y añadimos los huevos picaditos y las alcaparras.
Vertemos en un bote con tapa o biberón el aceite sobrante de la maceración, un chorrete de salsa perrys, otro de salsa de soja, ají y sal.  Agitamos para que se fusione bien y vamos incorporando esta salsa al bol mientras que mezclamos bien todos los ingrediente.
El resultado un tartar muy fino y delicioso.
Emplatamos en nuestro caso con la ayuda de un aro y coronamos con unos picatostes.
Guardamos en el frigorífico hasta que lo presentemos a la mesa

GALERIA DE IMAGENES:

Ingredientes
Ingredientes
Ponemos a macerar el bonito
Ponemos a macerar el bonito
Resto de ingredientes para incorporar al bonito que ya tenemos macerado
Resto de ingredientes para incorporar al bonito que ya tenemos macerado
Vertemos la salsa a los ingredientes que ya están picados
Vertemos la salsa a los ingredientes que ya están picados
Montamos el pastel que coronamos co unos picatostes
Montamos el pastel que coronamos con unos picatostes

Tomate seco en aceite y especias

2013-02-09 23.29.05

Lo prometido es deuda, aquí está mi segunda cosecha de tomatitos secos.
Riquísimos !!!!, dispuestos a pasearse por recetas que precisen un toque elegante.
Tomates de pera,  que tras pasar más de un lunes al sol cubiertos con gasa de algodón para evitar esos mosquitos que merodean por todos los sitios, una vez secos los colocamos en frasco de cristal elegante, que nos permita de vez en cuando pegar los ojos al bote e ir mirando como se están macerando nuestros rojillos.

Hoy ha llegado el dia de abrir y prácticamente en la mesa ha habido redoble de tambores (es justo dar relevancia a los actos que tienen importancia para el gusto de los nuestros, o ¿no nos pasamos todos los días viendo actos institucionales pagados por nuestros monederos que al final no nos aportan absolutamente nada sino engordar los gastos públicos y el ego de muchos?, pero volvamos a los fogones, ¿a qué tienen buena pintan? … pues yo los he probado y bueno, sólo me ha faltado gritar.

Seguido os dejo una propuesta bien sencilla y estad atentos porque van a seguir en nuestro Mantel Bleu acompañando a nuevos platos.

Relameos de momento con la foto y más abajo, con el delantal preparado os espero para que toméis nota.

2013-02-12 21.04.09
Propuesta:
Pincho de tomate seco en aceite y especias con mozzarella di bufala y anchoa.

INGREDIENTES PINCHO:
4 Tomates secos en aceite y especies*
3 Rodajas de mozzarella de bufala
1 Anchoa
1 Toque de crema balsámico de trufa

* Aceite, albahaca fresca, ajos, orégano, un toque de pimientas (negra, blanca, rosa y verde) y sal.

INGREDIENTES y ELABORACION DE TOMATES SECO CON ACEITE Y ESPECIAS:
1 Kg de tomates (yo he elegido el de pera)

Cortamos los tomates por la mitad, quitamos las semillas, espolvoreamos sal por encima y sobre un papel absorbente los ponemos a secar al sol.
Tapamos con una gasa y por las noches, para evitar el rocío metemos en casa.
El proceso dependiendo del sol puede durar 4 ó 5 días.
En mi caso el tiempo ha cambiado y a la mitad del proceso he tenido que recurrir a un truco para terminar el secado.
He forrado la parrilla del horno con papel y he colocado encima los tomates. El horno a 75º y con la opción de aire para que vaya secando los tomates de una forma uniforme.
He tardado 4 horas.
Luego les he puesto con agua templado 1 hora. Sacamos y secamos bien. Luego he ido colocando los tomates en el bote, echando por tapas y en cada tapa se ha incorporado aceite, albahaca fresca, ajos, orégano, un toque de pimientas (negra, blanca, rosa y verde).
Al final un toque de sal, cerramos y dejamos macerar.
Es conveniente guardar el bote en un sitio fresco y seco.
Esperamos unos días y luego ¡fiesta!

GALERIA DE FOTOS:

Presentamos nuestros tomates de pera
Presentamos nuestros tomates de pera
Tomates en mitad de la elaboración de secado
Tomates en mitad de la elaboración de secado
Tomates secos
Tomates secos
Envasamos.  Ajo picadito y albahaca
Envasamos. Ajo picadito y albahaca
Tomates secos en aceite y especias
Tomates secos en aceite y especias

Ensalada templada con verduras y oreja.

2013-08-23 13.15.37

Si Darwin levantase la cabeza y mirase los pasos que ha seguido su Teoría de la Evolución en el ser humano, decepcionado, se hubiese buscado un hueco, no me cabe la más mínima duda,  como restaurador en algún programa de televisión.  Y me explico, salgamos a la calle  y observemos:  primero al mono y luego al hombre (aquí no voy a mojarme donde tienes que ir a buscar al mono para hacer la comparativa, cada uno ya somos mayorcitos y tenemos nuestros recursos para buscar ese primate que necesitamos para proseguir con este experimento).  Continuemos pues:  estaréis conmigo, que si no fuese por los cortes de pelo que se llevan o por las gafas de sol que cubren media cara (y en algunos,  se agradece), pues no parece que el hombre, evolucionar, evolucionar, haya evolucionado mucho.
Sin embargo, cambiemos de tercio, sin tirar de siglos, sólo unos años atrás (no muchos, que os conozco y me duele !!!) y ese ansia investigadora la apliquemos ahora a nuestros recuerdos de cocina.  Cuando marchabas por la mañana a la escuela  y preguntabas: ¿Qué vas a poner para comer?  Tu madre,  te contestaba:  “… alubias, sopa, arroz  y seguido te decía el segundo plato…”  Y os preguntaréis, ¿y la ensalada?  Pues curiosamente la ensalada siempre estaba presente en la mesa, repantigada en un plato más grande y hondo que respondía como no podía ser de otra forma al nombre de ensaladera y que  normalmente consistía en lechuga, con cebolleta, algunas veces pepino y un tomatito. Pues bien, la citada ensalada se ponía en medio, sin importancia y tirabas de tenedor mientras comías el primer plato, … y se continuaba picando hasta con el segundo.  Había veces que ya ibas al postre y tu madre decía, ” …  rebañar bien la ensalada, que no quede nada… y toda la familia (tras las lógicas recriminaciones, de yo ya he comido, tú no has comido nada que te he visto, …),  lanzábamos nuevamente el tenedor, porque si no, el postre no llegaba.
Pocos años después, la ensalada ha conseguido alcanzar un extraordinario reconocimiento social y hoy en día entra en nuestras mesas con más apellidos que los de la casa Alba.
Esta semana, vamos a procurarnos unas recetitas muy ricas, ENSALADAS muy interesantes que nos van a sorprender y que de seguro Darwin si levantase la cabeza y las viera servidas en su mesa, alzaría los dos dedos de su mano en señal de  victoria.  Así que dejemos al mono a un lado, nos ponemos el delantal limpio e inmaculado y ya estamos seleccionando de una forma natural los ingredientes que nos van ayudar a elaborar una especie nueva de ensalada evolutiva, muy rica y especial, como se merece nuestro amigo Charles, de los Darwin por supuesto.

Empezamos:

INGREDIENTES, para dos personas:

8 Espárragos
3 cucharadas soperas de Habitas
1 Cebolla
2 Pimientos rojos
4 Pencas de acelga
1/2 Calabacín
2 Orejas de cerdo
Harina (yo he utilizado de arroz)
1 Huevo (para rebozar)
Sal
Aceite
Albahaca
Pimienta negra
1 hoja de laurel
Vinagre de vino blanco

ELABORACION

Echamos en la olla a presión, las orejas bien limpias, cubiertas de agua, con sal, laurel y un chorrito de vinagre. (Aqui cada olla tiene sus tiempos).
Abrimos la olla, desechamos el caldo y esperamos a que las orejas se enfríen un poco, Reservamos.
Cortamos en rodajas el calabacín y rebozamos.  (Reservamos)
Cortamos la oreja y rebozamos. (Reservamos)
Picamos la cebolla y la ponemos en la sartén a pochar poco a poco.
Salamos y cuando la cebolla esté en su punto, pasar por el chino y reservar.
Ahora le toca el turno a los espárragos, al pimiento rojo y a las pencas, cortamos y a la ensaladera.
Incorporamos el calabacín y la oreja.
Ahora en un frasco incorporamos el aceite utilizado en pochar la cebolla y la cebolla que tenemos reservada.
Rectificamos la sal, una cucharadita de pimentón de la vera, una pizca de albahaca,  y cerramos el frasco.
Agitamos buen fuerte hasta que emulsione bien la mezcla y al emplatar, regamos con este aliño la ensalada.
ANTES DE SERVIR, LA METEMOS UN GOLPE DE CALOR EN EL MICROONDAS.

Ingredientes.
Ingredientes-
Cebolla pochada.
Cebolla pochada.
Calabacín rebozado.
Calabacín rebozado.
Pencas troceadas.
Pencas troceadas.
Oreja rebozada.
Oreja rebozada.
Templamos en el microondas y servimos.
Templamos en el microondas y servimos.