Escandalizarse

Venga, vamos a escandalizarnos. Pero todos y por todo. Por los penes y las vulvas. Por el autobús contra lo de los penes y las vulvas. Porque lo retiran. Porque vuelve a circular con un par de parches en forma de signos de interrogación. Por la virgen drag del carnaval de Las Palmas. Porque un obispo bocabuzón dice que le duele más lo anterior que un accidente de aviación con 154 muertos. Por el antiespañolismo pueril que destila un programa de televisión emitido un mes atrás. Por el antivasquismo regüeldón de las reacciones correspondientes. Por lo estomagante de las defensas a escuadra de los que aparecían en el mentado programa, que en realidad nadie ha visto entero. Por la cerrilidad de los que aprovechan el río revuelto para llamar al boicot a una película en la que sale tres minutos una de las actrices que figuraba en los recortes del espacio señalado. Por la cobardía sin límites con que la productora del filme —¡y sus compañeros de reparto!— ponen a los pies de los caballos a la actriz para que los bienpensantes retiren el boicot. Porque esa actitud cagueta genera el llamamiento a un nuevo boicot en la contraparte. Por…

Escojan una o varias de las posibilidades. O las muchísimas que me han quedado sin inventariar. Será por motivos para encorajinarse. Y luego, si tienen medio rato, reflexionen sobre los parecidos y las diferencias entre lo que provoca los diferentes vertidos de bilis y las consiguientes alineaciones a favor o en contra. Como harán trampa, igual que yo mismo, las suyas siempre serán la causas razonables. El odio, faltaría más, lo siembran de forma invariable los de enfrente.

4 comentarios sobre “Escandalizarse”

  1. Si, vamos a escandalizarnos por todas estas chorradas, mientras así no se habla de los Blesa, Rato, Barcenas el emérito, el PP y su corrupción en tanto el consorte de la infanta analfabeta practica el ciclismo con soltura muy lejos del país de Ali Baba y los 4000 políticos podridos.
    Más papel de fumar para cogérnosla con mucho cuidado por este buenismo tan moderno e hipócrita.
    Por cierto, ¡Viva todas la mujeres! hoy, y todos los días del año.

  2. Nos escandalizamos de “todo” para no hacer sangre con “nada”.
    Estamos en una sociedad muy histéric; más bien “histerizada”. Me explico: cuando se defienden los intereses o reivindicaciones de diversos colectivos, en sí mismos reducidos, no queda más remedio que invocar a los “medios” para multiplicar la repercusión del mensaje que, por sí mismo no tiene calado en la “gente”. Una manifestación de veinte personas detrás de una gran pancarte, con suficiente cobertura mediática se convierte en un “apoyo masivo” de la ciudadaía a la reivindicación de turno. La proliferación de mensajes de este tipo acaba histerizando a la población en genral. Así nos va…

  3. Miren Gaztañaga se ha disculpado, disculpas que Méndez de Vigo acepta. EITB se ha disculpado, sin que de Cospedal se dé por enterada. El lehendakari Urkullu se ha disculpado, lo que supongo que habrá satisfecho a Alfonso Alonso, pero creo que no ha dicho nada. Por cierto, ¿han retirado o matizado algo los del comunicado de la tal película? No, que yo sepa. Menos mal que dentro de nada se monta otro de auto de fe y esto se olvida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *