Felipe, palo y zanahoria

Vaya con el chaval de Juan Carlos. Una de palo y otra de zanahoria. Esta vez tocó, aparentemente, lo segundo. Pero, al fin y al cabo, con el palo a la vista, como aviso para los que se salgan del redil. Es verdad que si comparan lo que les adelanté que diría el marido de Letizia Ortiz con lo que realmente dijo, hay varias corcheas de diferencia. Esta vez eligió el papel de poli bueno de sí mismo, haciendo como que aceptaba que los disolvente catalanes hayan vuelto a elegir lo que no debían. Sin embargo, con ese nauseabundo paternalismo borbonesco, se puso en plan preceptor jesuita, advirtiendo a la muchachada que ojo al cristo, que es de plata. Vale que ganen los malotes, pero solo si es para gobernar como Dios manda, es decir, dejándose untar y recortando a tutiplén, pero lejos de tentaciones secesionistas. Hasta ahí podríamos llegar.

Por lo demás, la homilía de nochebuena de SPM (Su Preparada Majestad) fue nada entre dos platos. Que si no se qué de la violencia de género —a buenas horas, Felipín—, que si no sé cuál del cambio climático. Para sobresaliente en cinismo, la alusión a una tal “reciente crisis” y los sermones sobre cómo funciona la democracia, viniendo de un tipo que está donde está con el único mérito de haber sido el espermatozoide más rápido en los cataplines de su padre. Yo, por lo menos, no recuerdo haberlo votado.

Fuera de concurso en la inane faena de aliño, la cursilería artificial de alto octanaje. “No hemos llegado hasta aquí para temer al futuro, sino para crearlo”, farfulló con hedor a Coelho o Bucay. Está uno por pedir que vuelva su viejo, que por lo menos nos divertía.

2 comentarios sobre “Felipe, palo y zanahoria”

  1. Advertencia política a los díscolos (intromisión inadmisible) y palmaditas en la espalda a los suyos (Gobierno, PP, Faes) por el decretado final de la crisis. Ni alusión a la falta de medios de la justicia para luchar contra la violencia de género y la corrupción. Sermón patriarcal desde el salón de audiencias, como concediéndonos un contacto desde la magnanimidad. Todo el acontecimiento diseñado y escrito por los herederos del antiguo régimen.

  2. Además, sr. Vizcaino, me gustaria que alguien, si es que sabe como lo han hecho, me explicara como es que estos borbones (que debieron llegar llegar con lo puesto) han conseguido una fortuna, que para el padre, esta valorada en mas de 1800 millones de € conseguida en los ultimos 35 años cobrando lo que cobran a final de mes (según esta aprobado por el gobieno y las Cortes) y siendo irresponsables (politico-economicamente hablando) y que a dia de hoy nadie se ha dignado en desmenir o negar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *