No ha sido la sociedad

Que no. Que se pongan como se pongan, esta vez la sociedad no ha sido la culpable. A Lucía y Rafael los han matado —presuntamente, según manda precisar el catecismo— un par de asesinos alevines perfectamente conocidos en el barrio por su amplísimo historial de hazañas delictivas. Exactamente los mismos que ya el viernes estaban en labios de la mayoría de los vecinos. Si la vaina va de buscar responsabilidades más allá de las de los propios criminales, podemos empezar a mirar entre los y las que voluntariamente se han puesto una venda y no han movido un dedo ante la retahíla de atracos, principalmente a personas mayores, cometidos por estas joyas a las que aún hoy se empeñan en proteger y disculpar con las monsergas ramplonas que ni me molestaré en enunciar.

Repitiéndome, diré simplemente que soy incapaz de imaginar qué catadura hay que tener para saltar como un resorte a defender a los autores de semejante acto de barbarie. Tanta compresión hacia los victimarios y ninguna hacia las víctimas, que a la postre acaban siendo las culpables de su propia muerte por haberse cruzado en el camino de unos incomprendidos a los que no se les puede pedir cuentas sobre sus fechorías. En sentido casi literal, por desgracia.

Bien quisiera estar exagerando la nota, que mis dedos tecleasen impelidos solo por la impotencia que me provoca la muerte a palos de quienes perfectamente podrían haber sido mis padres o mis suegros. Pero ustedes, que tienen ojos y oídos como yo, llevan horas leyendo y escuchando idéntico repertorio de pamplinas de aluvión. No nos queda, por lo visto, ni el derecho a lamentarnos en voz alta.

9 comentarios sobre “No ha sido la sociedad”

  1. Esto es increíble. No, si al final tendremos la culpa tú, yo y todos los bilbaínos.
    Pero es que no hay ningún político ni institución que se haga (como es su deber) responsable de que estos pequeños asesinos
    campen a sus anchas? Sólo para decir “hechos puntuales”?
    Y luego dirán -lo siguiente- que es todo “populismo”.
    Y tan felices. Hasta el siguiente hecho puntual.
    ¿Y el control de los centros de menores de la -diputación?
    Una “populista”

  2. Queda muy poco q decir sobre (contra) los puristas enrrollaos que confunden la prudencia con la tibieza…
    Sólo se me ocurren maldades y simplezas del tipo: Si tanto te atrae el Mal, por qué no lo prácticas por ti mism@?

  3. Toda la razón en este articulo, a ver si algún periodista más se deja de buenismos y dice las cosas tal y como pensamos la mayoría de los ciudadanos.
    Y la mayor y procupante de la razones que dices es la última, no digas lo que no quieren oir, porque te tildan de xenófobo racista e inhumano por criticar asesinatos y demás violencia social que los politicos esconden debajo de sus gordos culos.
    Un saludo.

  4. No he visto comentarios acerca de si la policía municipal controla o no a menores en la calle en horario escolar o en altas horas nocturnas. De si se vincula o no el cobro de la RGI con la obligación de tener los menores escolarizados. De si se informa a las familias y /o a los servicios sociales de base municipales y/o a la Policía municipal para sus respectivos controles. No he visto si las policías afectadas municipal y Hertzaintza tienen departamentos o lo que sea de personal especializado. No he visto si existen planes de construcción de centros de internamiento en Bizkaia. No he visto si existe en el Tribunal tutelar de menores seguimiento coordinado de los afectados por su competencia. No he visto si inmigración de la Guardia Civil realiza algún seguimiento de los inmigrantes menores sin tutela de persona física. No he visto si los incumplimientos en la tutela foral de menores implica puesta a disposición del Tribunal. No he visto si existen protocolos de coordinación entre todas estas Administraciones. En fin creo que concretando lo existente, divulgándolo para su conocimiento general, y ampliándolo y mejorándolo, llegaríamos todos a corregir la situación existente.

  5. Totalmente de acuerdo, no ha sido la sociedad.
    Es un fracaso de las instituciones y de todos los políticos que nos hacen tragar sus políticas buenistas y de mirar hacia otro lado, cuando bandas de delincuentes menores, bien sean gitanos o moros, andan delinquiendo a sus anchas.
    Las políticas de acoger a todos los menores que llegan de las manos de mafias, además de los menores gitanos, muchos de ellos metidos en drogas y pertenecientes a clanes subvencionados….. ES UN FRACASO Y LOS POLÍTICOS SON LOS RESPONSABLES.

  6. Esperemos que esto sea el comienzo del fin del buenismo endófobo y a su vez interesado y lucrativo.

  7. Gracias Javier por este artículo. Sólo espero que este mismo periódico se deje de censuras y permita comentar libremente en todas las noticias. No entiendo qué ganas silenciando a tus lectores. Simplemente mi reflexión.

  8. Pues yo creo que la responsabilidad principal es de las ideas y “valores” que el grupo/familia desde que nacen inocula a sus niñ@s. La mayoría pertenecen a grupos sociales donde se desarrolla una mentalidad xenófoba; en el caso gitano contra los payos, o sea, el resto del Universo, y en el de los moros odio religioso sobre todo, aunque también parece haber racismo.
    ¿Qué hace un tío como Fede García defendiendo a racistas sin consuelo como Los Pichis?
    Recuerdo haber oído hace muchos años a un gitano narcotraficante decirle a otro gitano que buscaba a un familiar heroinómano que por su casa no había pasado, y que si pasaba no le vendería droga, porque eso no se lo deseaba a uno de su raza. Solo a los payos.
    Las últimas concentraciones de SOS Racismo han dado hasta pena, con cuatro miembros mal contados, porque ya ni dios les hace caso. Si de verdad luchan contra el racismo que se pongan las pilas y empiecen a exigir a estos grupos que cambien su mentalidad racista y adopten los valores universales de respeto mutuo, y si no que dejen de defenderles.
    Y, por favor Fede, deja de insultarnos a toda la sociedad llamándonos racistas. Pero ¿de qué vas? Racista tú, que no nos quieres como somos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *