Los 50 del ‘Preparao’

Agradezco esta columna a los incontables lamelibranquios que, con motivo del medio siglo de vida alcanzado por el hijo del sucesor de Franco a título de rey, se han dejado el espinazo practicando el decúbito borbónico supino. Como verán si tienen la moral y el estómago de leer los títulos de las piezas del género succionador que les anoto a continuación, la monarquía española recién recauchutada dispone de un ejército de entregados plumíferos. Cuerpo a tierra.

Felipe, un rey aferrado a la ética. Felipe VI, el árbitro que pitó fuera de juego al secesionismo. Felipe VI, un rey ilustrado. De autoridad, poder y legitimidad. Un Rey para su tiempo: el Monarca que detuvo el golpe del 1 de Octubre. El Rey de una Monarquía útil y renovada. Felipe VI o el Rey que impuso su ley. El arte de hacer política de Felipe, «el Prudente». Cuando no hace falta ser Kennedy. Felipe VI y la Constitución: vidas paralelas. Felipe VI, un Rey para una España difícil. Abanderado de la mejor generación de olímpicos españoles. «Soldado» Borbón, o cuando «mandar es servir». Felipe VI, el mejor embajador posible para España. La Monarquía, cinco razones por la que es un sistema mejor. El Rey que recuperó el prestigio perdido de la Monarquía. Felipe VI: un reinado intenso y sin escándalos. El Rey que aguantó el desafío. Me gusta ser rey de un país donde todos los días amanece por el lado de la Constitución (viñeta). Lo que come en un día la reina Letizia. Un Rey ante la encrucijada de España. Una monarquía meritocrática. 50 años de la mejor Historia de España. Un hijo leal. El padre que se desarma con sus hijas. (Y tantísimos más.)

5 comentarios sobre “Los 50 del ‘Preparao’”

  1. El 1 de octubre no sé si hubo un golpe, pero lo que sí hubo fueron golpes. Y no fue precisamente el monarca quien hizo algo por detenerlos.

    Si los catalanes son españoles, el día 3 de octubre en su discurso Felipe VI renunció explícita y conscientemente a ser el rey de todos los españoles. La Historia demuestra que eso es lo peor que puede hacer un rey que quiera conservar su corona. Él verá.

  2. No soy monárquico, pero ¡que miedo!, un presidente de república elegido por todos los españoles, encima con poder.
    No creo que saliera presidente alguien como Julio Anguita, más bien Charlotín. Mejor dejarlo como está, siempre podremos decir que no le ha elegido nadie, o hablar del pacto con la corona, etc.

  3. Cierto, Hans, pero a Charlotín presidente se le podrían pedir cuentas por incumplir su función institucional, o al menos darle con el voto en las narices en las siguientes elecciones (bueno, suponiendo que el presidente fuera de elección directa, y no por el Parlamento y tal…)

    Felipe VI, en cambio, el 3 de octubre incumplió su papel constitucional de arbitraje y moderación al ponerse abiertamente del lado de una de las partes… y a ver quién le pone el cascabel al gato.

    Dicho esto, también tengo claro que si en 1977 se hubiera hecho un referéndum y salido República, los militares habrían terminado asaltado la presidencia en menos de tres años, al no haber un jefe supremo de las fuerzas armadas ungido por Franco al que tener que comerle la oreja. Creo que la monarquía fue imprescindible en ese momento. Pero, antes o después, habrá que hacer un referéndum para ver si se renueva ese pacto de la Transición (monarquía a cambio de sistema parlamentario democrático, teniendo cada uno en cuenta cuál es “su” sitio), o si se entierra definitivamente. Y, hasta entonces, y si quiere llegar con opciones a ese referéndum, el rey quizás debería escarmentar en la cabeza de sus antecesores Isabel II y Alfonso XIII y evitar ser rey de parte. Por mucho que ahora le haga la pelota esa parte.

  4. Pues yo soy de los que piensa que la Monarquía solo ha sido imprescindible para que el franquismo siga campando a sus anchas, fíjate.
    ¿No hubo, acaso, seis años después de morir el dictador otro alzamiento con asalto directo al Congreso?
    No olvidemos que hay algunos como Martínez Inglés que implican directamente al emérito en el asunto, y otros como Anasagasti que como mínimo lo insinúan.
    Vamos, que lo de que gracias al monarca la cosa fracasó podría estar en las antípodas de la realidad.
    Lo que tocaba en aquel momento era restaurar la legalidad democrática legítima anterior a la revuelta fascista. Automáticamente. Lo que se hizo, desde mi punto de vista, deslegitima absolutamente todo lo que provino de aquello.

  5. Más que alabar la actuación del Emérito (que ya parece claro que no fue tan heroica como se contó al principio), lo único que quiero decir es que, en mi opinión, sin un monarca -el que fuera- con el visto bueno de Franco al frente del Estado, el golpe se habría dado mucho antes y habría sido mucho más cruento.

    Que manda narices que la cosa estuviera entre susto y muerte, pues también…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *