Responsabilidad

Nuevo número uno en la lista de martingalas de deglución obligatoria: responsabilidad. Después de diez años (versión más generosa) con el calendario parado, cuando parecía que por fin nos íbamos quitando las telarañas, listos para dar ese primer paso con el que se empiezan a recorrer los mil kilómetros que decía Confucio, desde el otro lado de la línea imaginaria las campanas tocan a rebato. Arriesgándonos a convertirnos en estatuas de sal, volvemos la vista y comprobamos con pasmo que las están tañendo los monaguillos del cambio. Con las rodillas temblonas y la nuez del tamaño de un melón, vociferan que hay que tener altura de miras, visión de país, compromiso con los proyectos estratégicos y, como corolario de todo eso, la puñetera palabreja, que pronuncian silabeando: res-pon-sa-bi-li-dad.

Ahora salen con esas. Talmente como si DSK pregonara la abstinencia carnal, los que sembraron los polvos de la ilegalización que devinieron en este pifostio institucional en que hemos encallado nos quieren pegar el timo de la estampita. Pretenden, los muy tunos, que los demás actúen de acuerdo con unos principios que ellos no reconocerían ni aunque se los cruzasen a dos palmos de la jeró. Ya les podía haber dado el mismo acceso de dignidad aquella noche de marzo de 2009 en que la tragaperras trucada les puso en línea las rosas empuñadas y las gaviotas.

Se fumaron entonces un puro con la sensatez que en este trance reclaman a los cuatro vientos y estrenaron una entente que tenía la revancha por única divisa. Amorrados a la mandanga identitaria, disciplinando a los disidentes, alpistando a los mansos y, sobre todo, poniéndose de perfil ante los problemas reales, durante el último bienio han perpetrado un desgobierno sistemático del que, para más inri, se ufanan. Nadie ha obrado tan irresponsablemente como los que, al ver que la cosa se pone fea, demandan a los demás que sean responsables. Anda ya.

Berrea post-electoral

Cuando los números se tornan levantiscos y las poltronas se alejan, los partidos desempolvan el breviario de letanías y se ponen a recitar con beatitud que los acuerdos entre diferentes son la esencia de la democracia. Qué joíos, bien poco tienen presente ese mantra en la molicie de las mayorías absolutas, donde a los de los escaños de enfrente se les reserva la prepotencia del rodillo y una mirada displicente cada vez que son apaleados en una votación. Luego, las urnas, que son mobili qual piumas al vento, dictan otro reparto del pastel y entra la histeria pactista. La oposición es un lugar yermo y frío al que no son capaces de adaptarse algunos bípedos políticos que necesitan amamantarse cada poco en la generosa ubre pública.

En ese minuto del psicodrama estamos ahora, en plena berrea postelectoral que debe dar pie a una coyunda provechosa para el país y, mayormente, para las formaciones que compartan fluidos gubernamentales. De momento, y aunque a todos nos consta que los teléfonos echan humo, el juego de seducción está siendo medianamente discreto. No es sólo porque seamos vascos y en nuestra innata ineptitud para el flirteo se nos atragante lo de dar el primer paso. Lo que complica la cosa es el puzzle que salió del 22-M y nuestra propia historia reciente. ¿Cómo explicar a la clientela que toca irse al catre con quien hasta hace diez minutos has estado a trompada limpia? Es cierto que las memorias de los parroquianos flaquean, pero es difícil que pasen por alto las heridas que aún supuran.

No sienta nadie, por cierto, la tentación de poner unas siglas concretas a lo que acabo de escribir. El dilema es aplicable a cualquiera de los partidos que aspiran a mandar en los muchos minifundios en que ha quedado dividida la tierra de nuestros pecados. A los que echaron la papeleta -democracia real, ¡ja!- no les queda otra que aguardar a que las ejecutivas escojan con tiento con quién aparearse.

Riesgos de soñar

Como esas galletas de la fortuna que hemos importado últimamente por aquí, las elecciones del domingo traían una leyenda en el reverso del envoltorio: “Ten cuidado con lo que sueñas, porque puede convertirse en realidad”. Hamaikabat, Ezker Batua, Aralar y también el PNV, en ese papel de agridulce vencedor al que parece haberse abonado, no precisan de ningún nigromante que les interprete la sabia conseja. Ya son lo suficientemente explícitos sus respectivos números, que marcan desde la hora cercana al adiós de los dos primeros a un balcón con vistas al abismo para la formación de Patxi Zabaleta, pasando por la necesidad de hacer malabares aritméticos casi imposibles para los jeltzales.

Lo que no cabe ahora es engañarse. Aunque los cálculos anteriores a la sentencia del Constitucional sobre Bildu no contemplasen unos resultados tan espectaculares, hasta alguien que sólo leyera el Marca o el Hola tenía claro que la vuelta de la izquierda abertzale tradicional a la legalidad cambiaría el mapa. De momento, el del reparto de influencia institucional; el otro, ya veremos. Sabíamos que ocurriría y, de hecho, viendo las cifras en bloque, el fenómeno se ha producido de una forma muy similar a los deseos que se venían expresando en voz alta. ¿Abríamos la boca grande o la pequeña cuando hablábamos de la mayoría social de este pueblo?

Es comprensible el sentimiento de haberse inmolado o haber sufrido un tremendo bocado a cambio de nada o muy poco. Si ponemos las luces largas, sin embargo, comprobaremos que el sacrificio era necesario y, más allá de las siglas, la única inversión de futuro que cabía hacer. En ese sentido, incluso los que más han perdido (incluyo a una parte del PSE) pueden sentirse ganadores. Nos pasamos la vida proclamando que estrenamos tiempos nuevos, y esta vez tiene toda la pinta de que es verdad. Si este era el precio de deshacerse de ETA, bien pagado está. Mañana empieza hoy.

Reflexión sobre la reflexión

Como soy un tipo melindroso y no me apetecía que la Junta Electoral Central ordenase que me disolvieran a boinazos, fui obediente y me pasé todo el día de ayer reflexiona que te reflexiona. Venga y dale a exprimir los magines, desde que despegué el párpado hasta esta tardía hora en que, aún con nueve décimas partes de mi mismo perdidas en mi universo interior, tecleo torpemente con el único objetivo de que la columna no se quede en blanco y alguien vea alguna intencionalidad oscura en ello. Calculo que me van a durar tres semanas las agujetas en las neuronas, y lo peor es que no tengo nada claro que haya servido para algo arriesgarme a un derrame cerebral. Tanto trajín mental, para acabar concluyendo que pienso lo mismo que hace veinticuatro horas.

¿Tengo entonces ya decidido mi voto? Hmmm… Bueno, en fin… Soy procrastinador por naturaleza y fui dejando y dejando esa parte de la introspección para más adelante, hasta que me ha pillado el toro. No se lo chiven, por favor, a esos burócratas semimilicos que velan por el cumplimiento de la normativa en materia de urnas y sufragios, porque lo mismo me meten un puro por dedicar la jornada a pensamientos ajenos al legalmente imperativo, que era escoger papeleta. Bromas, las justas, con los gorilas de la discoteca donde se celebra la fiesta -es decir, el sarao- de la democracia. Miren a esa pobre desgraciada, suplente de una mesa en las elecciones de 2008, a la que le han caído catorce días de cárcel por llegar tarde.

Mi delito es, me temo, peor. No solamente he consumido la totalidad del día sin tatuarme en la ropa interior la sigla que echaré -o no- hoy al caldero, sino que, además, de entre todas las cavilaciones posibles, he estado reflexionando hasta el último segundo… ¡sobre la propia jornada de reflexión! Y, como les decía hace unas líneas, sólo he llegado a reconfirmarme en todo lo que opinaba sobre ella: que es una memez supina.

Patxi va de guay

Si no había motivos para indignarse, sulfurarse y hasta encabronarse, taza y media. Con la caña de pescar bien cebadita de suficiencia paternalista y curil a partes iguales, Patxi López se dirige en video y por escrito a lo que enseguida se ve que para él es una chavalada revoltosilla. Tiene guasa. El día 3 del corriente puso proa a la petición de Bildu para reunirse con él alegando que su menda no se arrejuntaba con proscritos, pero ahora pierde el cinturón para ver si pilla cacho en este río revuelto. Otro indicio que revela que en su imaginario y en el de los contumaces palmeros que lo aconsejan, los que se han echado a la calle son una panda de primaveras que se puede merendar con un poco de labia y cuatro trucos de asesoría de imagen. Dicho en el lenguaje ya en desuso de su generación y la mía, va de guay.

Y, aunque no lo sepa, no se va a comer un colín con forma de voto porque él encarna, junto a muchos políticos de todos los partidos, justamente aquello que ha provocado la cólera que cada vez llena más metros cuadrados de asfalto. Aunque se los retrata como soñadores que piden el poder para los soviets, la reclamación principal es que dejen de tomarlos por tontos de baba. Son aspiraciones que se contestan con hechos, no con palabras ni palmaditas comprensivas y falsarias en el lomo.

Anda tarde López para coger ese tren. Tiene demasiada bibliografía presentada. Pacta con quien había jurado no pactar, defiende a muerte a quien enmierda la cooperación internacional y se compra terrenitos en Somoto y Marbella, silba mirando a la vía ante sus conmilitones que cobran dietas que no les corresponden, fumiga ideológicamente a discreción, pone al de la porra al frente de su aparato de propaganda y se cepilla en dos años diez de avances sociales. Como símbolo de su mandato, una foto de nuevo rico repatingado en una chaselongue. Y ahora finge empatía con los que él mismo ha contribuido a cabrear.

Protesta, que les joroba

Suelo llevar en la cartuchera, siempre listo para desenfundar, un discurso entre cínico y resabiado que corta como una navaja de Albacete vacilones reivindicativos. Básicamente se trata de tirar de memoria histórica para recordar que incluso las que ya se han hecho son revoluciones pendientes. Las bellas consignas se las lleva el viento y, al final, suele tocar volver a la miseria cotidiana con la pancarta entre las piernas. El cabrón del Sistema es tan grande que hasta tiene unos discretos bolsillos interiores para albergar a los antisistema, muchos de los cuales van saliendo de ahí por su propio pie según renuevan el carné de identidad o aprueban oposiciones. Andando el tiempo, a algunos te los encuentras poniendo ojitos de yonohesido en carteles electorales que chorrean photoshop.

¿Lo ven? Sin querer, ha vuelto a salirme el pinchaglobos en que nos hemos convertido por despecho bastantes de los que no encontramos la playa bajo los adoquines. Y no, esta vez no era mi intención largarme la clásica perorata paternalista de rebotado de viejas barricadas sobre las miles de personas que se están echando a las calles estos días al grito de “¡Democracia real ya!”. Todo lo contrario. Pretendo dejar constancia de mi respeto y mi admiración hacia cada una de ellas. Para mi no son ni perroflautas, ni ilusos, ni borregos manipulados, ni cualquiera de las mil etiquetas que les están calzando los que les miran con el fastidio de los señoritos que no soportan que un descamisado se apoye en la carrocería de su BMW.

Los aguafiestas pronostican que no conseguirán nada. No es cierto. Por de pronto, ya han triturado las teorías que sostenían que aquí no se movería nadie. Tal vez no hayan llegado a poner de los nervios a los dueños del balón, pero sí los han incomodado lo suficiente como para hacerlos balbucear melonadas -¿eh, López?- en sus mítines. Y han logrado también que pensemos. Por ahí se empieza.

Una purga

Como el lenguaje jurídico ha de ser mesurado, la sentencia del juzgado de lo social número 10 de Bilbao que declara nulo el despido de Jasone Aretxabaleta del ente público SPRI dice que la rescisión unilateral del contrato atenta contra la libertad ideológica y vulnera un derecho fundamental recogido en la Constitución. Eso es lo suficientemente claro, pero se puede traducir de una forma más llana si cabe: fue una purga política de tomo y lomo. Anótensela en la faltriquera de Bernabé Unda, el semiclandestino consejero de Industria del Gobierno López, actuando según el catecismo del cambio, que señala que Nueva Ajuria Enea no paga traidores. Para conversos y arrepentidos, sin embargo, hay tarifa doble y hasta una escudilla para comer junto al jefe de la porra.

Invito a los lectores a repasar los ilustrativos detalles sobre el fallo que traían los periódicos ayer. Les vale lo que publicó este, pero si albergan algún recelo, pueden acudir al de la acera de enfrente, que contó más o menos lo mismo con el consabido excipiente. El modus operandi fue de manual. Tras haber cesado como cargo intermedio del Gobierno anterior -ahí estaba su delito-, Aretxabaleta regresó como currita a la plaza que tenía en la SPRI. Poco tardó en recibir una carta donde se le informaba del descontento de sus superiores con su trabajo. Un mes y unos cuantos encontronazos después, se le comunicaba el despido, acompañado del cebo de rigor, a saber, la indemnización legal máxima.

Con más de uno y por aquello del pájaro en mano y los ciento volando, ese arreglo coló. Con Jasone, no. Fue a los tribunales a reclamar lo que entendía que era suyo, y ahora le han dado la razón en primera instancia, subrayando en fosforito que se trataba de una represalia. Queda el partido de vuelta en el Superior de Justicia del País Vasco. De momento, hay una sentencia que dice negro sobre blanco que el Gobierno López ha practicado una purga.