DUI o no DUI

DUI o no DUI, he ahí el dilema que, salvo no descartable intervención de las fuerzas del orden españolas, quedará resuelto hoy mismo en el Parlament. No hay lugar para las medias tintas. Solo hay dos respuestas posibles: o se declara unilateralmente la independencia de Catalunya o no se hace. Dirán que me he quedado calvo detrás de las orejas, pero con la de perdices que llevamos mareadas y las hojas de ruta convertidas en papel mojado, resulta procedente aclarar hasta lo más obvio. Y en este caso, lo más obvio es que ya no vale (o no debería valer) amagar y no dar. O bueno, sí que vale, pero sacando las conclusiones oportunas y asumiendo el significado del enésimo aplazamiento de lo prometido, que no es otra cosa que la desconexión de España. Por las buenas o por las malas.

No, no digo que yo sea partidario de tirar ya mismo por la calle de en medio. Creo, como el mismo Artur Mas en la largada al Financial Times con posterior reculada, que hay requisitos de la independencia real que todavía no se han conseguido. Pero, puesto que una y otra vez se ha asegurado que todo estaría listo para ponerlo en marcha en cuanto se terminase el recuento, se entenderá muy mal que no se cumpla la palabra dada.

Por supuesto que queda agarrarse a la voluta de humo del pie de la letra de la Ley de Transitoriedad, que no pone un plazo claro y bla, bla, bla, requeteblá. Allá quien, después de haberse partido literalmente la cara para votar el 1 de octubre, vuelva a aceptar la especie de que sigue sin tocar. Estará, eso sí, en su legítimo derecho de hacerlo. Como los demás de dudar que esto vaya a llegar a buen puerto.

La decisión de Ferraz

O servidor no entiende definitivamente nada, o el PSOE ha asumido que su papel está en la oposición. No hablo solo de Susana Díaz y los barones tocapelotas de costumbre. De la escucha atenta de lo que van diciendo otros portavoces nada sospechosos de grancoalicionitis, se diría que no se ven montando el mismo psicodrama bufo que tras el 20-D. Si aquello tuvo algún sentido porque la matemática, aunque fuera forzándola, podía desembocar en milagro, ahora no hay caso. Con 52 escaños menos que el PP, la bofetada del hipotético socio morado y el coscorrón de Ciudadanos, rozaría lo patético intentarlo.

La cuestión está en las apariencias. Navajazos y cargas de profundidad aparte, supongo que de eso irá el Comité Federal del sábado. Se trata de buscar el modo más decoroso —o en su defecto, el menos indecoroso— de hacerse a un lado y dejar que gobierne Rajoy. Salir a comunicarlo se antoja la deglución de un sapo con tamaño de elefante, pero alguien tendrá que hacerlo. O eso, o imitar el tancredismo del que sigue estando en funciones, dejar que la cosa se pudra y, vade retro, tener la culpa de la convocatoria de unas terceras elecciones.

¿Llegará tan arriba la riada? Con los precedentes, no me atrevo a apostar, pero sí a apuntar en voz baja que cuanto antes se pase ese trance, antes estarán los herederos del Pablo Iglesias original en la siguiente pantalla del videojuego. Algo que deberían celebrar, teniendo en cuenta que para estas alturas no pocas cábalas daban por consumada la pasokización, o sea, la irrelevancia total. Liderar una oposición leonina al PP y ver qué pasa luego no parece tan mala alternativa.

Lo pésimo o lo peor

Los trabajadores de la ACB de Sestao tenían que elegir entre peste y cólera. Todos a la puñetera calle o, como graciosa alternativa, solo la mitad, mientras a los demás le caía una pedrea de dos fines de semana de faena al mes. Ganó por 16 votos la segunda opción, tan raquítica, que ni siquiera cabe considerarla mal menor.

Por si no fuera lo suficientemente humillante tener que haber apoyado esa miserable oferta de Bwana Mittal, la legión de castos y puros de costumbre lanzó sus encendidos dardos contra los traidores de la clase obrera que presuntamente habían mendigado migas para hoy y hambre para mañana. Como ya se estarán imaginando, buena parte de las bravatas venían tecleadas por individuos de 14 pagas al año de (como poco) a 3.000 leureles, con su mes o hasta dos meses y medio de vacaciones y toda la gama de pluses reglamentarios. Pena no poder verlos un día en tesitura tan sangrante como la de los currelas de la acería casi de juguete que hicieron con los restos de serie de Altos Hornos. Pero jamás cambiarán sus cómodos pijamas de tuitear por la piel de quienes tuvieron que votar con la soga al cuello.

Confieso mi sospecha de que la dolorosa decisión de la exigua mayoría de la plantilla será un sacrificio baldío. Tal y como está el patio, y más allá de las buenas palabras institucionales, la cosa huele a cierre total a leguas. Sin embargo, me siento incapaz de afear ni un ápice la conducta de las 143 personas que se jugaron su futuro metiendo en la urna la papeleta del sí. Mi respeto también para las 127 que se pronunciaron en contra y, por descontado, para las 12 que se abstuvieron.