Rajoy prende la mecha

El día de ayer y algunos de los que vendrán serán de esos que, dentro de unos años, contaremos a todo el mundo que nos tocó vivir. No parece esta vez que sea exagerado pensar que el pirómano Erdojoy (¿o era Rajoygán?) ha prendido la mecha de un episodio que quedará en la Historia. También es verdad que es temprano para asegurar el desenlace, pero por de pronto, la mezcla de torpeza y maldad —ya ven que no solo no son defectos incompatibles, sino que combinados tienen efectos demoledores— ha regalado a los independentistas catalanes la épica imprescindible en cualquier proceso revolucionario. Si hasta ahora habíamos visto momentos de gran intensidad emotiva o de enorme plasticidad y simbolismo, las poderosas imágenes de las últimas horas y me temo que las de las próximas suponen la consagración definitiva de un movimiento de resistencia.

Para bien (ojalá) o para mal, ya no hay marcha atrás. Se ha cruzado el Rubicón y se han marchado por el desagüe los debates de la antevíspera. ¿Garantías? Ahora sí que son lo de menos. Si antes de la razzia judicioso-policial sabíamos que no cabía esperarlas, ahora, por razones puramente logísticas, tenemos muy claro que bastante milagro será que el día 1 de octubre haya siquiera urnas. Sin embargo, nadie duda de que habrá centenares de miles de catalanes —y de ellos, un altísimo número de no soberanistas— que se echarán a la calle para manifestar su voluntad de votar. Estaremos entonces en la batalla de la legitimidad, y, especialmente si se mantiene el civismo ejemplar que nos ha maravillado hasta este instante, será prácticamente imposible argumentar en contra.

Espectáculos Fernández

Tendré que reconocerle al contumaz ministro Fernández que esta vez ha conseguido sorprenderme. No es que uno hubiera descartado una de esas operaciones cantosas para la galería que de tanto en tanto gusta sacarse del tricornio, pero confieso que ni por asomo la esperaba inmediatamente después de la manifestación del sábado (en todo caso, antes) ni en la jornada de apertura del macroproceso escoba contra 35 miembros de Batasuna, EHAK y ANV. Bien es cierto que tales concurrencias se quedan en minucia ante el pasmo que me provoca el elemento novedoso de esta nueva redada contra los abogados de la izquierda abertzale. ¡Se supone que les echan el guante, igual que dice el tópico sobre Al Capone, por defraudar al fisco! Minipunto para el Maquiavelo ministerial, que tras discurrir largamente, debió de llegar a la conclusión de que en estos días en los que el personal echa bilis por las corruptelas, no hay mejor venta de la mercancía que envolviéndola como blanqueo de capitales.

Aparte de que no se aclara a qué Hacienda concreta se le realizó el presunto pufo, cuestión que no es menor, se pasa por alto algo que puso de manifiesto ayer en Onda Vasca el Fiscal Superior del País Vasco, Juan Calparsoro: la Audiencia Nacional no es competente en este tipo de delitos. Por torpes que sean los ordenantes de las detenciones, una cuestión como esa se tiene muy clara de saque. Pero eso a quién le importa. Ya vendrá Europa con la rebaja el año que toque. Lo que va a los titulares —el día en que el PP presenta su estrategia electoral, ojo al dato— es que mantiene su santa cruzada contra el mal. Pero ya no cuela.

Ir viendo

La nueva ristra de detenciones de ayer, acompañadas de las cámaras televisivas de rigor que luego brillan por su ausencia en los interrogatorios, tienen algo de témporas del clima que nos aguarda en los próximos meses. Esta vez Rodríguez Zapatero no va decir que por delante hay un camino largo, duro y difícil, pero más nos vale que nos vayamos haciendo a la idea de que antes de que nos aproximemos siquiera a lo que soñamos, tendremos que sortear zancadillas, jarros de agua fría y obstáculos sin cuento. No serán pocas las veces que tendremos la desazonante impresión de haber vuelto a la casilla de salida… o más atrás.

Sigo, pese a todo, aferrado a mi teoría de los renglones torcidos con que se escriben los procesos. Si hay algo que me invita a albergar más esperanzas que hace cuatro años es, por paradójico que parezca, que en esta ocasión el escenario se antoja aun más complicado que entonces. Para empezar, aquel Gobierno español que echó las campanas al vuelo, pintándose con ello una diana para que los B-52 contrarios al fin de la violencia descargasen su munición, está incluso exagerando la nota de su cerrazón. De ahí, por ejemplo, que el lunes mandara a su comisionado del No, Francisco Caamaño. a ser bi-entrevistado en la radio televisión pública vasca -antes los ministros no venían ni con cien instancias- para que anunciara que aunque la izquierda abertzale cumpla la ley no será legal. ¿Que qué tiene eso de bueno? Que donde se dice “digo” se puede decir “Diego” cuando llegue el momento. Si tendrán experiencia en ello las huestes monclovitas…

¿Después de mayo?

La clave, y ahí sí que mi frustración es corriente y moliente, es cuándo va a llegar el tal momento. Dependerá de la calculadora de Ferraz, y no tenemos que descartar que haya que esperar a que pase mayo, que es lo que dejó caer Ramón Jáuregui, otra de las liebres gubernamentales a seguir en todo este entremés de enredos previo a la comida de verdad. “Después de las elecciones, habrá que ir viendo”, dijo el locuaz ministro donostiarra abogando por una especie de versión-express de la cuarentena democrática acuñada por Antonio Basagoiti.

Y eso es lo que toca en lo sucesivo, me temo: armarse de paciencia e ir viendo. En ocasiones procederá, incluso, hacer como que no se ve, por más doloroso y desesperanzador que resulte. Habrá nuevas declaraciones de palo y zanahoria, nuevas operaciones policiales y, en fin, nuevas pruebas que superar. No es el horizonte más halagüeño ni, desde luego, el más justo, pero es el que hay.