Elogios envenenados

¡Revuelta en el frenopático! Mariano Rajoy y Brey, el sulfurador y sulfatador de todos los sueños de Levante a Poniente pasando por Garisoain e Ibarrangelua, encarnación del mal y de la patronal, mandarín del partidomáscorruptodeEuropa (léase del tirón), amén de presidente de la indivisible nación española, ha echado un requiebro saleroso, a modo de machito de andamio, al PNV, al Gobierno vasco y, personalizando más, al lehendakari.

Aunque cada titular lo resumió a su manera, como ya saben o se imaginan, lo que vino a hacer el indolente de Pontevedra fue contraponer al niño malo Puigdemont con el niño bueno Urkullu. Así, el primero, que no deja de darle disgustos, no va a conseguir con sus travesuras más que unos azotes, quedarse sin postre y dejar sin él también a quienes le siguen en las trastadas. Mientras, el segundo, tan sensato, tan aplicado, tan atento a razones, logrará buena parte de lo que pide.

De aquí a Lima, un abrazo del oso en toda regla. Un elogio envenenado como un piano, lanzado no con intención laudatoria, sino para hacerle un siete al lisonjeado. ¡Qué bien conocen los arúspices marianos que pusieron esa carga de profundidad en el discurso de su jefe a los escandalizables de pitimí que se iban a hacer lenguas del arrumaco! Fueron en tropel como moscas a un hermoso zurullo, armados de toda la impedimenta demagógica de rigor a decretar que no hay peor delito que recibir un halago de Rajoy. Dos días antes, el Sociómetro contaba que por primera vez en diez años los vascos están contentos con la situación política y el Euskobarómetro elevaba a 30 los escaños del PNV. ¿Nadie lo pilla?

Sin más, decidamos

Aires de fiesta mayor en los garitos donde paran los acólitos de la una y grande. Celebran, cual si fueran goles de ciertos presuntos defraudadores, los resultados de la última entrega del Euskobarómetro. El rechazo a la independencia ha vuelto a caer entre los ciudadanos de la demarcación autonómica de Vasconia. El tanteador señala que los contrarios netos a la soberanía son un 39% frente a un 30 de partidarios sin matices. Añádase el 18% que no saben o no contestan y el 12 que se abstendría, y tienen el retrato completo del motivo de tanta jarana rojiamarilla.

Como ya imaginan, al glosar los datos como prueba irrefutable de la españolidad de las pecaminosas tierras del norte, ocultan dos de los más significativos. El primero, que según el mismo estudio —o lo que sea— , hay una mayoría (47%) que tiene claro que Euskadi es una nación, idea a la que se opone un 35%. El segundo y, en mi opinión definitivo, es el contundente respaldo al derecho a decidir en su forma más pura y directa: el 59% de los habitantes de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa se muestra favorable a convocar un referéndum —vinculante, ojo— sobre la independencia.

Al margen de la credibilidad que se conceda a la peculiar herramienta demoscópica, que en mi caso les confieso que es más bien justita, parece que en ese detalle está el quid de la cuestión. Es decir, en su puesta en práctica. Simplemente, decidamos. Sin estridencias, sin dramatismos, sin plantearlo como el fin del mundo. ¿No está tan claro que saldría que no? Pues razón de más para aplicarnos en el sano ejercicio de la democracia. Eso sí, y esto va por todos, luego toca aceptar lo que salga.

Euskobarómetro y dudas

El Euskobarómetro de mayo salió anteayer, 22 de julio, a las puertas de un puente que marca el finiquito real de este curso político. Para el martes, la ensalada de datos no sólo estará digerida sino directamente desintegrada. Quedará, como mucho, en el desván estadístico para uso y disfrute de los muy cafeteros de la demoscopia y sus hierbas. El común de los ciudadanos, que es para quien se supone que se hacen estos estudios que rascan un puñado de euros de las arcas públicas, apenas si se habrá enterado del bochornoso cate (y van…) que ha vuelto a cosechar el Gobierno de Patxi López.

¿Hay intencionalidad en el retraso y, sobre todo, en la elección del momento de la publicación? No nos precipitemos en el juicio. De saque, el mero hecho de que haya motivos para que se plantee esa pregunta ya indica que los cocineros de encuestas no han andado demasiado finos. Como científicos sociales que dicen ser, son los primeros que deberían saber que desde hace mucho su credibilidad está en entredicho por razones tan consistentes como la conocida cercanía (eufemismo) al PSE de su director, Francisco Llera. No parece que al presentar esta entrega en la antesala de los minutos de la basura de la actualidad le hayan hecho exactamente un favor a su imagen.

Cualquiera con tres nociones básicas sobre comunicación podría haber intuido fácilmente cómo iba a interpretarse la demora. Ahí surge, inevitablemente, una duda un poco más peliaguda: que a lo peor quien tomó la decisión no tenía sólo esas tres nociones básicas sobre comunicación que mentaba, sino cinco. Es decir, que asumió como coste menor las posibles críticas de cualquier columnista tocapelotas en un periódico no adicto frente a la ventaja indudablemente más suculenta que suponía reducir prácticamente a cero el impacto negativo de la enésima encuesta desfavorable a los cambistas de Lakua. Tal vez haya otra explicación. Pero no la han dado.

Más allá de las encuestas

Bien podría haber dicho Patxi López que ha suspendido sucesivamente en el Sociómetro y en el Euskobarómetro porque la andereño le tiene manía. Ha preferido, sin embargo, justificar el cate en que es el político más conocido, lo que, por añadidura, lo retrata con una prepotencia que no le sospechábamos a aquel aparatero gris -marengo, si quieren- que sustituyó casi sin quererlo a su otrora valedor y hasta amigo Nicolas Redondo Terreros. Cosas de tener unos cuantos años y cierta memoria. Yo sí me acuerdo de cuando al actual lehendakari lo llamaban Patxi Nadie los mismos que ahora -sin demasiada convicción, es cierto- lo venden, conjunta e inseparablemente con Antonio Basagoiti, como el libertador por accidente que expulsó a latigazos a los malvados nacionalistas del templo del poder vascongado. Total, para que luego, semigobernando en la sombra, le trajeran desde Madrid el oro, el incienso y la mirra olvidados en la oficina de transferencias perdidas.

Jamás pasaré por auroro de la presunta ciencia demoscópica. Observo una desconfianza metódica por cualquier encuesta, incluso por la que nos acaba de otorgar una audiencia espectacular a Onda Vasca y un soberbio aumento de lectores a los diarios del Grupo Noticias. Que los números hubieran sido malos no habría cambiado lo sustancial: las personas implicadas en este proyecto se están dejando hasta el último aliento y quienes están ahí, al otro lado, están respondiendo con la misma generosidad a esa entrega. Se nota cuando uno habla o escribe al vacío. Y, regresando al terreno del que me quería ocupar antes de que empezara a mirarme el ombligo, estoy seguro de que se tiene que percibir también que se está gobernando contra la opinión de los gobernados.

Otra explicación

No creo que a los que ocupan los despachos de Lakua les hiciera falta leer en los posos de las últimas encuestas que la percepción social de su gestión está muy lejos del aprobado. Basta poner la oreja en un bar o leer la prensa, inluida la afín, para llegar a esa conclusión. Lo que desconozco, aunque me temo la respuesta, es si se ha hecho un profundo análisis de cómos y porqués o si se han atrincherado en los comodines de la crisis y la supuesta oposición de acoso y derribo. Respecto a lo primero, ya quisieran los gobiernos de unos kilómetros más abajo pechar contra una zozobra económica como la nuestra. Sobre lo segundo, hace un buen rato que pasó el tiempo de las patadas en la espinilla vinieran o no a cuento. Habrá que buscar otra explicación, Ojalá la encuentren.