De farol

“Era consciente de que la estrategia soberanista era un farol”. ¿Palabras de algún españolazo del recopón? No. Entonces, ¿de un tibio aguafiestas peneuvero? Qué va. De hecho, ni siquiera de un renegado de la causa, sino de uno de los representantes más genuinos del independentismo fetén en su frente, digamos, intelectual. Quizá no conozcan de nombre a Toni Soler, pero seguro que sí tienen noticia de su obra más famosa, el (con motivo) exitoso programa de TV3 Polònia, probablemente una de las herramientas —no diré armas— más dañinas para el unionismo, que sabe responder a las hostias pero no al humor. Si hubo un tiempo en que el espacio repartía por babor y por estribor, desde que el Procés tomó carrerilla, las chanzas, cada vez menos sutiles y por eso mismo, más hilarantes, han ido siempre en la misma dirección. Busquen en Youtube, si no lo han visto, el gag de Franco, que no estaba muerto, sino tomando cañas. Y por si quedaran dudas sobre las querencias, el programa se borró de la parrilla el día en que encarcelaron a la parte del Govern que no había puesto tierra de por medio porque, según dijeron, no tenían ganas de reír.

Les aporto todos esos detalles para completar el contexto de la frase que abre esta columna y de su autor, que en la misma declaración añadía, sin disimular su rebote, que pese a saber que todo era de fogueo —o simbólico, en definición de Carme Forcadell y sus compañeros de la Mesa del Parlament— “lo que no sospechaba es que no habría nada previsto para esa noche y los días siguientes”. A ver quién se lo dice a los que están seguros de vivir en una república independiente.

¿Están fingiendo?

Les confieso mi perplejidad y mi despiste. Al preguntar a personas que están bastante cerca de las negociaciones para la investidura del próximo inquilino de Moncloa si creen que habrá nuevas elecciones, me contestan invariablemente que no. Lo hacen, además, con gran contundencia y dándome a entender que todo está mucho más maduro de lo que vamos viendo en esa rueda de prensa si solución de continuidad en que se ha convertido últimamente la política española. Si es así, pido un Oscar colectivo para los actores de esta farsa porque se están empleando a fondo para que parezca exactamente lo contrario.

Y ahí tienen como ejemplo inmediato —por lo menos, a la hora que escribo; seguro que en los próximos cinco minutos hay cambios— las comparecencias sucesivas del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y del portavoz parlamentario del PSOE, Antonio Hernando. El “Pablo, no sabes ni dónde estás” que le escupió el segundo al primero tenía toda la pinta de genuino hartazgo ante la suficiencia que, una vez más, acababa de mostrar el líder morado. Del mismo modo, la intervención completa del aludido, ofuscado en el reparto de sillones y mostrando incluso un manual de instrucciones sobre cada ministerio, daba la impresión de ser un intento descarado de conseguir que los socialistas se encabronasen y le mandaran a hacer gárgaras. La inclusión del referéndum en Catalunya como condición impepinable apuntaría también por ahí.

Pero vayan ustedes a saber. A lo mejor es verdad que solo estamos asistiendo a una representación guionizada y, como en una mala teleserie, todo se soluciona en el último minuto.