De farol

“Era consciente de que la estrategia soberanista era un farol”. ¿Palabras de algún españolazo del recopón? No. Entonces, ¿de un tibio aguafiestas peneuvero? Qué va. De hecho, ni siquiera de un renegado de la causa, sino de uno de los representantes más genuinos del independentismo fetén en su frente, digamos, intelectual. Quizá no conozcan de nombre a Toni Soler, pero seguro que sí tienen noticia de su obra más famosa, el (con motivo) exitoso programa de TV3 Polònia, probablemente una de las herramientas —no diré armas— más dañinas para el unionismo, que sabe responder a las hostias pero no al humor. Si hubo un tiempo en que el espacio repartía por babor y por estribor, desde que el Procés tomó carrerilla, las chanzas, cada vez menos sutiles y por eso mismo, más hilarantes, han ido siempre en la misma dirección. Busquen en Youtube, si no lo han visto, el gag de Franco, que no estaba muerto, sino tomando cañas. Y por si quedaran dudas sobre las querencias, el programa se borró de la parrilla el día en que encarcelaron a la parte del Govern que no había puesto tierra de por medio porque, según dijeron, no tenían ganas de reír.

Les aporto todos esos detalles para completar el contexto de la frase que abre esta columna y de su autor, que en la misma declaración añadía, sin disimular su rebote, que pese a saber que todo era de fogueo —o simbólico, en definición de Carme Forcadell y sus compañeros de la Mesa del Parlament— “lo que no sospechaba es que no habría nada previsto para esa noche y los días siguientes”. A ver quién se lo dice a los que están seguros de vivir en una república independiente.

“Ostras, ¿qué ha pasado?”

De acuerdo, me dejaré de sarcasmos, ya que tanto parecen molestar a los infantes que estos días disfrutan —la mayoría, desde la distancia— de Independilandia, el parque temático del secesionismo de mucho lirili y ningún lerele. A cambio, solo pido que no vengan con la chufa esa de “Si no ayudas, no estorbes”. Hay que tener el rostro de titanio para soltarlo en pijama.

Lo que vengo a decir es que me parece altamente razonable que de aquí a unos años se culmine el procés. ¿Cuántos? No lo sé calcular. Es verdad que la Historia se acelera a veces, pero cuando ocurre o está a punto de ocurrir, se nota. Ahora mismo, lo más que podemos conceder es la aparición de determinados elementos que podrían ir orientados hacia el buen camino. Hablo, concretamente, de una amplia base social dispuesta a movilizarse, de unas formaciones que han dejado de hacerse la guerra subterránea en pro de un objetivo común, y de otra cosa importante: poco a poco se va instalando el relato de la probabilidad y/o posibilidad. Tirios y troyanos empiezan a intuir que esto ya no es una ensoñación difusa.

La mejor forma de joderlo, opino, es venderlo para mañana, cuando se sabe que queda un rato, porque entonces habrá que hacer frente a un enemigo tan duro como Rajoy: la frustración. Si les parezco sospechoso, vean lo que afirma Benet Salellas, de la CUP: “En este país no hay estructuras de Estado preparadas”. O atiendan a Marta Pascal, coordinadora general del PdeCat, que todavía es más clara: “No ha habido reconocimiento internacional y mucha gente piensa: ‘¡Ostras!, ¿qué ha pasado aquí?’. Hemos dado por fácil una cosa que no era tan fácil”.