Es lo que hay

Somos el borracho del chiste aporreando la farola porque arriba hay luz. Reclamamos a grito pelado un desmarque contundente, unas frases inequívocas de rechazo, hasta una condena sin paliativos, no me jorobes. Qué ingenuos sin cura. Como si no tuviéramos cotizados los suficientes quinquenios clamando en el desierto. Como si no nos supiéramos de memoria el manual estomagante del sí pero no. Como si no conociéramos —¡joder!— el percal y con quién nos jugamos la mandanga esta de la convivencia.

Y muy bien, nuestro natural iluso nos confundió con la música de violines del nuevo tiempo, los acuerdos entre diferentes, el borrón y cuenta nueva, la transversalidad a todo trapo o el tú chupa, que yo te aviso. Quizá hasta fuera bonito mientras duró, pero seguramente ha llegado el momento de desempolvar el realismo, respirar profundamente y asumir que esto es lo que hay. Se da la desgraciada circunstancia de que una cierta cantidad (y no pequeña, ¡ay!) de nuestros prójimos están convencidos de que es del todo legítimo utilizar la violencia en el grado que sea necesario o les salga de la entrepierna. Ahí entra desde mandar a criar malvas al que estorba, práctica momentáneamente desechada por ineficaz, al repertorio completo de métodos de intimidación al uso.

La parte positiva de tan desalentadora descripción del paisaje en que nos toca movernos es que hay sobradas pruebas de que es abrumadoramente mayoritaria la parte de la sociedad que, independientemente de siglas e ideologías, rechaza sin ambages tales actitudes. Tenerlo muy claro y obrar en consecuencia será el antídoto más efectivo contra el desánimo.

Dime con quién andas

Pedazo de fascistas manipuladores que estamos hechos. Solo a nosotros, vergonzosos esbirros del capital y del unionismo español que un día habremos de pagar por nuestros desmanes, se nos ocurre convertir en noticia el redecorado gratuito de los exteriores de una docena de batzokis. Además, con tiernos coranzocitos rojigualdos en lugar de las bastas dianas de antaño. ¿Quién se puede molestar por algo así? Si no aguantan una broma, que se marchen del pueblo, diría Gila.

Por desgracia, ironizo lo justo. En las últimas horas he escuchado o leído mendrugadas muy similares. Pasen las aventadas por los cenutrios de aluvión que añoran los buenos tiempos en que estas cosas se arreglaban con unas dosis de plomo o goma 2. Más preocupantes y reveladoras, cuando las letanías salen de labios de individuos con un papel relevante en la vida pública. Alguno, y no sé si reírme o echar el lagrimón, de los que anteayer daban catequesis sobre la deslegitimación de la violencia. Y claro, luego está el definitivo comodín justificatorio: peor que unas inocentes pintadas es pactar con el partido más corrupto de Europa unos recortes que esto, lo otro y lo de más allá.

Lamentos inútiles aparte, termino llamando la atención sobre la frase que la alegre muchachada estampó en varias de las paredes pintarrajeadas: Dime con quién andas y te diré quién eres. Sí, un refrán españolísimo y castizo. También una muestra de la vaciedad ideológica e intelectual de los garrapateadores. Imposible pasar por alto la tremenda confesión de parte que encierran tanto el aforismo en sí como su elección.

Efectivamente, sabemos con quiénes andan.

Lo llaman ‘escrache’

Vale, ya lo pillo: el tal escrache viene a ser lo del cobrador del frac pero en versión colectiva. Se fija un objetivo humano y se le sigue a su curro o, más divertido, a su casa. ¿Y dicen que es nuevo por estos pagos? Pues, para serlo, juraría haberlo visto antes. Muchas veces, además, y con diferentes excusas y participantes. También es distinto lo que te parece en función del papel que te toque en la representación. Si eres visitador, te hace una gracia loca. No solo eso: crees también estar llevando a cabo una acción de higiene social del carajo de la vela que, de propina, podrás tuitear en vivo o contar como batallita hoy a los colegas y pasado mañana a los nietos. Por descontado, sabes que la razón está de tu lado y que cualquiera que te afee la conducta es un cortarrollos, amén de un cómplice de aquel a quien hayas ido a darle la serenata. La cosa cambia cuando te cae ser visitado. Entonces, no te hace ni puñetero chiste y tienes la sensación de que se están vulnerando tus derechos, incluso siendo tú mismo un contumaz vulnerador de derechos.

Sospecho que los protagonistas activos y pasivos de las rondallas domiciliarias que vemos estos días, sobre todo los primeros, no tienen claro que el fenómeno es reversible. Donde las toman pueden darlas… y viceversa. Estaría bien que unos y otros le dieran un par de vueltas a tal cuestión antes de lanzarse a defender o atacar esta moda recuperada —en realidad, nunca abandonada— de echarle el aliento en la nuca al de enfrente. Estoy viendo flagrantes contradicciones.

En cualquier caso, no andaría yo jugando mucho con estas cosas. No me quita mayormente el sueño que algún su-señoría pase un mal rato. Pero puede ocurrir que cuando se piensa que se está haciendo justicia poética, en realidad se esté a diez centímetros de cometer una tropelía mayor que la que se denuncia. Nunca sabe uno dónde termina el escrache y dónde empieza el linchamiento.