Ni en Iruña ni en Leioa

Lo de los episodios violentos de vuelta a nuestras calles empieza a parecerse a la corrupción del PP. Demasiados y demasiado seguidos para que cuele que son casos aislados. Y qué despiste monumental, por cierto, en cuanto a las repulsas, los rechazos y las condenas. Hasta donde llevamos visto, no es lo mismo en qué lugar se producen ni a quién hacen la faena. Qué diferencia entre el inmenso cabreo que parecieron suscitar los altercados del Casco Viejo de Iruña con los condescendientes silbidos a la vía que han seguido a los enésimos estragos causados por la alegre chavalada en instalaciones de la Universidad del País Vasco. Es gracioso, o más bien, simplemente revelador, que los que nos abrasan con sus martingalas sobre la defensa de lo público se muestren tan poco exigentes cuando unos niñatos que malamente aprobarían la ESO se cargan material de uso común que nos sale muy caro.

Están de más las medias tintas, las inercias y las holgazanerías justificatorias que contienen la expresión “pero es que”. La contundencia en la denuncia no tendría que dejar lugar a dudas. Lo explicaba muy bien Xabier Lapitz el otro día. El fin de estos grupúsculos que, pese a su supuesta pequeñez, tanto relieve están adquiriendo, es situar al grueso de la Izquierda Abertzale frente a sus contradicciones. ¿Lo están consiguiendo?

Si en Iruña se vio muy claro que, en una curiosa pero no sorprendente comunión de intereses, los camorristas importados estaban haciendo inmensamente felices a los adalides del viejo régimen, debemos aplicar la misma lógica al resto de incidentes. Y, ojo, no solo por motivos tácticos sino éticos.

No grato y algo peor

¿Hay que declarar persona no grata en Pamplona al ministro Fernández? Sin duda. De hecho, extendería la designación a toda la Comunidad. Y lástima que los reglamentos municipales no contemplen la posibilidad de apostrofarlo como tipejo, fachuzo del quince, indeseable absoluto o escoria infrahumana, para no alargar la lista. Por duros que suenen los epítetos que he puesto en fila, sumados no alcanzan para empatar con la vileza de sus manifestaciones de adhesión inquebrantable a los asesinos Emilio Mola y José Sanjurjo.

Aclaro que, aunque haya sido lo que más ha irritado, su mentecatez sobre los que, según él, quieren ganar la guerra civil 80 años después —40 dijo el muy lerdo— no me parece lo más grave. Quizá en sus labios resulte asquerosa la frase, pero confieso que yo mismo he dicho algo parecido, obviamente con otro sentido: no nos engañemos al solitario ni caigamos en una simplificación naif de la Historia, porque eso es tan desmemoria como la otra.

Lo que de verdad me pudrió de la farfulla del requeté sobrevenido fue, insisto, su reivindicación grosera de dos de los principales culpables de la matanza que comenzó en el 36 y se prolongó durante décadas. Cuando Fernández afirma que retirar los sangrantes honores al par de siniestros personajes desune a la sociedad, y lo hace sin la menor mención a los incontables atropellos que cometieron, está retratándose sin rubor. Claro que también es verdad, y resulta casi más duro de asumir, que en la tierra donde Sanjurjo y —con más ahínco aun— Mola perpetraron sus carnicerías sigue habiendo (muchos) políticos y medios de comunicación que actúan igual.

¿Rechazar y qué más?

Sin duda, reconforta la participación masiva en las concentraciones contra las agresiones sexuales en Iruña. El riesgo es que acaben convirtiéndose en parte del programa de Sanfermines. Por tremendo que suene, se diría que vamos camino de ello. Y hasta me da en la nariz que lo aceptamos con una extraña mezcla de estupor, resignación y autocomplacencia.

Comprendo que les choque lo último. No debería tener el menor sentido hablando de lo que hablamos, y sin embargo, basta observar ciertas actitudes y prestar atención a determinadas declaraciones, para tener la incómoda sensación de que las manifestaciones de rechazo operan como una suerte de bálsamo para las conciencias atribuladas. Asistir, casi fichar, provoca el alivio de pensar que ya se ha hecho todo lo que cabía. Eso, en los casos más encomiables o menos dignos de reproche. No creo que les descubra nada si menciono a los profesionales de la más enérgica repulsa de lo que sea. Excuso detallar cuánto aborrezco a esos tipos y a esas tipas que hacen de cada violación una ocasión para el lucimiento personal a través de encendidas proclamas de repertorio.

Espero con ansiedad el momento en que nos demos cuenta de que los destinatarios de los exabruptos ortopédicos —Aski da, joder!, ¡Ni una más!, etc— pasan kilo y medio de tanta palabrería, y empecemos a cambiar de estrategia. Claro que para eso sería necesaria una determinación sin fisuras a no pasar ni un solo ataque sexual. Por desgracia, este mismo año hemos visto ejemplos cercanos y no tanto de una desvergonzada disposición a callar, disculpar, justificar o amparar según qué agresiones a mujeres.

¿Arde Gasteiz? ¿Arde Iruña?

Seguimos siendo un multicine de reestrenos. Cada equis, en las pantallas amigas y menos amigas se proyectan los viejos clásicos. El otro día, por ejemplo, volvieron a poner en sesión simultánea ¿Arde Gasteiz? y ¿Arde Iruña?, dos rancios títulos que, según parece, jamás pasarán de moda. Aunque lo conocen sobradamente, les resumo el argumento de ambas cintas: con el pretexto de defender una buena causa, una panda de niñatos se pega un festín de cargarse lo que se ponga por delante y se monta un rollete épico para intercambiarse hostias con unos uniformados que tampoco le hacen ascos a moler alguna costilla. Y luego, ya saben, las tramas añadidas. Por un lado, la prensa cavernaria poniéndose pilonga porque puede volver a soltar el cronicón de la nunca extinta guerra del norte. Por otro, y esto es lo que da para llorar un río porque se supone que sí debería haber cambiado, las justificaciones, cuando no aplausos, de la gesta perpetrada por lo que hoy ya no se atreven a llamar la juventud alegre y combativa.

¿Cómo dicen? ¿Que ha habido desmarques? Sí, ya sé, y ustedes también saben. Si quieren nos engañamos en el solitario y nos chupeteamos el dedo como si fuera un polo de fresa. Esos textos de mecachis y jolín, evacuados casi al despiste y en contradicción con los tuits apologéticos de señalados incombustibles de la cosa radicaloide, lo que vienen a decir es que aunque esté una gotita feo romper cuatro fruslerías de nada, había un buen motivo para hacerlo, y que en todo caso, la culpa es de los que vinieron con las porras. Pues nada, ovación para los que defienden lo público destrozando lo público.

Baltasar embetunado

¡Extra, extra! ¡En la cabalgata de los reyes magos de Iruña Baltasar seguirá siendo un señor blanco —o quizá sonrosado— con la cara embetunada! “¡Y no se olvide de los labios pintados de carmín!”, me apunta al oído, siempre atento a los detalles, el alcalde Asiron, que no gana para bullas tan al gusto de los herederos de Garcilaso y otros santos mártires desplazados de la poltrona. Qué caray, de esos, y de unos cuantos más como el que suscribe y algunos de los que leen, que nos apuntamos a opinar de lo que caiga.

¿De verdad hay materia? Fuentes dignas de todo crédito —por lo menos, para este forastero que teclea desde el lugar en que Euskal Herria (casi) empieza a ser Cantabria— me aseguran que, en realidad, todo es una pura cuestión de ego. En concreto, del ser humano que encarna a su imaginaria majestad, que hasta en San Fermín va a los toros ataviado de tal. No crean que es el único caso; ya conozco yo otra media docena de tipos que llorarían mares si en sus poblachos correspondientes no les dejaran salir emperifollados en los desfiles de fantasía del 5 de enero.

Cabe, si nos apetece, convertir la vaina en tremebunda afrenta a la multiculturalidad, ese invento tan profundamente paternalista y, por lo mismo, racista. Pero metidos a progresistas fetén, no hay que detenerse ahí. La enmienda debería ser a la totalidad. En este edén de tolerancia religiosa, no habría por qué tragar la imposición, sufragada en parte con pasta pública, de una tradición netamente cristiana. Por no hablar, claro, de la apología de las monarquías despóticas que implica. Y si nos ponemos, hasta de la promoción magufa.

¿Tolerancia cero?

Otra concentración modélica. Todo perfecto. La multitudinaria asistencia y su plural representación política incluyendo a la nueva autoridad municipal. Las pancartas, las consignas, los folletos esgrimidos como un (inútil) detente-bala. Ni una agresión sexual más, basta ya, no es no, aski da. Palabras, una vez más, al viento. Muy bonitas y muy sentidas en los titulares, pero al cabo, apenas una conjura para la impotencia o unas gotas de árnica para la conciencia. Necesitamos pensar que hacemos algo, que no nos resignamos, que no aceptamos y ya. Y está muy bien, oigan, salir a la calle y gritar muy alto, aunque se sepa —porque se sabe, ¿verdad?— que el mensaje jamás les va a llegar a los destinatarios, o que si les llega, por un oído les entra y por el otro les sale.

No es la primera vez que pregunto, y en cada ocasión lo hago con mayor desazón, si una vez comprobado que somos la rehostia mostrando nuestra repulsa, no habrá llegado el momento de trasladar esa pericia a evitar los ataques. Con algo más que bienintencionadas campañas de concienciación, quiero decir. O con planes de actuación que vayan más allá de clausurar los lugares donde estadísticamente se producen las agresiones o de invitar a las posibles víctimas a no pasar por aquí, por allá o por acullá, no sea que les vaya a tocar a ellas.

¿Qué tal si empezamos a perseguir en serio y sin miramientos todas las conductas de sometimiento heteropatriarcal y no solo las políticamente correctas? ¿Y si nos conjuramos para que “Tolerancia cero” pase de ser un resultón deseo expresado en voz alta a un principio que se demuestra a través de los hechos?