No hay crisis para la afición rojiblanca

Orgullosos de nuestro equipo

Old Trafford, palabras mayores en el universo del fútbol. Yo no sé si los aficionados del Valencia o del Atlético de Madrid han vivido  el pase a los octavos de final de la Europe League como se está viviendo en Bilbao. Lo pongo en duda. La gente en Bilbao hoy está feliz. Esos chavales que saltaron ayer al campo han hecho que, aunque sea por un día, nos olvidemos de la convulsa actualidad: crisis, crisis y más crisis. Y es que no hay crisis para los aficionados rojiblancos.

No damos abasto con tanto cúmulo de emociones, eso sí, siempre al borde de un ataque de nervios. Temo que el día que nos despertemos nos vamos a dar un buen golpe. Pero no, es real.  Nos vamos a Old Trafford, El  Teatro de los Sueños. Y  lo mejor es que esa afición incondicional que está dispuesta a dejarse por el camino el presupuesto de las vacaciones de Semana Santa para acompañar a su equipo, va a poder ver al Manchester United pisando el cesped de San Mamés.

Aviso para los  ingleses:  tendréis un Teatro, pero nosotros tenemos una Catedral, y ya saben el dicho… “con la Iglesia hemos topado” aunque yo le añadiría “…y con sus parroquianos”. Avisados quedan y bienvenidos sean.

Google, con el Athletic

Menudo filón informativo que tenemos este año en Bilbao a cuenta del Athletic y  el culebrón de la final de Copa. Al no saber dónde vamos a jugar se le une el no saber cuándo, y el respetable empieza a cabrearse. Pero no desesperen que sabemos lo más importante: sabemos contra quién y  sabemos quién va a ganar esa final. Sí, sí, se lo hemos preguntado al señor Google, que  nunca se equivoca, y mirar lo que nos ha contestado…

Buscador de Google

Y ahora ya pueden seguir debatiendo sobre el dónde y el cuándo.

Aguafiestas, los justos

Nunca la sede de una final de Copa dio tanto que hablar y nunca la reforma de unos wáteres han provocado tantas náuseas. Desde luego, algo huele a podrido en el Bernabéu de un tiempo a esta parte, y creo que más que un trabajo fino de fontanería lo que necesitan en el feudo merengue es una buena dosis de psicoanálisis.

Hay quien ve “complejos” en la negativa del Real Madrid a ceder su campo, aunque yo me quedo más con la versión del perro del hortelano. El ambiente está calentito por eso es necesario fijar ya la sede de la final entre el Athletic y el Barcelona, a tenor de que cada día que pasa nos sale una nueva “novia”.

Se habla de jugar la Copa del Rey en París, ¡en una república!; de compartir casi escenario con Cold Play en el Vicente Calderón; de volver a Mestalla, siempre que los bares se abastezcan bien de bebida, no como en 2009; de viajar a La Cartuja sevillana, donde se garantiza la fiesta; incluso sigue en pie la bilbainada del Camp Nou… Y todo por los wáteres del Bernabéu. La nota de color siempre la ponen los ultras del Real Madrid mandándonos a jugar “a Chernóbil”. Pues bien, a estos últimos les diría que en Euskadi conocemos bien Chernóbil gracias a la labor de cientos de familias vascas que año tras año acogen a niños que malviven bajo la sombra del desastre nuclear.

Centrémonos, si la cuestión es convencer a Florentino Pérez yo llamaría a Ignacio Galán (Iberdrola) porque es el único en España que tiene algo por lo que Florentino “ma-ta”. Pero creo que esa ya no es la cuestión. Porque ¡ojo!, de Bilbao, sí; del Athletic, a muerte; un poco “de txapela a rosca”, pues también, pero “el aldeano nunca vende ni se vende”. Nuestro Club y su afición está por encima de todo. No perdamos el norte y que no nos agüe nadie la fiesta porque no olvidemos que el Athletic va a jugar la final, somos finalistas, créanme, el dónde es secundario y allí estaremos. ¡Y que les den!

¿Quién dijo miedo?

El estadio Santiago Bernabéu

¡Sí, sí, sí nos vamos a Madrid! . Sí, queremos jugar la final en el Bernabéu. Porque seámos serios, Mestalla se nos queda pequeño, y la opción de ir al Camp Nou no deja de ser una bilbaina, dado que es la casa del rival. Madrid lo tiene todo. Lo tenemos a tiro de piedra, hoteles hay para dar y regalar, y nos aseguran  27.000 entradas, frente a las 17.300 de Mestalla. La gran baza de Barcelona sería que garantizaría entrada a todos los socios rojiblancos, con 33.000.

Fuera como fuere, necesitamos saberlo cuanto antes porque estamos creando una auténtica “burbuja” de reservas de hotel en media España. Puedo dar nombres y apellidos de cuadrillas enteras con reservas en Madrid, Barcelona, Sevilla y Valencia, y no solo para una fecha, sino para dos: 20 y 25 de mayo, porque esa es otra. Demasiadas incognitas para una  cita.

Solo me queda lanzarle un mensaje a Florentino: “Flo, entre tú yo, no te preocupes que no dejaremos que el Barça se paseé por el Bernabéu con la Copa, este año la Copa se viene para Bilbao, que la gabarra se está oxidando y no sabemos dónde ponerla”.

El lunes se depejará la incognita. ¿Quién dijo miedo?

La hora del relevo rojiblanco

Ya está. Creo que ha llegado la hora del relevo rojiblanco. Recordaré para el resto de mi vida la final de de Copa del 84 contra el Barça de Maradona. Yo estuve en el Bernabéu y vi la gabarra surcando por la ría. Tuvimos  fiesta en el colegio. Y allí fuimos todos, pero ya está. Hay que cambiar la foto.  Los Zubizarreta, Gioko, De Andrés, Dani, Argote, Endika, Urkiaga, Urtubi… deben dejar paso a los Javi Martínez, Llorente, Amorebieta, De Marcos, Muniain, Herrera, Susaeta, Iturraspe, Aurtenetxe, Iraola, Iraizoz. Nunca olvidaremos al mítico once rojiblanco de Clemente, pero ahora tenemos un once de gala…  #koparenbila.

BilbaoCentro y la Peña Indautxu han puesto en marcha un panel para posar junto a la mítica alineación que derrocó al Barcelona en 1984