Matt Le Tissier, amor a los colores

Voy a recordar a Matthew Le Tissier, apodado “The God”, jugador del Southampton inglés y que una vez dijo “es fácil jugar en el Manchester United o en el Liverpool. Yo prefiero jugar al borde del abismo, con presión, sacando a un equipo de bajar a Segunda”.
Ya escribí en este mismo blog sobre este futbolista hace tiempo, pero ahora su nombre está más de actualidad que nunca, ya que el próximo martes será galardonado en Bilbao. Y os quiero contar el porqué. Matt Le Tissier permaneció en el Southampton 16 temporadas, en las que jugó un total de 528 partidos, en los que anotó la friolera de 201 goles, una cifra muy buena para un jugador y un club condenado año tras año a pelear por la permanencia en la máxima categoría de la Liga Inglesa. Recibió durante años la llamada de los ‘grandes’ de la Premier League y también de otros grandes de Europa, pero nunca se fue. Nunca devolvió esas llamadas.
Matt Le Tissier permaneció en el Southampton toda su carrera, 16 temporadas
Matt Le Tissier permaneció en el Southampton toda su carrera, 16 temporadas

Matt Le Tissier no quiso ser un ‘grande’. No ganó títulos, ni fama, ni demasiado dinero. Fue feliz jugando toda su vida para el equipo de su corazón, marcando un importante número de goles y teniendo a la grada de “The Dell” rendida a sus pies. Matt fue un romántico del fútbol, demostrando que el amor por la camiseta siempre estuvo en el primer lugar de su tabla de valores. A Le Tissier se le atribuye la frase “No estamos aquí por mucho tiempo, pero sí para pasar un buen rato”.  Toda una lección de principios. El reconocimiento le llegó con el paso de los años.

Ahora, el Athletic Club ha decidido crear el premio “One Club Men”, como reconocimiento a aquellos jugadores que, fuera del Athletic, han desarrollado la totalidad de su carrera deportiva en un mismo club. En esta primera edición el galardonado ha sido Le Tissier. En una entrevista concedida al Athletic Club tras saber que iba a recibir este galardón, el jugador muestra su orgullo y sorpresa por estrenar el casillero de premiados. Pero el sabe bien de qué habla, tanto es así que no ha dudado al afirmar lo siguiente en referencia al Athletic: “Conozco desde hace mucho tiempo vuestra filosofía como club y siempre me ha impresionado el apego y la fidelidad con la que mantenéis estos principios. Incluso ahora que el fútbol ha cambiado tanto en los últimos años, hablando en términos económicos. Tenéis una historia plena de orgullo y con razón. Además de vuestras muchas ligas, copas y finales, simplemente el hecho de haber jugado siempre en la máxima categoría sin haber descendido, es un logro increíble”.
Le Tissier recibirá el premio el próximo martes 28 de abril en el descanso del partido entre el Athletic y la Real en San Mamés. Sin duda, la fecha no podía haberse elegido mejor.
Aquí os dejo el enlace a la entrevista que ha concedido al Athletic Club. Tras leerla a mí solo se me pasó una frase por la cabeza: Eskerrik asko Matt Le Tissier.

Amor por la camiseta

Matt Le Tissier permaneció en el Southampton toda su carrera, 16 temporadas

A este paso voy a tener que cambiar el nombre de mi blog, porque lo de “irme de copas” va a ser literal, pero no por celebraciones sino por los disgustos que llevo. Javi Martínez fuera, Llorente de florero, Amorebieta, ni se sabe, y los que juegan, bueno, pues finos lo que se dicen finos no están. Menudo veranito llevamos desde que Bielsa montó la de sanquintín por las dichosas obras. Entonces, aquel lejano mes de julio, casi se nos viene el mundo encima, parecía que no podía haber nada peor, por desgracia sí lo había.

Reconozco que mi estado anímico con el Athletic está pasando por fases que desconocía, pero ahora me siento triste, principalmente porque dos de los grandes baluartes del equipo nos han dado un plantón de tres pares de narices. Y lo que más miedo me da es que no serán los últimos, tampoco han sido los primeros.

Me ha dolido ver que el único interés de Javi Martínez en todo este tiempo ha sido salir del Athletic, como quedó en evidencia en su “eufórica” presentación por el Bayern de Múnich. Me duele saber que un jugador que se ha formado en la cantera del Athletic desde los 11 años no quiera llevar la camiseta del Athletic con la que tan alto ha llegado, como es el caso de Llorente. Y me atrevo a decir que Amorebieta también nos sale rana, fijo. Al tiempo.

Dicen que quieren ganar títulos. Pues yo digo que el año pasado pudieron ganar dos. Dicen que quieren jugar en grandes ligas. Pues yo creo que la Liga BBVA es la mejor del mundo. Dicen que quieren ganar más dinero. Y yo pienso que poco dinero más van a ganar que en el Athletic, que les cotiza al alza. Pero aún así están en su derecho de querer irse, lo que duele es que con sus formas minan la línea de flotación en la que se sustenta un club como el Athletic.

Voy a recordar a Matthew Le Tissier, apodado “The God”, jugador del Southampton inglés y que una vez dijo “es fácil jugar en el Manchester United o en el Liverpool. Yo prefiero jugar al borde del abismo, con presión, sacando a un equipo de bajar a Segunda’

Matt Le Tissier permaneció en el Southampton 16 temporadas, en las que jugó un total de 528 partidos, en los que anotó la friolera de 201 goles, una cifra muy buena para un jugador y un club condenado año tras año a pelear por la permanencia en la máxima categoría de la Liga Inglesa. Recibió durante años la llamada de los “grandes” de la Premier League y también de otros grandes de Europa, pero nunca se fue. Nunca devolvió esas llamadas.

Matt Le Tissier no quiso ser un “grande”. No ganó títulos, ni fama, ni demasiado dinero. Fue feliz jugando toda su vida para el equipo de su corazón, marcando un importante número de goles y teniendo a la grada de “The Dell” rendida a sus pies. Matt fue un romántico del fútbol, demostrando que el amor por la camiseta siempre estuvo en el primer lugar de su tabla de valores. A Le Tissier se le atribuye la frase “No estamos aquí por mucho tiempo, pero sí para pasar un buen rato”.  Toda una lección de principios. El reconocimiento le llegó con el paso de los años.